Edición Impresa

"En nuestro universo no hay prejuicios y vale todo, Spinetta y Pablito Lescano"

Javier Zuker, DJ y líder del grupo con nombre de prenda gaucha que completan Fabián Picciano y Leandro Lopatín, celebró la trayectoria de esa canción después de permanecer escondida en “Ponchototal”.

Domingo 15 de Enero de 2012

Poncho, la banda, y “Please me”, su hijo pródigo, son dos de las palabras más buscadas en internet, con un video musical que ya tuvo más de 1,5 millones de visitas. Con el envión de su inclusión en un comercial para la televisión protagonizado por Ricardo Darín, hoy el tema, electrónico y bien pop, es el éxito del verano. Javier Zuker, líder del grupo con nombre de prenda gaucha que completan Fabián Picciano y Leandro Lopatín, celebró la trayectoria de esa canción después de permanecer escondida en “Ponchototal”, un disco de 2009 en el cual participaron Luis Alberto Spinetta y Banda de Turistas y que hoy hace bailar al país.

  —¿A qué atribuís la difusión que tuvo Poncho y “Please me” en particular?

  —Más allá del trabajo que le pusimos durante todo el año al disco “Ponchototal”, salió el comercial y eso hizo que también el tema tome otra dimensión. Aunque “Please me” es un tema de un disco de hace dos años. Hay cosas que son impredecibles. A la gente le gustó ahora pero la canción sonó todo el año de fondo cuando hablaba Tinelli, y sin embargo en ese momento no le prestó atención. Se dio todo. Estuvo Darín, una buena música... No lo puedo explicar porque esas cosas no tienen explicación.

  —Aunque ustedes tres tienen una historia musical detrás, ¿un éxito de verano es pasajero?

  —Nuestro disco es una obra a la que queremos y está buenísima. Va más allá del tema del verano. En el disco cantan desde Spinetta, Chivas, Banda de Turistas, tienen sampleos, se trabajó mucho. Igual está buenísimo que la gente lo descubra. Hoy que la venta de discos es casi nula y la gente baja cosas de internet y hay sobreinformación, está bueno que aunque sea te conozcan por una canción. Hay que llegar también a eso. Nosotros tuvimos otros temas en otra publicidad, una canción que se llama “Kansas” (para una conocida marca de cerveza) hace dos años y no sucedió lo mismo. Y “Please me” fue cortina del programa de Maju Lozano, estuvo en la Metro. Para mí es un placer que el tema sea conocido. Aparte si lo quieren nombrar como el tema del verano, está buenísimo y estoy orgulloso de haberlo hecho. Para mi es un temazo.

  —¿Un éxito así condiciona el trabajo futuro?

  —No, nosotros seguimos trabajando. Es más. Nos agarró justo en el armado del disco nuevo. No es que decimos vamos a hacer el tema así o asá. Ahora habrá otros temas. Serán buenos como este o no. Nosotros seguimos haciendo música.

  —¿Cómo se da la fusión entre los estilos de los otros integrantes?

  —Todos tocamos todo. No es que soy DJ. Toco teclados, trabajé con Ceratti, Divididos, Illya Kuryaki, tengo un bagaje bastante rockero también. Tengo mi carrera de DJ y obviamente que me encanta, y hago radio y un montón de cosas más, pero en la banda cada uno hace de todo. Por ahí Fabián es el que más está con las máquinas y operando los programas, pero el resto cambiamos bastante los roles. No nos manejamos como una banda común. No tenemos un cantante y baterista. Somos tres haciendo las canciones en un cuarto, con una compu y equipos. Es muy casero como se va armando todo.

  —Decías que tenés un costado rockero. ¿Cómo se lleva eso con los prejuicios que puede haber con el dance o la electrónica?

  —No tengo esos prejuicios. Nunca los tuve. Para mí es una línea que nunca existió. Realmente no tengo ningún prejuicio con nada. (Al componer) puede llegar a participar Spinetta, o Justin Robertson, Chivas o Pablito Lescano (de Damas Gratis). En nuestro universo vale todo.

  —Del rock a la cumbia...

  —Sí, por supuesto. Para mí si. No tengo ningún problema. Me parece que todo es música, si te gusta y está bueno, vale todo. Yo hasta trabajé con Jaime Torres.

  —Pero esa conexión con el rock les acerca un público que quizás de otra manera no se acercaría...

  —Creo que el prejuicio viene más de una generación porque los chicos de ahora no tienen prejuicios para escuchar música. Les da lo mismo Wachiturros, Katy Perry, Calamaro, Poncho y Damas Gratis. Escuchan todo. Me parece que así es como tiene que ser la música. Me parece que el prejuicio viene de los 70, cuando el rock por ahí no tenía una actitud definida y quería como plantar una bandera, pero me parece que la música hay que disfrutarla. Es música. No hay que ponerle límites a las cosas. Las nuevas generaciones no tienen problemas en disfrutar de todo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario