Edición Impresa

"Es una comedia un poquito amarga"

Daniel Hendler contó cómo es "Norberto apenas tarde", su ópera prima que se estrena hoy en los cines de Rosario.

Jueves 19 de Enero de 2012

Después de un año de recorrer varios festivales nacionales e internacionales el actor, y ahora flamante director, Daniel Hendler, debuta en los cines comerciales con "Norberto apenas tarde" que se estrena hoy en los cines de Rosario. El realizador uruguayo y protagonista de películas como "El abrazo partido" y "Esperando al Mesías", entre otras, contó que el título alude a "lo que tiene de optimista esta comedia un poquito amarga, porque el personaje sabe que es mejor tarde que nunca".

Durante una pausa en las grabaciones de "Los graduados", la tira con la cual regresa a la televisión después de su participación en "Los únicos", Hendler contó a La Capital cómo fue el proceso de creación de este filme seleccionado para participar en festivales en Italia, Canadá, España, Brasil, Alemania, México y Chile.

-¿Cómo es el personaje de Norberto?

-Inicialmente era una película coral, en la cual Norberto articulaba varias historias. Finalmente me di cuenta que me interesaba concentrarme en la historia de él. Es un tipo que llega un poquito tarde a todos lados, incluso a su propia vida. Es bastante mentiroso, pero más que mentir a los demás, se miente a sí mismo. Se va metiendo en embrollos porque no puede detectar qué le pasa. Hasta que no patea el tablero, no sabe afrontar su crisis.

-Así, llega a un curso de teatro, y eso supuestamente hace que se encuentre con su destino...

-En realidad el teatro lo ayuda más bien a conectarse con su deseo. Es un tipo que está un poquito apagado. Podría haber sido otro ámbito, pero elegí el teatro porque lo conozco particularmente. El teatro lo activa, lo revitaliza, se mete con un grupo de veinteañeros. El está pisando los 40. De alguna manera, la búsqueda de su personaje en las clases de teatro lo ayuda a detectar su potencial de seducción y también su capacidad para mentir. Era algo que él desconocía y lo hacía por inercia.

-¿A qué apela lo de "apenas tarde"?

-Es apenas tarde que él, finalmente, se conecta con su propia vida. Es un personaje que todavía está a tiempo. El título da a entender lo que tiene de optimista la película porque él sabe que es mejor tarde que nunca. Es una comedia apenas amarga. Alguna vez dije "comedia triste" y no es del todo exacto. Tiene humor y cierta tristeza, pero es una comedia un poquito amarga.

-¿Te alentó tu mujer Ana Katz (directora de filmes como "Los Marziano" y "Una novia errante") para lanzarte a la dirección?

-Eso fue importante. Cuando nos conocimos fue en los roles de actores y directores ambos, en mi caso de teatro. Y por supuesto que su opinión y su mirada son importantes.

-¿Pensaste en el riesgo de pasar de la actuación al largometraje?

-Lo que pasa es que pongo más en riesgo la carrera cada vez que actúo que en la dirección. Con la dirección lo peor que puede pasar es que a alguien no le guste. Mi vida de actor no se ve tan comprometida. Pero es el miedo a la exposición desde otro lugar. Uno como actor se expone todo el tiempo y eso, a veces, es difícil. Como director es todo nuevo y hay miedos nuevos que surgen. Pero desde el punto de vista del cuidado nunca sentí eso.

-Se dice que cuando se escribe ficción, generalmente aparece algo autobiográfico. ¿Es el caso de tu ópera prima?

-Probablemente... A veces lo autobiográfico pasa por lugares poco visibles. Quizás en este caso lo más autobiográfico puede ser el miedo al abismo que siente el personaje ante el cambio. De repente a través de experiencias propias o cercanas pude acercarme a la dificultad del cambio. Y hay ciertos miedos y cuestiones más vinculadas al ego del actor que a veces necesita ser contenido y aplaudido y al mismo tiempo la soledad que a veces sobrelleva el actor en ese proceso de exposición y reconocimiento. Algo de eso se puede colar, pero al colarse cobra otra forma. No es que yo crea que la historia del personaje pueda pasarme a mi.

-No es que seas un grandísimo mentiroso como tu personaje...

-No tanto, apenas un poquito (risas).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario