Edición Impresa

Especialistas en derecho la calificaron de "mamarracho"

Viernes 10 de Abril de 2009

Un grupo de constitucionalistas calificó ayer como "mamarracho" y "estafa" a la posibilidad de que dirigentes kirchneristas sean electos para luego renunciar o que no hayan terminado sus mandatos para postularse a otros cargos, como es el caso de referentes opositores.

También criticaron a la macrista Gabriela Michetti, a Felipe Solá, al embajador en Chile, Ginés González García; al jefe de Gabinete, Sergio Massa; y a la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner.

Para Gregorio Badeni, si un candidato manifiesta anticipadamente que una vez electo renunciará al cargo para el que se postuló "es muy probable que cualquier impugnación que se formule prospere judicialmente".

Badeni aclaró que "formalmente, no habría ningún inconveniente que se presente como candidato una persona que, después, no va a asumir un cargo". Pero argumentó, en cambio, que "si esa persona manifiesta públicamente que va a renunciar después de ser electo, es muy probable que cualquier impugnación que se formule prospere judicialmente.

Daniel Sabsay, por su parte, afirmó que si gobernadores e intendentes se presentan a candidaturas legislativas el 28 de junio próximo "será una burla a la voluntad popular, que los eligió para un mandato ejecutivo que deben honrar y cumplir".

Enfatizó que "la vicejefa de Gobierno porteña Gabriela Michetti haría lo mismo si se presenta de candidata a diputada nacional" y lamentó que "esta estafa a la voluntad popular viene de lejos, la ejercieron, entre otros, Graciela Fernández Meijide, Alicia Kirchner y Ginés González García".

Para Félix Loñ, el plan oficial es "mamarrachesco" y un "juego político bastardo" que funcionarios nacionales, gobernadores e intendentes acepten ser candidatos a diputados o concejales como un gesto simbólico, sin intención de asumir esos cargos, aunque señaló que esa "maniobra" no está prohibida legalmente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS