Edición Impresa

"Es muy difícil contar lo que le hicieron a mi hermano, tenía los dedos cortados"

La familia de Fabio Romero, el chico de 18 años asesinado de doce tiros en Nuevo Alberdi, no entiende "por qué lo mataron con tanta saña".  

Viernes 25 de Enero de 2013

"La verdad es que no sabemos por qué mataron a mi hermano. Por qué con tanta saña. Era un pibito que no se metía con nadie", reflexionaba ayer a la mañana Hernán, hermano mayor de Fabio Andrés Romero, después de sepultarlo en el cementerio La Piedad. El chico de 18 años, al que llamaban Minu, fue salvajemente asesinado al filo de la medianoche del martes en una casa de pasillo en Nuevo Alberdi Oeste. Un horrendo crimen luego del cual vecinos del barrio destruyeran cuatro viviendas —entre ellas la escena del crimen— y expulsaran a los parientes del apuntado como matador, todos familiares de un policía en actividad.

Por el homicidio está detenido en la subcomisaría 2ª como principal sospechoso un hombre de 24 años, hijo de un sargento ayudante de la policía. Identificado como Marcelo S. y de 24 años, tiene prontuario abierto con cuatro antecedentes, tres de ellos por delitos contra la propiedad. El último es por el encubrimiento del robo de una moto Honda Wave que había sido sustraída en San Lorenzo. En su casa se hallaron ocho motos y se secuestraron un machete y una toalla manchada con sangre que se enviaron a peritar.

Contraste. Una sensación muy parecida a la tranquilidad se vivía ayer al mediodía en José Julián Pérez al 2400, entre Fontana y Baigorria. Un clima completamente diferente al vivido el miércoles por la tarde cuando alrededor de 200 vecinos se convirtieron en una turba descontrolada que primero saqueó y luego destruyó cuatro casas ubicadas en la cuadra.

Esto originó una investigación de oficio por el robo y los daños en las viviendas. Tres de ellas correspondían a la familia de Juan Carlos S., el sargento ayudante de 59 años padre del Marcelo. La casa donde fue ultimado Minu Romero estaba detrás de estas viviendas y tenía dos accesos: uno por un pasillo y el otro a través de la casa del policía.

Ayer las preguntas que en el barrio nadie se animaba a responder eran: ¿por qué fue asesinado Minu Romero? y ¿qué despertó la ira del matador para cometer un hecho macabro? "Es muy difícil contar lo que le hicieron a mi hermano. Tenía los dedos cortados. Es mentira que le cortaron los genitales, pero tenía cortes en esa zona del cuerpo también. Minu tenía tatuado en el muslo el nombre de mi hijo y se lo cortaron como si fuera un bife. Y después le pegaron 12 disparos. Lo que le hicieron no tiene explicación", explicó Hernán Romero apenas llegado a Nuevo Alberdi del entierro de su hermano.

"La pesquisa se está orientando hacia una venganza por motivos sentimentales. Esa es la hipótesis que ganó más fuerza, aunque hay que resaltar que la investigación está dando sus primeros pasos. Es una causa donde en un sólo día se tomaron 30 declaraciones, muchas de ellas con contradicciones entre sí. Una sospecha por celos sería el disparador del crimen", explicó una fuente allegada a la pesquisa en manos de la jueza de Instrucción Alejandra Rodenas.

"Si bien no tuvimos acceso al resultado de la autopsia los familiares del pibe asesinado refieren heridas cortantes en la región genital y ese es un elemento a tener en cuenta a la hora de orientar el trabajo", explicó la fuente consultada.

Familias, amigos. Los padres de Minu estaban separados. Meses atrás el pibe se fue a vivir con su padre al barrio Santa Lucía, en 27 de Febrero y Circunvalación. Su mamá, de 40 años, y sus cuatro hermanos residen en una modesta casilla de J. J. Pérez.

"Mi hermano vino para festejar mi cumpleaños. El lunes cumplí 22 y ayer (por el miércoles) ya se iba para su casa. Después de comer nos dijo que se iba a lo de su amigo", explicó Hernán en referencia a Milton Daniel S., de 14 años. Al filo de la medianoche su casa, un lugar sin luz eléctrica ubicado a unos 60 metros de la vivienda de la familia Romero, se convirtió en la escena del crimen.

"El amigo de mi hermano es un pibe al que la madre lo dejó. El año pasado estuvieron viviendo unos días ahí (por la casa donde ocurrió el homicidio) y cada vez que volvía al barrio se encontraban", explicó.

La vivienda de Milton S. está ubicada casa de por medio de la casa donde el sospechoso del homicidio vive con su concubina de 20 años. "Milton es cuñado de Marcelo S., sale con una de sus hermanas", aclaró Hernán Romero.

"Lo que se desprende de las declaraciones es que el pibe muerto estuvo tomando cerveza con Marcelo S. y el amigo desde las 17. Alternaba. Iba y venía de la casa de la madre. También surge que Marcelo S. tuvo una sería discusión con su concubina y la piba de se fue a la casa de su madre. Parece que las ausencias simultáneas de su concubina y de Romero alteraron al hombre", explicó un vocero de la pesquisa.

 

Errores. "Hay otros detalles de la investigación que ponen en el centro de la duda al sargento S., porque él además de padre es policía. Incurrió en una serie de errores, entre ellos que al enterarse de la aparición del cuerpo de Romero en una casa ubicada al fondo de su vivienda, en lugar de llamar a la sub2ª llamó a la comisaría 34ª, la de barrio Rucci", explicó la fuente consultada.

"Yo fui esa noche —recordó Hernán— y hablé con S (por el sargento ayudante). Me abrió la puerta de su casa para llegar a donde estaba tirado mi hermano. El me dijo «tu hermano tiene 12 tiros». El forense que lo vio ahí calculó que tenía ocho. La autopsia dio como resultado que tenía doce disparos. ¿Cómo sabía S. la cantidad exacta? Además todo el tiempo me aseguró que no escuchó nada. Minu estaba tirado muerto y en su casa Marcelo tenía la música todo lo que daba".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS