Edición Impresa

En una semana suspendieron a 3.500 obreros en terminales

Unos 3.500 operarios de tres empresas automotrices fueron suspendidos al menos una semana debido a la caída en la producción que generó la baja en la demanda de autos y camiones cero kilómetro en el mercado interno y desde el exterior.

Miércoles 30 de Abril de 2014

Unos 3.500 operarios de tres empresas automotrices fueron suspendidos al menos una semana debido a la caída en la producción que generó la baja en la demanda de autos y camiones cero kilómetro en el mercado interno y desde el exterior.

Las ventas de coches y camiones se desplomaron 35 por ciento en lo que va del año y la demanda externa se redujo en un 15 por ciento, según datos del sector, por lo que se registró una acumulación de stock que afecta a las terminales.

La productora de camiones Iveco suspendió a 500 operarios que volverán a trabajar recién el lunes 5 y martes 6 de mayo, aunque la planta será paralizada nuevamente el miércoles 7, jueves 8 y viernes 9, al igual que el lunes 12, martes 13 y miércoles 14 de mayo próximo.

Por la misma situación, Renault había suspendido también a 500 operarios la semana pasada, que volvieron a sus tareas habituales el lunes último.

Las terminales de Peugeot y Citroën resolvieron paralizar tres días la producción en su planta bonaerense de Villa Bosch en esta semana corta, por lo que unos 3.000 trabajadores fueron suspendidos hasta la semana próxima y percibirán sólo el 65 por ciento de sus salarios.

A la acumulación de stock, en este último caso se suma un agravante: la compañía dijo que por el conflicto de la semana pasada entre Siderar y el sindicato de Camioneros, le faltan chapas para fabricar vehículos.

Volkswagen, en tanto, pondría en marcha un plan para reducir su personal en 720 puestos de trabajo, por lo que arrancaría con un programa de jubilaciones anticipadas para los mayores de 62 años con lo que se irían 320 empleados, aunque aún falta definir el destino de los restantes 400.

El CEO de Fiat Argentina, Cristiano Rattazzi, admitió que las automotrices están "muy preocupadas" por la baja en la demanda de autos desde Brasil, pero aclaró que el panorama todavía no llega a ser "grave".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario