Edición Impresa

Entre la carestía y la caída del petróleo, Maduro enfrenta un futuro muy incierto

La inflación, que el Estado dejó de medir, supera el 80 por ciento, y la economía está en recesión. El presidente tiene una popularidad de apenas 24 por ciento.

Domingo 28 de Diciembre de 2014

Falta de alimentos y medicinas, inflación galopante y tasas de homicidios récord, sangrientas protestas y _desde junio pasado_ el durísimo golpe de la debacle del petróleo: Venezuela culmina un año que no le dio tregua y que birló al presidente Nicolás Maduro tres cuartas partes del apoyo popular, a meses de cruciales elecciones legislativas.

   El brutal derrumbe de los precios del petróleo, que genera nueve de cada diez dólares disponibles en el país, la caída del Producto Interno Bruto (-4%), un déficit fiscal del 20% del PIB y un creciente malestar que la oposición parece incapaz de capitalizar, delinean un panorama difícil para el gobierno y el país. “Por primera vez en 15 años veo un sistema político vulnerable”, dice el politólogo John Magdaleno al analizar la forma en que Maduro _ex chofer de autobuses, nominado heredero de Hugo Chávez_ vio evaporarse el capital político forjado por su mentor. “Hay una situación de escasez y alta inflación que se va a agravar. El malestar puede crecer y podría haber creciente represión” policial, agrega Magdaleno, en un país traumatizado tras semanas de choques callejeros que dejaron 43 muertos, cientos de heridos y miles de detenidos. Las protestas comenzaron como reclamos estudiantiles por el costo de la vida y la inseguridad, y derivaron en un movimiento insurreccional donde abundaron policías y manifestantes asesinados por francotiradores. “La pesadilla de Maduro deben ser las parlamentarias, elecciones que por primera vez (durante la era chavista) se darán en medio de una crisis” económica, advirtió el analista Luis Vicente León. Señala que Maduro enfrenta un grave dilema: “Si tomas medidas, tendrás costos políticos, si no las tomas, tendrás las crisis en plena ebullición”. Tras la muerte de Chávez en 2013, Maduro ganó la presidencial de abril por 1,5 puntos, y en diciembre alcanzó en las municipales nueve puntos de ventaja. Pero un año después la popularidad del presidente medra en el 24%, un tercio considera su gestión “muy mala” y más de ocho de cada 10 creen que el país está mal, según la consultora Datanálisis.

   El ex presidente francés Jacques Chirac, frente a una crisis, pontificó: “Las calamidades vuelan en escuadrilla”. La frase se aplica a Maduro y la población venezolana. Pese a una veintena de planes contra la delincuencia en la última década, la criminalidad siguió incontrolable en 2014 y marcó el inicio del año con la ejecución en una carretera de la ex reina de belleza y actriz Mónica Spear. Se trate de cifras oficiales o privadas, que sitúan las tasas de homicidios entre 60 y 80 casos cada 100.000 habitantes, ambas le permiten a la ONU colocar a Venezuela como el segundo país con más asesinatos del mundo.

Récord mundial de asesinatos. Y en Caracas, cálculos a partir ingresos en la morgue dan más de cien muertes violentas cada 100.000 habitantes, 15 veces más que la media mundial y 110 veces más que en Europa. La inflación también bate récords y en agosto rozó 64% anual, la mayor del hemisferio. Frente a reclamos de medidas antinflacionarias el Banco Central tomó una decisión: nunca volvió a difundir datos de inflación. Pero consultoras privadas siguieron midiendo precios y la estiman ya en 80% anual, con un pico de 100% para alimentos. No sólo la inflación golpeó a los venezolanos. En marzo de 2014 el índice de escasez que elaboraba el Banco Central daba la falta de casi uno de cada tres productos. Esa estadística también “desapareció” y se calcula que ahora faltan más de la mitad de los bienes básicos.

Turismo farmaceútico. El venezolano pasó 2014 buscando aceite, agua embotellada, analgésicos, medicinas varias, papel higiénico, jabón, árboles de Navidad, ropa interior.... Por esto el viajero _cuando consigue pasaje, porque las aerolíneas también cortaron vuelos_ se vuelca a visitar farmacias. “Los nuevos templos del turismo son CVS y Walgreens (cadenas farmacéuticas en EEUU). Un ‘must’ en la agenda de cualquier viajero. Orlando y sus parques deben esperar. La Orca del Sea World perdió el rating ante el acetaminofén”, escribía este mes el guionista de telenovelas Leonardo Padrón. Mientras tanto florece el contrabando, por ejemplo de gasolina, y según el gobierno, con ganancias superiores al tráfico de cocaína. No es una exageración: un litro de gasolina en Venezuela cuesta medio milésima de dólar al cambio paralelo. Pero en Colombia se vende 2.000 veces más caro, a un dólar. Y el contrabando mueve al menos 18 millones de litros diarios.

“Cadenas” sin fin. Frente a la sucesión de problemas, el gobieno ve caer su popularidad pese a la omnipresencia de Maduro en la televisión. Entre enero y noviembre, el presidente estuvo 173 horas en cadena nacional, informa la ONG especializada Espacio Público, además de decenas de horas adicionales en canales gubernamentales. En cadena el presidente visita fábricas, entrega casas, cambia ministros, anuncia medidas que a veces quedan en un limbo, asiste a congresos de mujeres o entona el himno nacional, a veces con el brazo izquierdo en alto y el puño cerrado. Y también responsabiliza por la inflación a la “derecha fascista y su guerra económica”, denuncia los ataques del “imperio estadounidense” y vapulea a las que considera “mafias de Miami” y al ex presidente colombiano Alvaro Uribe por sus presuntos intentos de “golpe de Estado continuado”. Pero “no es suficiente estar en los medios. El gobierno puede hacer muchas cadenas. Pero la gente contrasta lo que se dice allí con la realidad”, sentencia Carlos Correa, especialista en comunicación y líder de Espacio Público.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario