Edición Impresa

En pleno conflicto con España, Londres manda una flota a Gibraltar

Mientras arrecia la crisis entre Gran Bretaña y España por Gibraltar, Londres anunció el envío de cinco naves de guerra a su colonia, incluido un portaaviones. Las naves sólo pasarán por...

Viernes 09 de Agosto de 2013

Mientras arrecia la crisis entre Gran Bretaña y España por Gibraltar, Londres anunció el envío de cinco naves de guerra a su colonia, incluido un portaaviones. Las naves sólo pasarán por Gibraltar de camino hacia unas maniobras en el Mediterráneo, y ya tienen el permiso de las autoridades españolas. De todas formas, las autoridades locales habían pedido a Londres el envío de naves de guerra.

España ha endurecido los trámites de paso entre el Peñón y suelo español, causando largas y agotadoras filas de espera que ayer volvieron a repetirse. La medida es una evidente represalia contra la construcción de un arrecife artificial de parte de la colonia. Esta obra busca impedir que los pescadores españoles trabajen en las aguas frente al Peñón. España aduce que esas aguas son españolas, dado que sólo reconoce la soberanía británica sobre los 7 km2 de territorio que posee Gibraltar. Las tensiones entre los pescadores españoles y la guardia costera gibraltareña se prolongan desde hace años. En el Peñón viven 30.000 habitantes que gozan de un amplio régimen de autonomía bajo la Corona británica y no tienen deseos de pasar bajo soberanía española. Pero sus intercambios comerciales y humanos con España son muy intensos. Desde que Madrid intensificó los controles, las colas de espera de los gibraltareños se alargaron y los tiempos de espera superaron recientemente las dos horas.

El hecho es que en medio de este cuadro complejo, que motivó el miércoles una conversación entre los jefes de gobierno de uno y otro país, el lunes partirá una imponente formación naval británica con destino al Peñón. El portaaviones Illustrious, dos fragatas y dos naves auxiliares echarán sus anclas en el puerto luego de pasar por Portugal. Las autoridades españoles ya conocían este periplo y no le dieron connotación especial. Las naves van camino al Mediterráneo, donde participarán de unas maniobras anuales con Francia, y luego pasarán por el Canal de Suez y seguirán viaje hacia el Golfo Pérsico.

Pedido polémico. Sin embargo, el diario conservador británico Daily Telegraph destacó que la visita naval "fue anunciada dos días después de que el primer ministro de Gibraltar demandó el envío de naves de guerra para frenar las incursiones de España en las aguas territoriales de la Roca", apodo que dan los británicos al Peñón. Fabián Picardo, jefe del gobierno local de la colonia, declaró que "el territorio se mostraría encantado de dar la bienvenida a la Marina Real", según destacó el Telegraph. El diario, de línea nacionalista, agrega que "España ha advertido que está lista para imponer una tasa fronteriza, cerrar su espacio aéreo a aviones que usen el aeropuerto del territorio (de Gibraltar) e investigar los negocios de los gibraltareños con intereses en España".

De parte española, el diario El País señaló que "las maniobras, llamadas Cougar 13, son las terceras de este tipo que realiza la marina británica, que empezaron en 2011 y se realizan cada año. El Cougar 12 vio fondear a esta fuerza de choque durante tres días en Gibraltar en octubre del año pasado", en unas actividades que incluyeron a la flota de Francia. Además, la flota británica también hará uso de un puerto español, Rota, en Cádiz, para lo cual ya ha pedido permiso y Madrid se lo ha concedido. El primer ministro británico, David Cameron, y su par español, Mariano Rajoy, se hablaron por teléfono este miércoles para intentar calmar la tensión creciente en Gibraltar. Cameron puso al tanto a Rajoy de la próxima visita de los barcos durante el diálogo. También desde la colonia intentaron suavizar el impacto de la visita naval. "Se trata de una visita de rutina que se produce cada año y estaba prevista desde hace tiempo", dijo la portavoz de Defensa de Gibraltar, Julia Wilde.

En términos técnicos estrictos, el Illustrious no es un portaaviones: si bien parece serlo a simple vista, está catalogado como portahelicópteros o "nave de asalto anfibio" y no lleva aviones a bordo. Sí carga con un regimiento de marines y una importante dotación de helicópteros para desembarcarlos. Gran Bretaña no posee portaaviones desde que en mayo envió a desguace al Ark Royal, un buque relativamente moderno. Los sucesivos ajustes de presupuesto han forzado a la otrora poderosa Royal Navy a deshacerse de muchos de sus buques más potentes.

A propósito del conflicto por Malvinas con Argentina, que ha reverdecido en estos últimos años, almirantes retirados criticaron duramente a los sucesivos gobiernos británicos por dejar a la marina sin siquiera un portaaviones operativo. El Illustrious, sin embargo, podría ser dotado fácilmente de aviones de tipo Harrier de despegue y aterrizaje vertical en caso de emergencia. Posee la estructura de proa llamada "sky jump" que permite poner en el aire a los Harrier. El problema es que Gran Bretaña dio de baja a sus últimos Harrier, tanto de la aviación naval como de la fuerza aérea, en 2011, también por razones de presupuesto.

Advertencia. España se quejó ayer a Londres porque detectó que un eurodiputado británico y policías de Gibraltar filman a los guardias españoles que hacen los controles. El secretario de Relaciones con las Cortes (Parlamento), José Luis Ayllón, remarcó que existe "voluntad de diálogo", pero a la vez destacó: "Nunca relajamos nuestra capacidad y responsabilidad de defender la seguridad y los intereses de los españoles". En tanto, se volvieron a producir ayer largas filas y esperas de hasta dos horas en los accesos desde el Peñón a Cádiz.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS