Edición Impresa

Escándalo por una fiesta donde las morochas pagaban y las rubias no

"Mujeres de Fiesta. Morochas 2ž1. Rubias Free". La insólita inscripción y el criterio aplicado al ingreso de un boliche bailable de la ciudad entrerriana de Nogoyá desató la polémica e incluso el...

Jueves 21 de Noviembre de 2013

"Mujeres de Fiesta. Morochas 2ž1. Rubias Free". La insólita inscripción y el criterio aplicado al ingreso de un boliche bailable de la ciudad entrerriana de Nogoyá desató la polémica e incluso el pronunciamiento de la delegación en Entre Ríos del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi). Los responsables del local en principio minimizaron el tema y más tarde pidieron disculpas.

El eslogan impreso en el ticket que se entregó el sábado pasado en el acceso al Templo D-Rakú fue duramente cuestionado a través de las redes sociales y medios de comunicación, aunque también hubo quienes consideraron que "no es para tanto", tal como opinó el representante comercial del local, Luciano Galanti: "No entiendo por qué se armó tanto lío con esto, si al final una vez que ingresaban al boliche, las morochas podían consumir con la entrada y las rubias tenían que pagar para consumir; es decir, que la cosa quedaba compensada. Todo el mundo se rió con esto y nadie lo tomó en serio", dijo en declaraciones públicas apenas saltó el escándalo y que reprodujo el diario UNO de Entre Ríos. Sin embargo después, acaso por las repercusiones, se llamó a silencio.

Consultado sobre el motivo por el cual el tema de la "consumición incluida" no aparecía explícito en la promoción impresa, Galanti respondió que "no entraba todo ese texto en la tarjeta", y que "una vez adentro se resolvía así". Y dijo que ignoraba cómo se procedió frente a una mujer pelirroja que pretendiera ingresar. "A lo mejor entraba como rubia", deslizó, e ironizó: "Si vamos a fijarnos, siempre hay discriminación porque cuando festejamos los cumpleaños de los que nacieron en noviembre, ellos entran gratis, mientras que el resto de los que van esa noche, tienen que pagar la entrada completa".

"Error humano". Quien se hizo cargo y pidió disculpas públicamente fue el responsable de relaciones públicas de El Templo D-Rakú, Diego Díaz. En diálogo con La Capital, el RRPP explicó que lo sucedido se debió a un "error humano. El corte publicitario con el que se promocionó esa noche no coincide con lo que figura en la tarjeta, y mi falta fue no revisarla a la hora de imprimirla". En ese sentido, indicó que la difusión previa decía "Diosas rubias free, hasta las 3 sin cargo. Diosas morochas 2x1, más consumición".

"El Templo siempre hace noches temáticas y aplica promociones como 2x1 y mujeres sin cargo. En octubre se hizo una fiesta de disfraces y se incluyó a personas con capacidades especiales. Hace 15 o 16 años que hago esto y siempre colaboro en un montón de eventos. Esto que ocurrió fue una pavada mía de no pensar que se tomaría de esta manera. La intención no fue discriminar, nunca", enfatizó Díaz.

Finalmente el encargado de relaciones públicas transmitió: "Soy el responsable de todo, y por eso pido disculpas públicamente y personalmente a quien se haya sentido ofendido, no tengo problemas en hacerlo cara a cara". Sobre su rol en el boliche, señaló que "siempre fui el vocero. No sé si esto me traerá problemas o no, queda a criterio de quien me contrata".

Los comentarios. En la propia página de Facebook de Díaz, la usuaria Carla Pilla invitó al RRPP y también a toda la empresa a "analizar, más allá del color de pelo de las chicas, es cuál es el lugar en el que se coloca a todas las mujeres. Estimo que para nadie es un misterio el porqué la mayoría de los boliches hacen este tipo de "promos", sin embargo, las mujeres no somos carnada llamadoras de clientes y podemos pagarnos las entradas como cualquiera porque también muchas trabajamos, estamos becadas o tenemos familias que nos facilite el dinero para un fin de semana de diversión. No recuerdo haber visto una promoción similar referida a los hombres".

La usuaria consideró "muy destacable de tu parte (por Díaz) que te hagas cargo de la decisión que tomó el boliche, aunque no creo que sea exclusivamente tu responsabilidad. En todo caso quien debe disculparse es la empresa en su conjunto". Además, "sería interesante que todos los boliches dejen de encasillar a las mujeres en diosas o no diosas ya que los estereotipos sexuales poco favor le hacen a las mujeres", agregó.

Y lógicamente, en apoyo al encargado de relaciones públicas, no faltó quienes publicaron frases de aliento, descartando que fuera un proceder de "mala leche" y hasta hubo quienes bromearon con el tema, Noelia Marinelli Pérez, quien posteó en su muro: "No creo que haya sido discriminación, si vos sos morocho"; o la de Martín Reinoso quien sugiere que aquella noche sólo faltó regalar por consumición "cerveza rubia".

María Lucía Jaime, quien pide la repetición de la promoción porque "yo no estaba, soy rubia teñida ¡pero me hago responsable!". Y Lalis Poh, acotó: "Yo no soy ni rubia, ni morocha, soy castaña...¡yo no hubiese podido entrar entonces!".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS