Edición Impresa

Erbin, un profe joven que se sumó desde Rosario

Matías Erbin es un joven preparador físico que trabajaba en Rosario como personal trainer. En el 2010 comenzó a colaborar con Sebastián Luján.

Martes 02 de Septiembre de 2014

Matías Erbin es un joven preparador físico que trabajaba en Rosario como personal trainer. En el 2010 comenzó a colaborar con Sebastián Luján. Y en una oportunidad viajó con él a Junín en una fase preparatoria y el Cuty Barrera, entrenador de Matthysse, evaluó satisfactoriamente su labor y a fin del año pasado lo convocó para incorporarse a Golden Boy. “Así que en febrero agarré mis cosas y me vine a vivir a Junín”, dice.

Erbin cuenta su presente como si se tratara de una ficción, pero que es una fantástica realidad para este joven oriundo de San Pedro pero con cimientos profesionales rosarinos. “Arrancar mi trabajo y que la primera pelea de Lucas fuese con Jhon Molina fue bárbaro, porque allí se vio una preparación estupenda, donde Lucas cayó dos veces, sufrió un cabezazo, y sin embargo se repuso y ganó por nocaut. Fue excelente. Así que con ese comienzo y estar en el primer nivel como preparador físico de esta máquina es un sueño hecho realidad”, describe el profe con el vértigo con el que ordena la rutina no sólo de Matthysse sino de todos los boxeadores del gimnasio.

En cuanto al diagrama de la preparación física de Mathysse, Matías describe: “Se hace con él un programa de once semanas intensivas, más la última en la que se desarrolla el combate. Es de lunes a sábados, divididas en la parte física y aeróbica a la mañana, donde se busca fuerza y potencia. Y a la tarde es en el gimnasio, donde lunes, miércoles y viernes es tarea con sparrings, y martes, jueves y sábados es más de táctica, técnica, velocidad y potencia. Los sábados se hace pileta”. Y en cuanto a esto agrega: “En la pileta se establece una serie de ejercicios de fuerza y resistencia, por eso nada con ropa e implementos de sobrecarga, como trineo de arrastre y bandas elásticas. Y otras tareas que se hacen sumergido para potenciar resistencia y dosificación de aire, tratando de tirar la mayor cantidad de golpes posible. Todo esto coordinado con el equipo, y a medida que se acerca la pelea bajamos las cargas”.

Erbin ratificó lo dicho por Matthysse en cuanto al peso. “Sí, está muy bien, tal como lo hicimos en la previa de la pelea con Molina, porque lo fuimos trabajando con el Cuty Barrera y Látigo Coggi para llegar al viaje con un kilo y medio arriba para llegar sin sobresaltos y cómodos a pesaje. Y así fue. Dio el peso sin esfuerzo de último momento y en esta oportunidad ocurrirá lo mismo. Es que se armó un equipo muy bueno, te imaginarás que para mi estar en el día a día con monstruos como Cuty, Látigo, Lucas y el resto de los muchachos es increíble. Estuvimos concentrados casi dos meses en la cabaña preparando la pelea y en un clima de armonía total. Cuty lo conoce muy bien a Lucas porque está con él desde el vamos, sabe cómo conducirlo, tiene gran ascendencia. Látigo es muy importante también porque por su condición de gran campeón le quita mucha presión a Mathysse y sus consejos son fundamentales. También para esta preparación llegó el Cirujano Morales, un manoplero estupendo. El doctor Leguizamón que es nuestra tranquilidad médica porque cura las heridas como nadie, y Rubén Arano que es nuestro GPS, porque hace toda la logística. También contamos con el profe y kinesiólogo rosarino Jorge Córdoba, que evalúa a Lucas en todos los aspectos, hasta en lo biomecánico, como así a la nutricionista Andreina Lovelli y al masajista Federico Rapisardi. Y por último no quiero dejar de reconocer a dos empresas rosarinas que nos apoyan: Clon ropa y Laboratorios Nutrilab”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario