Edición Impresa

España e Italia profundizan la crisis económica de la zona euro

El riesgo país español alcanzó los 444 puntos, un nuevo valor máximo desde que asumió Rajoy. Los mercados también golpearon a Roma, que redujo sus previsiones de crecimiento.

Martes 17 de Abril de 2012

Madrid/Roma.- España e Italia enfrentaban ayer una creciente presión de los mercados, lo que alentaba los temores a que parta una nueva fase en la crisis de deuda de la zona euro, dado que los problemas fiscales de Madrid amenazaban con arrastrar a otras economías del sur de Europa.

El riesgo país de España -el diferencial entre el interés de los bonos soberanos españoles a diez años y los alemanes de misma denominación- se incrementó en 100 puntos básicos en las últimas tres semanas y alcanzó ayer los 444 puntos. Se trata de un nuevo valor máximo desde que el gobierno conservador de Mariano Rajoy asumió el poder a fines de diciembre.

En tanto, el riesgo país de Italia sufrió ayer un repunte del 2,85 por ciento, hasta situarse en 387 puntos básicos al cierre de sesión. "Estamos de vuelta en la modalidad de plena crisis", aseguró el estratega de Rabobank Lyn Graham-Taylor.

De nuevo en agenda. España, la cuarta mayor economía de la zona euro, estará en el centro de la crisis en la medida que crezcan las preocupaciones sobre sus bancos y el impacto de las políticas de austeridad del gobierno de Rajoy en una economía en dificultades.

Mientras el impulso psicológico de las enormes inyecciones de dinero barato del Banco Central Europeo (BCE) se ha desvanecido y la sostenibilidad de las finanzas públicas españolas está cuestionada, la zona euro nuevamente aparece en la agenda de la asamblea del FMI esta semana.

Madrid dijo que tendría que imponer nuevos recortes a los gobiernos regionales, algunos de los cuales no han podido pagar ni las facturas de los contratistas durante meses, y reconoció que la economía había caído en su segunda recesión desde 2009.

"Se está viendo como cada vez más probable que España va a tener algún tipo de rescate. Suponiendo que no hay una intervención (del BCE), no se vería un tope a los rendimientos de España, que están volviendo a subir", dijo Graham-Taylor.

En una entrevista publicada ayer en el diario El Mundo, el ministro de Economía español, Luis de Guindos, insistió en que España "no va a pedir el rescate" ni tendrá que ser intervenida, debido a que no se le han negado sus fuentes de financiación como a Grecia, Portugal e Irlanda. También adelantó que las cifras de crecimiento del primer trimestre, previstas para el 30 de abril, mostrarían un patrón similar al del último trimestre de 2011, cuando la economía se contrajo un 0,3 por ciento, pero que no serían peores.

Mientras tanto, las nuevas previsiones de crecimiento de Italia, que se esperaban para ayer, fueron postergadas hasta mañana, pero se espera un cuadro igualmente sombrío.

El subsecretario de Economía, Gianfranco Polillo, dijo ayer que Roma se disponía a reducir su pronóstico del PBI para 2012, que ya preveía una contracción del 0,4 por ciento en la tercera economía más grande de la zona euro. Sin embargo, sostuvo que la nueva previsión probablemente sea mejor que la estimada por la Comisión Europea de una contracción del 1,3 por ciento.

¿Presupuesto equilibrado? Las autoridades italianas también dijeron que la rebaja en la estimación de crecimiento no debe afectar la promesa de un presupuesto equilibrado en 2013, hecha por el ex primer ministro Silvio Berlusconi y asumida por el gobierno tecnócrata del premier Mario Monti. "Hoy puedo decir que esperamos alcanzar los objetivos tal como se anunció. Puede haber variaciones, pero no va a cambiar el marco general", afirmó el ministro de Asuntos Europeos Enzo Moavero Milanesi.

Las tensiones en el mercado han generado una creciente fricción política entre España e Italia. Monti se vio obligado a llamar a Rajoy la semana pasada para tratar de calmar su enojo por una serie de observaciones de Italia que culpan de la crisis a Madrid.

El primer ministro italiano recibió algo de aliento ayer de la agencia calificadora Fitch, que pidió planes fiscales del gobierno "creíbles", aunque las perspectivas de que cumpla su promesa de un presupuesto equilibrado para 2013 se alejaban.

Monti, en problemas. La nueva crisis del mercado, después de meses de relativa calma a comienzos de año, se ha sumado a los problemas que enfrenta Monti tras una luna de miel interna, en la que fue aclamado por rescatar a Italia de los escándalos de Berlusconi.

Una encuesta del instituto SWP mostró ayer que la aprobación a Monti es del 47 por ciento, muy por encima de cualquiera de los partidos políticos, pero muy por debajo del 59 por ciento que gozaba hace poco más de un mes.

Duras reformas a las leyes laborales para facilitar los despidos han despertado la oposición de los sindicatos y de la izquierda, al tiempo que Monti no consigue el pleno apoyo de los líderes empresariales y la centroderecha.

Un recrudecimiento de las disputas políticas, antes de las elecciones locales del 6 de mayo, han puesto de relieve el desafío que enfrenta Monti y la dirección de la Unión Europea en su intento por convencer a los mercados de que la solución a la crisis es posible.

"El error que muchos políticos y ciudadanos de a pie están cometiendo es esperar que todos nuestros problemas sean resueltos mañana", dijo el ex ministro de Relaciones Exteriores, Franco Frattini, ahora una figura importante en el partido de centroderecha PDL. "Y eso es imposible", aseguró.

Cada vez más gente huye del desempleo

La grave situación del mercado de trabajo en España llevó a 27.004 españoles a emigrar en el primer trimestre del año, mientras que 105.531 extranjeros regresaron a sus países de origen, según cifras publicadas ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Entre enero y marzo, España registró un saldo migratorio negativo de 31.351 personas, después de que las salidas del país se compensaran con la llegada de 101.184 inmigrantes, de ellos 92.433 extranjeros y 8.751 españoles, indicó el INE.

Los que se van son sobre todo españoles jóvenes, de acuerdo a los datos de 2011: entre los 28 y los 45 años partieron más de mil personas de cada tramo de edad. Este monto también se alcanza entre los niños de dos a ocho años. Europa es el destino preferido, con el Reino Unido en primer lugar. Le siguen Francia y Alemania.

La persistente crisis económica hizo que España registrara en 2011 su primer saldo migratorio negativo desde que se tienen datos, de 50.090 personas. El país registró en el primer trimestre del año 5,3 millones de desempleados.

"Confiado"

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, se mostró ayer confiado en que España saldrá de la crisis. “Estoy absolutamente confiado en que España será capaz de hacer frente a estos retos y estamos trabajando de forma muy estrecha con nuestros amigos españoles para lograr este objetivo”, comentó Barroso. Bruselas tiene previsto realizar una evaluación del presupuesto de España para 2012 antes de fin de mes.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario