Edición Impresa

Entre insultos y acusaciones, el Concejo aprobó la suba del boleto

En una sesión escandalosa, con acusaciones, gritos e insultos que casi terminan a las trompadas, el Concejo aprobó ayer el aumento del boleto y desde el lunes, viajar en colectivo costará 3.60...

Viernes 13 de Diciembre de 2013

En una sesión escandalosa, con acusaciones, gritos e insultos que casi terminan a las trompadas, el Concejo aprobó ayer el aumento del boleto y desde el lunes, viajar en colectivo costará 3.60 pesos. La polémica estalló cuando el PRO denunció "un plan canje" entre parte de la oposición y el oficialismo: cargos y nombramientos a cuenta del apoyo a la suba del transporte. Radicales, peronistas y el PPS cruzaron con dureza al macrismo, lo acusaron de afectar el honor del cuerpo y no entender la lógica de la política. El momento más tenso fue cuando el kirchnerismo tildó de cómplices del PRO a un sector del socialismo, con todo el Palacio Vasallo de pie y una flamante concejala llorando por la escena.

La de ayer fue la sesión más caliente del Concejo en años. El acuerdo político alcanzado el miércoles pasado entre el oficialismo, la UCR, el PJ y el PPS para ajustar la tarifa del colectivo presagiaba un debate intenso, pero contenido.

Así transcurrió hasta que los ediles estaban a punto de votar. Todo se desmadró tras la intervención del macrista Rodrigo López Molina, quien disparó: "Esta es la primera cuota del plan canje entre parte de la oposición y el oficialismo. Esto forma parte de la elección de autoridades del cuerpo, a cambio de algunos cargos suben el boleto y la semana próxima el Presupuesto y las tasas".

El edil macrista remató planteando que quienes "acusaron al PRO durante dos años de haber sido socio del Ejecutivo, y de haber pactado con la intendenta el aumento del boleto, ahora dan su voto para sacar este paquete".

El recinto se llenó de tensión y los concejales hacían cola para cruzar a López Molina. La vicepresidenta del cuerpo, Norma López, arrancó la réplica acusando al concejal macrista de "mentirle a la gente por señalar que las medidas que estamos aprobando no impactan en el transporte".

La concejala kirchnerista le recordó al edil que durante todo 2012 "el PRO fue funcional al Ejecutivo al no acompañar a la oposición en el proyecto para anular la delegación de facultades a la intendenta Fein para que fije la tarifa del transporte".

Después se sumó Roberto Sukerman. "No voy a perder el tiempo en responder agravios y denuncias estúpidas. Acompañamos responsablemente el aumento para evitar una crisis que impacte en el usuario. Acá no hubo canje de nada, sólo una búsqueda política de arribar a un consenso", argumentó.

El clima se enrareció aún más en pocos minutos. El presidente del Concejo, Miguel Zamarini bajó a una banca para defender su gestión. Y mencionó que entre los cargos acordados en la designación de autoridades, el PRO se quedó con la secretaría de la Oficina de Defensa del Consumidor. "Lo fueron a mendigar", tiró a los gritos Jorge Boasso.

La radical María Eugenia Schmuck se ganó la primera ovación de la tarde con un discurso que reivindicó la militancia y fustigó al PRO. "En mi lenguaje no existe el término canje como planteó la derecha antipolítica. Yo militó en política para transformar la realidad de la gente y no busco ningún cargo como dijo un advenedizo", señaló emocionada.

El desenlace llegó con el discurso de Héctor Cavallero. "Tengo una trayectoria de años basada en valores, una familia detrás y no perdono a López Molina que nos acusa de canjear votos y de actos no transparentes. No lo voy a permitir", enfatizó.

Luego recordó que como intendente "denuncié a compañeros que estaban en el canje de plata con empresarios (por el caso Fibraca) y los mandé presos dos años. O retira lo dicho o vaya a la Justicia a denunciarlo", advirtió.

"Todo esto me da asco —continuó— estoy ofendido, me siento injuriado y por eso me retiro". El Tigre se levantó de la banca para irse. Sukerman instó al resto del PJ a acompañarlo. Si lo hacían se caía la estratégica sesión.

Fuera de si, Sukerman le gritó al socialista Manuel Sciutto y a la radical Daniela León: ¿Ustedes no van a decir nada de lo que dijo el PRO? Entonces son cómplices", lanzó. ¿Cómplice de qué?, inquirió Sciutto que también se levantó de su banca."Sukerman me insultó, voy a pedir una moción de privilegio", sumó León. Mientras, Anita Martínez lloraba desde su banca.

Varios ediles fueron a separar a los concejales alterados que estuvieron cerca de los golpes. Con el cuerpo en llamas, Zamarini dio por cerrada la votación y por 16 votos a 7 y una ausencia, se aprobó el aumento del transporte.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS