Edición Impresa

En Nochebuena se pueden llegar a ingerir hasta 10 mil calorías

En las fiestas crecen las consultas médicas por intoxicaciones, gastroenteritis, deshidratación y quemaduras. Las fiestas suelen asociarse a patrones de exceso y es mejor prevenir.

Miércoles 24 de Diciembre de 2014

Intoxicaciones, gastroenteritis, deshidratación, quemaduras y obstrucción de vías aéreas (ver aparte) son las causas más frecuentes en las consultas de urgencia durante los festejos de Navidad y Año Nuevo. Para graficar cómo las fiestas suelen asociarse a patrones de exceso, el responsable del área de Coordinación Médica de Emerger, Mariano Soria, dio un dato elocuente: durante estas fechas "se pueden ingerir alrededor de 10 mil calorías en un solo día, las correspondientes al consumo normal de casi una semana". Los otros riesgos, y por ende los consejos para aventarlos, son de manual: no conducir si se bebió, no excederse con el alcohol y evitar el uso de pirotecnia.

Soria recordó que las celebraciones constituyen un momento de encuentro, reunión y balances, "pero no hay que descuidar algunas cuestiones importantes en relación a la salud".

Las precauciones son para todos, más allá del sexo y la edad, aunque desde Emerger señalaron que quienes padecen enfermedades crónicas, como diabetes, obesidad o hipertensión, deben añadir algunos cuidados especiales de modo de evitar desarreglos alimenticios con consecuencias.

"La excesiva ingesta de calorías en alimentos y bebidas generan mayores descompensaciones en estos pacientes", explicó Soria, una realidad que a esta altura del año se traduce en un "número superior de internaciones de personas con enfermedades crónicas".

"La recomendación para evitar el aumento de las complicaciones en la salud tiene que ver con tratar de respetar lo que uno come habitualmente: todo lo extra, en demasiadas cantidades, puede ser peligroso", indicó, por lo que exhortó a realizar "opciones saludables y, si no las hay, comer porciones chicas y no repetir el plato".

Desde el Instituto del Alimento de la Municipalidad también aconsejaron "no excederse en la cantidad", ya que "la clave está en la moderación"; no abusar de las carnes grasas, embutidos y fiambres: preferir aves y pescados, lomito o jamón cocido magro; incluir vegetales y frutas en el menú, y si se comen sándwiches cuidar que provengan de establecimientos habilitados y que estén refrigerados.

En cuanto a la bebida, la consigna fue "moderación" con el alcohol. Es clave colocar otro vaso o copa para agua o gaseosa, y por supuesto no conducir si se tomó.

 

Higiene y frío. Los cuidados con los alimentos incluyen los procesos de elaboración y traslado.

De hecho, recordaron en Emerger, "la incorrecta manipulación puede generar la proliferación de bacterias peligrosas para la salud", cuyos síntomas más usuales son las diarreas, vómitos o dolores semejantes a los de una gripe".

La comida necesita conservar la cadena de frío, por lo que no hay que dejar productos cocidos a temperatura ambiente durante más de una o dos horas, no guardar sobras en la heladera por más de tres días, extremar la higiene al cocinar (limpiar las manos con agua y jabón por 20 segundos y lavar alimentos y utensilios) y evitar la contaminación cruzada (crudo-cocido).

El instituto de bromatología municipal también instó a "extremar los cuidados" en platos como arrollados de carne, pollos rellenos, pasteles, trozos grandes de carne y carne picada.

En cuanto a la pirotecnia, su mal uso puede provocar accidentes. Por eso, en caso de sufrir una quemadura, los médicos aconsejaron "lavar la zona quemada con agua limpia y fría, sin jabón", para que de ese modo disminuya el edema y calme el dolor.

Si quedó tela adherida a la herida no se la debe tratar de despegar y tampoco hay que poner "grasas, pomadas, aceites, polvos, cremas ni soluciones de ningún tipo".

En cambio, sí es conveniente cubrir el área quemada con apósitos estériles y secos o, en caso de no tenerlos, usar sábanas o toallas limpias y salir de urgencia hacia el centro asistencial más cercano.

En caso de que la ropa se prenda fuego, aconsejaron sofocarlo con una manta o haciendo rodar a la persona por el suelo. Nunca se debe caminar y menos correr.

Cómo hay que actuar ante un caso de asfixia

Durante las fiestas también se dan cuadros de asfixia por obstrucción de la vía aérea con comida. Por eso es clave "extremar las precauciones y aprender cómo salvar una vida", dijeron desde Emerger.

Si la persona que se atragantó puede toser y hablar, afirmó el médico de la firma, Mariano Soria, no hay que interferir con ese reflejo "porque es la mejor manera de expulsar un cuerpo extraño". En cambio, si no muestra expansión torácica, no se siente la respiración, la cara comienza a tener coloración azulada y se lleva las manos al cuello, el consejo es recurrir a la "maniobra de Heimlich", que permite que "el aire retenido en los pulmones se expulse rápidamente y logra que el objeto salga despedido por la boca". Estos son los pasos para hacerlo. Pararse detrás de la víctima, rodear su torso pasando las manos bajo las axilas y apoyar el puño del lado del pulgar contra el abdomen en la línea media ligeramente por arriba del ombligo. Sujetar el puño con la otra mano y ejercer hasta cinco compresiones con impulso rápido hacia adentro y arriba hasta que el cuerpo extraño sea expulsado o la persona pierda el conocimiento. Si ocurre, hacer maniobras de resucitación cardiopulmonar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario