Edición Impresa

En Rosario hay 110 asentamientos irregulares donde viven más de 35 mil familias

La ONG Techo realizó un mapa interactivo de los loteos irregulares. Nueve de cada diez barrios están enganchados a la luz y al 75 por ciento no llegan las redes de agua potable.

Lunes 18 de Noviembre de 2013

En Rosario hay 110 asentamientos irregulares donde viven 35.610 familias, la mayoría sin acceso a los servicios básicos. El 94 por ciento de los loteos está enganchado a la energía eléctrica, en el 74 por ciento se eliminan excretas a través de pozos ciegos sin cámara séptica y en el 75,3 por ciento están conectados en forma irregular a la red pública de agua. A su vez, el 98 por ciento utiliza garrafas para cocinar y más de la mitad no cuenta con alguna calle asfaltada.

La Organización No Gubernamental (ONG) Techo realizó el relevamiento y lo plasmó en un mapa interactivo donde se pueden ver las distintas villas de Rosario, la cantidad de habitantes y de cuándo data el asentamiento. El trabajo se puede consultar en la web www.mapaasentamientos.com.ar. Y hoy se presentará en el Concejo Municipal.

El relevamiento también estudió la situación de las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Salta, Neuquén, Río Negro, Posadas y Capital Federal.

El estudio local abarca Villa Gobernador Gálvez, Granadero Baigorria, Pérez, Funes y Rosario. Sólo en la ciudad de Rosario hay 110 asentamientos irregulares con 35.610 familias, en cambio la suma de todas las localidades da un total de 147 villas con 46.050 familias en cada uno.

Derecho a la ciudad. "La provisión de los servicios públicos domiciliarios y de infraestructura urbana debe ser comprendida dentro de la noción de derecho a la ciudad", señala el estudio tomando el término de las Naciones Unidas.

Se enfatiza el derecho a la ciudad y no sólo a la vivienda, porque "ésta no soluciona el problema del hábitat ya que tiene que estar en una localización adecuada, con acceso a fuentes de trabajo, transportes y a los servicios, entre otras cosas", indica el trabajo. Los sectores populares no sólo no pueden acceder a una vivienda de calidad sino que también sufren de un acceso limitado a los bienes y servicios que ofrece la ciudad.

Por este motivo, se deduce que las 35 mil familias que viven en los asentamientos de Rosario no cuentan con el derecho a la ciudad ya que en la mayoría no existen los servicios básicos.

El estudio muestra que en el 94,1 de los asentamientos predominan las conexiones irregulares a la red pública de energía eléctrica, es decir que están enganchados al servicio formal. Para contar con el servicio, los vecinos realizan las conexiones domiciliarias desde la periferia hasta los hogares, lo cual provoca frecuentes incendios.

En materia de cloacas, en el 74,3 por ciento de los asentamientos la eliminación de excretas se realiza primordialmente por desagüe sólo a pozo ciego (es decir, excavación a tierra sin cámara séptica). En el 17,5 por ciento de los barrios se utiliza principalmente cámara séptica y sólo en seis barrios hay conexión a la red cloacal.

Sin agua. Según el relevamiento, el 75,3 por ciento de las villas cuentan con una conexión irregular a la red de agua. Y en 15 barrios la principal fuente de provisión del servicio es a través de camiones cisterna.

Peor es la situación en materia de gas. El 98 por ciento se utiliza el gas licuado en garrafa como fuente principal de energía para calefacción y cocina. Sólo 1,4 de los asentamientos tiene acceso a la red pública de gas.

Quieren cambiar. El 55,6 por ciento de los referentes barriales mencionó que los vecinos de estas zonas se organizaron para gestionar un mejor acceso a los servicios. "El reclamo deja entrever la predisposición de los habitantes de los asentamientos informales a pagar por los mismos, lo cual rompe con parte del imaginario colectivo que presupone que los vecinos de los barrios prefieren permanecer en la informalidad para no abonar el servicio", dice textualmente el informe.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS