Edición Impresa

Engañaron a un hombre, entraron a su casa y le robaron dinero y un auto

Atraco en barrio Parque. Dos asaltantes se mostraron interesados en alquilarle una cochera y terminaron llevándole 4 mil pesos y el vehículo.  

Miércoles 29 de Abril de 2015

"Tito" no ahorraba gestos a la hora de contar la que le tocó vivir el lunes a la tardecita en su casa de Gálvez al 2600, en el barrio Parque. Con el ardid de alquilarle una cochera, cuatro ladrones ganaron el interior de su vivienda y tras maniatarlo con alambres lo golpearon ferozmente. "«Vos tenés plata, tenés dólares. Decinos dónde están porque te vamos a matar». Mientras me decían eso uno me pegaba patadas en la cabeza cuando yo ya estaba en el piso", rememoró ayer el vecino de 81 años mientras lucía los magullones en su rostro. Los ladrones retuvieron a su víctima casi media hora. Levantaron todo el revestimiento de machimbre del comedor buscado dinero oculto, cargaron herramientas y electrodomésticos en el auto del hombre, un Fiat Palio 2013 con sólo mil kilómetros hechos.

La historia que contó Tito es la de muchos viejos vecinos de barrio que todavía no logran visualizar el cambio de hábitos que generan los nuevos tiempos. "Lo que pasa es que es un hombre muy confiado", indicó un vecino de la víctima. Uno de esos vecinos que cuando en la década del 90 cerró la fábrica de mosaicos que tenía al lado de su casa, transformaron ese lugar en una cochera para alquilar. Ahora allí hay un cartel que reza: "Cuadra monitoreada por alarma central".

Por una cochera. "El domingo al mediodía dos hombres me tocaron el timbre porque querían ver la cochera que había dejado una vecina. Yo les dije si podían venir el lunes a la tarde. Y cerca de las 19.30 del lunes llegaron los dos a ver la cochera", explicó Tito, quien en agosto cumplirá 82 años. A esa hora el hombre estaba sólo en su casa y se había terminado de bañar cuando tocaron la puerta. Se alistó rápidamente, agarró el cuadernito de la contabilidad y abrió la puerta.

"Cuando abrí la puerta, ¡plum! Me metieron para adentro. Entonces llamaron por celular y llegaron otros dos tipos, esos eran más duros. Me tiraron al piso y me ataron de pies y manos con trozos de alambre", recordó. "Y me decían: «Vos tenés plata, tenés dólares. Decí donde están porque te vamos a matar. ¿Y tu mujer? Si no decís dónde está la plata la vamos a esperar y la vamos a matar también»", recordó Tito. Las amenazas no solo incluyeron patadas en la cabeza sino que amenazaron con cortarle los dedos con una tenaza.

Así pasaron aproximadamente 30 minutos. Los ladrones se repartieron por toda la casa y llegaron a arrancar todo el machimbre del revestimiento buscando dinero oculto. "Tengo los 4 mil pesos de la jubilación, no hay más", les dijo Tito. "Esta es la segunda vez que nos roban en seis meses. La anterior fue el 3 de noviembre, cuando se nos metieron por el patio y un pibito entró por un ventilete. Nosotros dormíamos y nos despertaron diciendo: «Despertate que nos tenés que dar la plata»", recordó. Esa vez se llevaron 9 mil pesos.

Atentos y despiadados. "En un descuido de los ladrones traté de zafarme, pero se dieron cuenta. Uno dijo: «Boludo, podés atar bien a este viejo hijo de puta que se soltó». Y ahí me dieron de nuevo. Yo quedé como en un charco de sangre, porque me salía mucha de la cabeza", explicó. Mientras Tito perdía momentáneamente la conciencia, los ladrones cargaban electrodomésticos y herramientas en el Palio rojo que estaba en el garaje y con el cual se fueron. "Cuando no los escuché más me levanté como pude y me fui para la puerta (dice Tito mientras muestra cómo se movilizó haciendo el pingüinito). Salí a la vereda y como pude cruce la calle a lo de la vecina. Decí que no pasó ningún auto porque me pudo haber atropellado. Le pedí ayuda a la vecina y me desvanecí", rememoró.

La vecina llamó al 911 y una patrullero llevó a Tito a la guardia del Hospital de Emergencias. "Debo agradecerle al médico que me atendió porque me salvó la vida. Por la cantidad de sangre que perdí pensé que me iba", dijo el vecino mientras saludaba a un hombre que le acercó sus documentos (ver aparte). "Lo único que quiero es ver si puedo recuperar el autito", agregó Tito, que hizo la denuncia en la comisaría 5ª.

Un buen gesto

En medio de la desgracia Tito disfrutó una pequeña alegría. “Gracias hermano. ¿Dónde lo encontraste? No sabés cuánto te lo agradezco”, le dijo el hombre a un motociclista. Es que Rodolfo, panadero de oficio, encontró la billetera de Tito tirada en el barrio Villa Urquiza, en la zona oeste. Sólo tenía el DNI. Entonces agarró su moto y se lo llevó hasta Gálvez al 2600.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario