Edición Impresa

"En ningún país serio se allana una empresa del presidente de la Nación"

Lo aseguró el senador kirchnerista Aníbal Fernández al criticar la medida que dispuso el juez Bonadío sobre un hotel propiedad de una compañía de la que Cristina es accionista.

Lunes 24 de Noviembre de 2014

El senador nacional del Frente para la Victoria Aníbal Fernández cuestionó ayer la decisión del juez federal Claudio Bonadío de allanar las oficinas de la empresa que administra un hotel propiedad de una compañía de la que Cristina Fernández de Kirchner es accionista. "En ningún país del mundo se allana una empresa del presidente de la Nación", definió.

El ex ministro también criticó a senadores de la oposición que firmaron un acuerdo en el cual se comprometen a rechazar tratar la designación del reemplazante de Eugenio Zaffaroni en la Corte Suprema, y los acusó de "armar una pantomima".

"No se hace en ningún país del mundo allanar una empresa del presidente de la Nación. Se pide el balance y la composición del directorio, y a los tres días lo tiene resuelto", explicó el legislador en declaraciones radiales.

El ex jefe de Gabinete del kirchnerismo calificó la orden de allanamiento de Bonadío de "falta de decoro superlativa", e insistió en que "en ningún país serio del mundo, si es una empresa del presidente, hacen este gesto".

El senador nacional calificó como "una estupidez" las supuestas irregularidades que pudieran surgir del expediente en el que se investigan los balances de la empresa Hotesur.

"Es una falta de decoro. ¿Cuál es la documentación o la complicación tan severa que hay?", se preguntó Fernández en referencia a las diligencias ordenadas por el juez Bonadío, quien a la vez acumula nueve acusaciones en su contra en el Consejo de la Magistratura (ver aparte).

Las sillas de la Corte. Aníbal Fernández también volvió a rechazar la negativa de sectores de la oposición a prestar acuerdo para la designación de un reemplazante en la Corte Suprema de Justicia de Eugenio Zaffaroni, quien dejará su cargo el 1º de enero próximo al alcanzar la edad de 75 años.

Fernández fustigó la postura por la cual algunos dirigentes como los senadores radicales Ernesto Sanz y Gerardo Morales sufrieron una denuncia judicial por presunta sedición.

"Se juntan 28 ó 30 senadores dando vergüenza al Congreso de la Nación y al pueblo, y firman un acuerdo donde dicen que no van a acompañar o impedir a priori que el gobierno ejerza lo que dice la Constitución, que es designar a los ministros de la Corte Suprema", dijo. "Basta con que se sienten en la banca y digan que no en ese momento, pero hacen esta pantomima", cuestionó.

También avaló la denuncia por supuesta sedición contra los legisladores opositores que presentó el abogado constitucionalista Eduardo Barcesat.

"Barcesat es un tipo serio. El planteo de la oposición es poco serio. Es insensato, risueño, pueril, en presencia de senadores que son serios pero buscan una ventaja politiquera pretendiendo poner al gobierno en una situación de ilegitimidad", afirmó en relación al compromiso asumido por los opositores.

El gobierno acusó a Bonadío de “extorsionar”

El secretario de Justicia de la Nación, Julián Alvarez, acusó al juez federal Claudio Bonadío de usar causas para “extorsionar y hacer política”, y señaló al magistrado como “militante” del Frente Renovador que impulsa la candidatura presidencial del diputado Sergio Massa.
  Alvarez consideró que el magistrado allanó la Inspección General de Justicia (IGJ) y las oficinas porteñas de Hotesur, la empresa que administra un hotel de la presidenta Cristina Fernández, porque “viene montándose un escudo frente los nueve expedientes de destitución que tiene en el Consejo de la Magistratura”.
  “Cuando hablamos de Bonadío, no hablamos de un paladín de la justicia, sino de alguien que utiliza las causas para extorsionar y hacer política. Sabiendo que su situación en el Consejo de la Magistratura es inexorable, querrá ser candidato a diputado el año que viene y estará buscando un vuelo mediático para saltar a la política. Si Bonadío hace esto con la investidura de la presidenta, ¿qué puede esperar cualquier hijo de vecino?”, advirtió.
  Recordó que “Bonadío es el caso más emblemático de los jueces de la servilleta que respondían directamente a (el ex ministro menemista Carlos) Corach”, y advirtió que “antes de ser juez fue subsecretario de Corach” durante el gobierno de Carlos Menem.
 


 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario