Edición Impresa

En Rosario hay alrededor de 100 edificios donde cortaron el gas

Los cortes del suministro de gas en los edificios de Rosario fueron en aumento desde la explosión de Salta 2141, que hoy cumple un mes y seis días. La empresa concesionaria del servicio dio...

Jueves 12 de Septiembre de 2013

Los cortes del suministro de gas en los edificios de Rosario fueron en aumento desde la explosión de Salta 2141, que hoy cumple un mes y seis días. La empresa concesionaria del servicio dio a conocer a La Capital que ya son alrededor de 100 las torres donde se decidió interrumpir el abastecimiento a raíz de escapes o fugas y tras el llamado de los vecinos que, ante la menor presunción de un problema, no dudan en avisar a la compañía.

La confirmación llegó de parte del gerente de Relaciones Institucionales de Litoral Gas, José María González, quien estimó que "pueden confluir varios factores, pero en general las interrupciones se dan por desperfectos internos que suelen ser comunes y requieren de la prevención". De este modo, contó por qué hay cientos de viviendas en departamentos que por estos días no cuentan con un suministro que es clave.

Si bien la mayoría de los habitantes de los consorcios denunciaron pérdidas en instalaciones internas, no son pocos los que resolvieron el recambio de reguladores, que escasean en la ciudad al compás de la multiplicación de las consultas a gasistas matriculados.

"Insisto en que el corte es preventivo. Se suelen presentar casos relacionados con la presencia de olor a gas, algo que siempre ha pasado y que tiene relación con fallas puntuales", marcó el directivo de la firma. "No es nada del otro mundo: los vecinos nos llaman y nosotros enviamos a los operarios para constatar la denuncia", dijo a renglón seguido.

Este diario preguntó por qué antes no se daba tanta cantidad de edificios con problemas similares y ahora, tras la tragedia del 6 de agosto, sí. "Es posible que la gente haya tomado más conciencia de que puede generarse un inconveniente grave. Y también es cierto que los rosarinos están obviamente más susceptibles".

El referente asumió además que los clientes de la empresa se muestran preocupados por el tema: "Es posible que en determinados edificios pudieran suponer que tenían alguna pérdida, pero antes tardaban en hacer el reclamo y convivían con ella. Ahora, todos llaman de inmediato; la gente no quiere correr riesgos. Se trata de una cuestión de mayor sensibilidad".

El representante de Litoral Gas aclaró también que, en el 90 por ciento de los casos, los cortes obedecen a estas situaciones y un 10 por ciento son por razones de seguridad relacionadas con otras cuestiones. "Por ejemplo, el martes, cuando se incendió un sector de la parrilla El Viejo Balcón (Wheelwright e Italia), se produjo una interrupción en la zona que afectó a ciertos inmuebles para que los bomberos pudieran trabajar sin perjuicios", añadió.

De todos modos, ante los llamados de los rosarinos, el procedimiento es el siguiente: "Vamos al lugar y verificamos si hay alguna pérdida en el gabinete exterior. Una vez producido eso, cortamos el suministro", indicó González antes de aclarar que si la fuga está en la calle, la empresa puede llegar a trabajar sin suspender el gas y lo hace con su propio personal. En el caso de los edificios, puertas adentro, las tareas deben realizarlas los gasistas matriculados. "Pero nosotros no trabajamos allí; nuestro poder de policía dentro de las construcciones es sólo para las habilitaciones".

—¿Cómo calificaría a las instalaciones en los edificios rosarinos?

—Si fueron habilitadas, es porque seguramente están bien realizadas. De lo contrario, no se otorga el okey correspondiente.

Para González, hay algunas instalaciones de muchos años que pueden tener problemas y necesitan modificaciones. "Por eso, siempre recomendamos verificarlas", puso de manifiesto.

Ante la gran cantidad de edificios que hoy no cuentan con el servicio y las cientos de familias afectadas por la falta de un elemento importante más aún en el invierno, las demoras en las reparaciones parecen ser eternas. Según el gerente de Relaciones Institucionales de Litoral Gas, "es factible que el olor a gas provenga de pérdidas ocasionadas por desperfectos que obliguen a reemplazar toda una cañería. El gasista, ante esa circunstancia, deberá trabajar varias semanas". Ocurre que es diferente que las tareas sean realizadas por una sola persona, que cobrará con seguridad más barato que si los trabajos son llevados a cabo por una empresa especialista. La diferencia allí, estará en el mayor precio.

 

Valores. También, en muchas oportunidades las demoras son generadas porque en los consorcios los vecinos no se ponen de acuerdo rápidamente. Es que los valores no son un tema menor. Un gasista matriculado no cobrará más de dos mil pesos si debe reparar un tramo de tubería accesible. Si, en cambio, hay que romper paredes, hacer largas revisiones y colocar un gran estructura nueva, el arreglo podría costar, como mínimo, 10 mil.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS