Edición Impresa

Era bicarbonato lo secuestrado por la Federal como 14 kilos de cocaína

Simulacro aparente. Vuelve al tapete un oscuro operativo de 2012 en Empalme Graneros, encabezado por un jefe policial desplazado por un escándalo.

Jueves 28 de Noviembre de 2013

Un sombrío operativo en que la Delegación Rosario de Drogas Peligrosas de la Policía Federal anunció haber decomisado 14 kilos de cocaína en Empalme Graneros, en julio de 2012, recobró actualidad por una denuncia en los Tribunales Federales. Un texto anónimo dejado hace un mes en la mesa de entradas del juzgado en turno señalaba que aquellos 14 kilos no eran cocaína sino bicarbonato de sodio. Que habían sido entregados por un presunto traficante de la zona oeste, actualmente preso como líder de una red de ladrones de autos conocida como "Banda de los Rosarinos", a un jefe recién llegado de la fuerza federal. Según el escrito, el propósito era obtener su tolerancia para seguir en el delito y que el jefe estrenara su cargo con un operativo exitoso.

A raíz de la denuncia el fiscal Juan Patricio Murray examinó el trámite pericial efectuado sobre esa partida de droga almacenada durante 18 meses. La prueba con reactivos realizada un año después del operativo, el 26 de junio último, le da la razón al anónimo. Lo que contenían esos diez panes, según fuentes de la causa, es bicarbonato de sodio y no clorhidrato de cocaína (ver aparte).

Murray solicitó en consecuencia que la comisario Cristina Raberta, experta química de la Superintendencia de la Policía Científica de la Policía de la provincia de Buenos Aires, elabore una nueva pericia. Requiere que de ser posible establezca por qué la prueba inicial dio un falso positivo y en qué porcentaje ocurren tales casos.

La situación dispara un abanico de suspicacias. Las conjeturas van desde error en alguna de las pruebas, manipulación de la sustancia secuestrada durante la cadena de custodia o un procedimiento fraudulento de la Policía Federal.

 

El texto anónimo. Según la denuncia de hace un mes, la sustancia fue entregada en 2012 por Esteban Alvarado, actualmente preso en la provincia de Buenos Aires, a un oficial inspector de la Policía Federal, que llegó a Rosario de la mano del subcomisario Gustavo Serna. Este oficial encabezó el operativo del 11 de julio del año pasado en calle La República al 6300.

Un mes después Serna fue relevado de su cargo en Rosario en medio de un escándalo por un doble motivo. Primero, al ventilarse que había estado preso en una causa por contrabando de droga a Italia en 2004. Y además, por haber sido denunciado por un allanamiento ilegal y extorsión a la remisería Frecuencia Urbana SRL de Granadero Baigorria. Un negocio de Delfín David Zacarías, capturado el 5 de septiembre con más de 300 kilos de cocaína en Funes, en una investigación que impulsó Murray.

Los avatares del caso Delfín no parecen ajenos a la reaparición de esta denuncia anónima. De hecho fue la esposa de Zacarías, Sandra Marín, quien denunció al grupo de Serna en 2012. Y un policía de esa repartición, José Luis Dabat, está preso como cómplice de Zacarías. Como sea lo que indicaba el anónimo se verificó como auténtico.

Gato por liebre. La denuncia que ingresó el pasado viernes 25 de octubre al juzgado federal Nº 4 aseguraba que los 14 kilos secuestrados en calle La República no eran cocaína sino bicarbonato de sodio. Que un oficial, D.B., recibió de Esteban Alvarado varios panes encintados con esa sustancia, algunas bochitas que contenían cocaína auténtica, un arma de fuego y 400 pesos en billetes de diez.

El denunciante refería que si aquellos 14 kilos eran peritados se corroboraría que el contenido no era cocaína sino bicarbonato de sodio. Lo que se comprobó en la contraprueba realizada un año después por el laboratorio químico de Drogas Peligrosas de Santa Fe, según fuentes judiciales, es que no era cocaína.

¿Qué pasó con la prueba inicial el día del secuestro? Según el denunciante aseguraron el fraude con un ardid. Versión que este diario publicó el 4 de agosto de 2012 de fuentes policiales. Textualmente: "Durmieron a los testigos y la prueba de los reactivos la hicieron sobre la cocaína de las bochitas porque en los panes no había. Pero añadieron las muestras positivas a los panes para hacer creer que allí había droga", dijo entonces la fuente policial. Eso explicaría que la primera vez el reactivo dio positivo y la segunda no. Por ello Murray encargó una nueva verificación.

Hubo algo más, según el denunciante anónimo, para redondear el operativo de 2012: situaron junto a la droga a un adolescente de 15 años destinado a aparecer como quien la detentaba y blanco del allanamiento exitoso. El chico no corría ningún riesgo: por su edad es no punible y fue reintegrado a su familia a dos horas de la acción y sin reproche legal.

El anónimo dice que la relación entre Alvarado y efectivos de la Federal en Rosario está lejos de haber concluido. Los quioscos de droga de Alvarado le compran tolerancia a la Federal, según la denuncia, mediante los pagos de sus encargados. Los bunkers están instalados en la zona sudoeste de la ciudad.

La acusación. El anónimo acusa a un policía de haber generado la maniobra. "Fue el que realizó el reactivo químico sobre las bochas de cocaína dando positivo. Para engañar a los dos testigos y a la Justicia federal colocó y pegó uno de los reactivos en los panes encintados conteniendo en su interior bicarbonato para demostrar que en los panes había cocaína".

El oficial aludido se desempeña en la dotación de la Policía Federal en Rosario y se le atribuye el lazo con Alvarado. Quien, de paso, no tiene condenas por drogas.

La pericia que detectó el bicarbonato la firmó el comisario inspector retirado Néstor Pozzi quien condujo el Laboratorio de Drogas de la policía provincial. Fue quien intervino el año pasado en otra controversia: la pericia de la sustancia secuestrada al procesado por narcotráfico Carlos Ascaíni, que se consignó en el acta inicial como cocaína de máxima pureza y según la contraprueba era una mezcla formada por un 96 por ciento de azúcar, lo que es motivo de antagonismo hasta hoy.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS