Edición Impresa

Entre Ríos mapea escuelas rurales para evitar que las fumiguen

La información servirá para que los encargados de las aspersiones sepan precisamente dónde se encuentran los establecimientos. El relevamiento geográfico culminaría a principio de 2014. Será entregado a aplicadores y cámaras de expendedores.  

Miércoles 11 de Diciembre de 2013

La Dirección de Agricultura de Entre Ríos realiza un relevamiento geográfico de las escuelas rurales que quedará disponible para los responsables de fumigaciones, con el fin de evitar que esta práctica afecte a las comunidades educativas linderas a sembrados. La iniciativa, en la que también participa el Consejo General de Educación provincial, servirá para dar coordenadas a los aplicadores a la hora de realizar las aspersiones, de manera que tomen distancia.

El mapeo "está casi listo, pero hay que pulir algunos detalles", indicó Enrique Luna, funcionario de Agricultura entrerriana, quien estimó que para principio del año venidero estaría terminado. Agregó que sólo resta el "desglose por departamento" y la información será repartida entre "las cámaras de aplicadores terrestres y aéreos, expendedores y colegios, para que cuando haya una aplicación sepan que hay una escuela rural cerca".

Luna denunció que muchas de las empresas fumigadoras que operan en Entre Ríos no están inscriptas debidamente en el registro provincial respectivo. "Si lo estuvieran, tendrían atrás a un profesional que cuidaría todos los detalles, porque está en juego su matrícula". Y aclaró: "No estamos en contra de la producción, pero sí bregamos para que se produzca cuidando la salud y el medio ambiente".

Denuncias. Por otra parte, el funcionario remarcó que es fundamental que las comunidades educativas afectadas por aspersiones dejen constancia en la policía al respecto. "Nosotros podemos actuar, pero lo más importante es que tengamos la exposición policial, porque con eso tenemos más antecedentes para ver e intervenimos enseguida".

De todas maneras, la intervención de la autoridad de aplicación de la ley vigente de agroquímicos en Entre Ríos es limitada, teniendo en cuenta que su herramienta más fuerte es precisamente una exposición policial, y porque no dispone de los medios para constatar las infracciones en el preciso momento en que se están cometiendo.

Así, un denunciante debe dirigirse a la policía, ésta corre vista al organismo provincial de contralor el cual dispone, en el mejor de los casos, de una comisión que parte desde Paraná y mientras tanto, el producto ya está aplicado y el daño ya está hecho. Obviamente la situación es más compleja si las aplicaciones ilegales se realizan en campos ubicados a cientos de kilómetros de la capital provincial.

A ello se suma la difícil implementación de la ley vigente de plaguicidas (Nº 6.599), que en sus modificatorias establece que se puede fumigar en forma aérea a tres kilómetros de los centros poblados —que prácticamente no se respeta—y no fija distancias claras para las escuelas rurales ni para las aplicaciones terrestres en general.

Proyectos. De allí que la Legislatura entrerriana evalúa sin resolución en los últimos años una modificación o bien una nueva norma. Actualmente hay dos proyectos de ley en el Senado que a partir del aporte y reuniones con distintos sectores involucrados se han ido modificando.

El punto más conflictivo del análisis es precisamente el de las distancias de aplicación. Trascendió en los últimos días que el Senado ya habría fijado proponer una mínima respecto a centros poblados, cursos de agua y escuelas de 100 metros para las terrestres y de 200 para las aéreas. Esto dista mucho de lo propuesto en proyectos presentados inicialmente como lo fijado por ordenanzas ejemplares de varios pueblos fumigados y de fallos judiciales emblemáticos, que han impuesto un mínimo de hasta 1.500 metros, en algunos casos.

Incluso, el proyecto definitivo en gestación, que se trataría el próximo 17 de diciembre en extraordinarias, postularía la imposición a los fumigadores de un aviso con 48 de antelación a las escuelas rurales, "para que suspendan las clases", advirtió uno de sus promotores, el senador Oscar Arletaz.

Prohíben quemas hasta febrero

El gobierno entrerriano dispuso prohibir desde el lunes pasado y hasta el 28 de febrero de 2014 realizar cualquier tipo de quemas en la provincia. La medida, resuelta por la Secretaría de Ambiente de Entre Ríos, se debe al elevado índice de peligro de incendios que se registra en esta época, la estación más seca y cálida del año. Además, quedan sin efecto todas las autorizaciones para incendiar pasturas otorgadas por dicho organismo hasta esa fecha. En lo que va del año, el Plan Provincial de Manejo del Fuego labró 110 actas de infracción. Según lo establece la ley Nº 9.868 (de Manejo del Fuego), la Secretaría de Ambiente, en su carácter de autoridad de aplicación, puede actuar impidiendo la sucesión de quemas cuando lo considere necesario. En este marco, y teniendo en cuenta las condiciones climáticas y las pérdidas generadas por quemas incontroladas, el titular del organismo, Fernando Raffo, emitió la resolución Nº 589 que prohíbe la realización de cualquier tipo de incendio.

En lo que va del año se labraron alrededor de 110 actas por infracciones detectadas en su mayoría a través de vuelos de patrullaje. El período de mayor actividad fue el que comprende los meses de abril a septiembre. En cuanto a las causas de las faltas, se comunicó oficialmente que responden a quemas no autorizadas de pastizales producto de desmontes y, en menor proporción, por la actividad forestal. “Una vez realizadas las actas se notificó a los presuntos infractores a los fines que realicen el descargo correspondiente ante el Plan de Manejo del Fuego, dependiente de la Secretaría de Ambiente”, indicó el organismo provincial.

Para los patrullajes terrestres y aéreos se programaron rutas de búsqueda basadas en los puntos de calor detectados por imágenes satelitales. Los medios aéreos son facilitados por el Plan Nacional de Manejo del Fuego.

Los que educan en pleno campo

En Entre Ríos hay 864 escuelas primarias rurales y representan un 74 por ciento del total de los establecimientos educativos de la provincia. Los de nivel secundario con estas características llegan a 115 y varios de ellos comparten los mismos edificios. En este cálculo se contemplan asimismo a un centenar de instituciones escolares que, si bien no se encuentran en plena zona rural, están ubicadas en proximidades de los centros urbanos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS