Edición Impresa

En un marco de congoja, fueron inhumados los restos de Jorge Obeid

Todo el arco político santafesino despidió al ex gobernador en la capital de la provincia. Dolor popular y emoción. Bonfatti y su gabinete en pleno dieron el presente en el sepelio del diputado.  

Jueves 30 de Enero de 2014

Las banderas izadas a media asta, por decreto oficial del gobernador Antonio Bonfatti que rige hasta hoy, testimonian el duelo que abatió a la sociedad santafesina por la muerte de uno de sus gobernadores de la democracia: Jorge Alberto Obeid fue inhumado ayer a las 11 en un cementerio privado del norte de la ciudad de Santa Fe.

Aunque no se explicó si fue una última voluntad expresa o una interpretación de lo que le hubiera gustado, al diputado nacional no lo velaron en la Casa Gris, en la Legislatura o en el Palacio Municipal capitalino, sino en una casa funeraria. En una suerte de póstumo homenaje a su estilo llano, la familia rechazó los ofrecimientos de la Gobernación y la Intendencia. En cambio, dispuso que el cortejo fúnebre pasase por adelante del Club Atlético Unión, donde muchos santafesinos se sumaron a aplaudir el paso de sus restos.

En la capilla ardiente, no menos de un centenar de gigantescas coronas de flores —entre ellas la de la presidente de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner— y un incesante desfile de personalidades políticas de la provincia y el país dieron cuenta de las dignidades públicas que supiera ostentar el muerto a lo largo de sus 66 años: además de concejal de la ciudad de Santa Fe y diputado provincial (sin haber llegado a asumir), fue dos veces diputado nacional y también gobernador en dos ocasiones.

Además, ocupó cargos de conducción en el Partido Justicialista al que se afilió en 1972. Fue congresal nacional e integró el consejo ejecutivo nacional, además de haber presidido el PJ provincial en más de una oportunidad. Hizo de su identidad peronista y de la militancia política rasgos inescindibles de su personalidad, que ayer fueron puestos de manifiesto por muchos de quienes acompañaron a su esposa, Elba Kemer y a sus cinco hijos.

Obeid murió poco antes de las 16 de lunes en el Sanatorio San Jerónimo donde estaba internado desde el viernes anterior en que un ACV, lo dejó en coma, en el marco de un deterioro general de su salud a causa del cáncer de vejiga que padeció durante años.

Cerca de las 20, cuando se habilitó el velatorio, una multitud de personas comenzó a peregrinar por el lugar sin solución de continuidad hasta la hora en el que cortejo partió al cementerio. Hombres y mujeres llorando sin consuelo fue una imagen constante.

Entre los primeros en llegar estuvo el gobernador de Santa, Juan Manuel Urtubey: "Fue un enorme político. Lo fue en el llano y en el ejercicio del poder. Un militante inclaudicable. Un luchador por los más desprotegidos, un hombre que amaba a su pueblo, a su provincia y a su país. Y lo hacía a su manera, de frente y diciendo lo que pensaba. Siempre" y el mandatario entrerriano, Jorge Busti, quien afirmó que "antes que nada fue un buen tipo".

Además del gobernador Antonio Bonfatti, estuvieron el arzobispo José María Arancedo, José María Díaz Bancalari, Juliana Di Tullio, Agustín Rossi, Mario Barletta, Alicia Cicciliani, Hermes Binner, Silvina Frana, Juan Carlosd Zabalza, Julio Schneider, María Eugenia Bielsa, Miguel del Sel,Héctor Cavallero, Carola Nin, José Luis Freyre, Juan Carlos Venesia, Daniel Germano, Horacio Rosatti, Jorge Molina, Jorge Hoffman, Omar Perotti, Oscar Lamberto, Angel Baltuzzi, Carlos Bermúdez, Gerardo Rico, Luis Rubeo, Darío Mascioli, Rubén Giustiniani, Avelino Lago, Mario Lacava, Ruben Mehaoud, Juan Carlos Sorbellini, Mario Pilo, Juan Carlos Mercier, Walter Agosto, Horacio Alessandría, Liliana Meotto, Nicolas Piazza, Ricardo Olivera, Luciano Leiva, Raúl Lamberto, Rubén Galassi, Liliana Loyola, Norberto Nicotra, Ingmar Lepenies, Eduardo Toniolli, Miguel LIfschitz, entre otros muchos.

Sobre el filo de las 11, cerraron el féretro y la atribulada multitud comenzó a cantar la marcha peronista. Un rato más tarde cuando pasaba por el estadio 15 de abril, corearon la marcha tatengue. Obeid fue un dirigente popular.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS