Edición Impresa

En tres meses, detectaron 75 bares que funcionaban como boliches

Tergiversaron el rubro por el cual habían sido habilitados, al igual que Esperanto. A todos ellos se los sancionó económicamente. Y unos pocos fueron clausurados.

Sábado 20 de Octubre de 2012

En los últimos tres meses, la Municipalidad detectó 75 bares con amenización musical que funcionaban como boliches. Técnicamente incurrieron en la falta tipificada como tergiversación de rubro, la misma que se le imputó a Esperanto y que le costó la clausura, concretada ayer por 40 días (ver aparte). Por la misma infracción, otros dos locales emblemáticos de la noche rosarina tuvieron que cerrar sus puertas ayer. A todos se los sancionó con multa económica y algunos fueron clausurados provisoriamente por reincidir en la infracción.

"No es una falta menor, se trata de una infracción grave porque estos locales no tienen salidas de emergencia ni el lugar suficiente para bailar", explicó el director de Inspección, Gregorio Ramírez.

De acuerdo a los datos de la repartición de la Municipalidad, en los últimos 90 días se detectaron 75 bares que, habilitados como tales, funcionaban en realidad como boliches. Según la normativa vigente, a los infractores se les aplica una sanción económica cercana a los mil pesos y, de persistir en la infracción, pueden ser clausurados por la Justicia de Faltas.

Eso ocurrió ayer en tres locales habilitados como bares con amenización musical: Esperanto, Luna (Tucumán y Belgrano) y Kalil (Italia entre San Luis y San Juan), donde se superó el nivel permitido de ruido, además de faltar mesas y sillas que fueron levantadas para bailar.

El listado de locales sancionados en el último trimestre por tergiversar el rubro por el cual fueron habilitados incluye espacios emblemáticos de la noche rosarina como Berlín (pasaje Zabala y Mitre) Queens (Italia y Rioja) y Galiffi (Jujuy al 1600), entre otros.

Ramírez contó que las inspecciones se realizan de manera rutinaria en todo el circuito nocturno. A su vez, el municipio se nutre de las denuncias formales presentadas por los vecinos por ruidos molestos y otras contravenciones.

"Por momentos hay que hacer una especie de tarea de inteligencia porque en muchos locales tienen aceitada la reacción con los clientes cuando ven llegar a los inspectores: tocan un timbre, se vuelven a colocar las mesas y sillas; todo regresa a la normalidad y no hay forma de labrar el acta", confió un agente municipal.

El titular de Inspección remarcó que tergiversar el rubro implica poner en riesgo a decenas de clientes. "El nivel de exigencia para habilitar un boliche respecto a un bar con amenización musical es totalmente diferente. Estos locales no tienen salida de emergencia ni capacidad para sumar tanta gente bailando, de producirse un incidente la situación puede complicarse", advirtió.

En ese marco, tanto Ramírez como el subsecretario de Prevención y Seguridad Ciudadana, Luis Baita, abogaron por una reforma de la ordenanza que regula la noche rosarina. "Es una norma anacrónica, que no se ajusta a las nuevas modalidades de diversión" señalaron.

La propia intendenta Mónica Fein admitió que será una de las iniciativas clave a remitir al Concejo, pero la proyectó para comienzos de 2013.

En paralelo, en los últimos cuatro meses se realizaron 1.050 inspecciones dentro del rubro de comercios nocturnoss, entre los que se encuentran bares, bares con amenización musical, confiterías bailables y minimarkets.

De este total, 200 se hallan ubicados en el radio del micro y macro centro. Y a su vez, en 30 de ellos se labraron actas por venta de alcohol a menores y a mayores fuera del horario reglamentario, después de las 23.

Ayer cuatro de estos minimarkets fueron clausurados por esta causa. El municipio informó que los locales funcionan en Laprida al 900, Callao al 300, Salta al 2800 y Juan Manuel de Rosas a la altura del 800.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario