Edición Impresa

EPE y cooperativas acuerdan obras para el departamento Constitución

Proyectan una nueva red que solucionará los problemas eléctricos de J. B. Molina y General Gelly. Invertirán 7 millones de pesos.  

Miércoles 02 de Octubre de 2013

Tras 16 años de reclamos y 25 de constantes problemas eléctricos, se firmó un acuerdo tripartito tendiente a mejorar la provisión del servicio en las jurisdicciones de J. B. Molina y General Gelly. Por el convenio, la EPE y las dos cooperativas proveedoras se comprometen a encarar en forma conjunta una obra que demandará una inversión total de siete millones de pesos y que beneficiará a otras siete localidades del departamento Constitución.

Según lo proyectado, se construirá un tendido de 18 kilómetros de alta y media tensión que bajaría en el sentido de la ruta 90 desde Villa Constitución hasta Rueda, en un recorrido de unos 18 kilómetros. Desde allí se harán tareas de mantenimiento de la red existente en una distancia similar hasta Stephenson (donde se instalará una estación de rebase), las cuales continuará por la ruta 25-s hasta J. B. Molina, en un tramo de poco más de 10 kilómetros.

El plan beneficiaría no sólo a General Gelly y a J. B. Molina, sino a Cañada Rica, Sargento Cabral, Cepeda, La Vanguardia, Coronel Bogado e indirectamente a Rueda y a Godoy,

Acortando distancias. La red actual que resulta deficiente para los distritos afectados por cortes y bajones de tensión arranca en Villa Constitución, sube hacia Fighiera, continúa bajando por Coronel Bogado, La Vanguardia, sube levemente hacia el este hasta Rueda, retorna en zig zag descendente a Sargento Cabral y desde allí directamente hasta J. B. Molina.

En total, este recorrido tiene más de 80 kilómetros de tendido, es decir, casi el doble de extensión del propuesto, que a su vez es más directo. Para su ejecución, "las cooperativas aportarían 3 a 4 módulos de un costo de 900 mil pesos cada uno, o sea, entre 2.7000.000 a 3.600.000 pesos", explicó Osvaldo La Manna, secretario del consejo de administración de la cooperativa eléctrica de J. B. Molina.

Ese dinero lo obtendrían a través de un préstamo a diez años que gestionarán al Consejo Federal de la Energía. La EPE reintegraría el monto total e intereses de este compromiso con créditos sobre las facturas de consumo eléctrico mensual de las cooperativas. "El dinero es para la compra de materiales y lo que reste para la ejecución será aportado por la empresa provincial", acotó La Manna

Decisión política. "Siempre y cuando la iniciativa no entre en un terreno oscuro, para los primeros meses de 2015 las tareas ya estarían en marcha y su ejecución demandará unos siete meses. La EPE tomó un compromiso concreto de que el problema esté resuelto de aquí a 36 meses", comentó La Manna y aclaró que los tiempos de resolución dependerán de que el convenio se contemple dentro del presupuesto 2014 y que obtenga la aprobación de factibilidad del Consejo Federal de Energía.

"La decisión de EPE es político-social antes que económica. La gestión actual es la que se ocupó de esta obra primordial para que dará solución a un problema de casi 25 años. Hace 16 que estamos detrás de la concreción de este proyecto", remarcó el directivo.

De a ratos, a oscuras. Lo habitual en las localidades afectadas por la deficiente provisión de energía, especialmente las del distrito molinense y de General Gelly, es padecer, en promedio en la semana, cinco días de cortes prolongados de electricidad, sin contar los innumerables bajones de tensión que interrumpen la provisión por un segundo y luego retorna.

"Tenemos los cortes fuertes, que pueden durar de 15 minutos a una hora más o menos, y los microcortes, que son tanto o más peligrosos que los otros. Esta baja y suba de voltaje produce incontables daños a particulares, con la rotura de artefactos, a comerciantes (por ejemplo, talleres donde manejan distintos tipos de maquinarias) y a las entidades públicas, como los samcos", detalló La Manna.

El directivo consideró que "esta situación históricamente ha limitado la posibilidad de desarrollo de la zona, porque con este panorama ¿quién va a querer instalarse acá para encarar algún emprendimiento de gran envergadura? Además, todo servicio público se ve afectado y ello se evidencia, por ejemplo, en los hospitales que tienen que recurrir a generadores eléctricos para garantizar la asistencia a los pacientes".

"Durante años el objetivo del gobierno ha sido privilegiar los lugares de rentabilidad, como el cordón industrial y por ello hubo una desinversión de la EPE muy fuerte en las líneas de baja tensión. Por eso celebramos la decisión política tomada", remató La Manna.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS