Edición Impresa

En las zonas más inseguras, habrá policías a bordo de los colectivos

Lo propondrá hoy el municipio a la UTA ante el reclamo de mayor protección de los choferes. Un nuevo paro dejó sin servicio a 100 mil pasajeros. El Ejecutivo lo vinculó a reclamos salariales.

Viernes 27 de Abril de 2012

Tras otro paro sorpresivo de un sector del transporte, y ante la amenaza de cortar el servicio nocturno por parte de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) por la inseguridad, el municipio ofrecerá hoy a los choferes subir policías a los colectivos durante la noche en las zonas más peligrosas de Rosario. Ayer, 100 mil pasajeros de nueve líneas de La Mixta se quedaron sin recorridos hasta la medianoche. Los colectiveros pararon al esgrimir cuestiones gremiales, pero para el Ejecutivo, detrás de ese reclamo había un trasfondo salarial.

La propuesta municipal terminará de pulirse hoy a la mañana. A las siete se reunirán en la delegación local de la Gobernación, el secretario de Seguridad Pública, Marcos Escajadillo, la cúpula de la Unidad Regional II de Policía, el secretario de Servicios Públicos, Pablo Seghezzo, y las autoridades de las empresas del transporte.

"Ante el reclamo de mayor seguridad de los choferes estamos terminando de elaborar una serie de estrategias para llevar tranquilidad al sector", confió Seghezzo al término de un primer encuentro con funcionarios provinciales. Al respecto, adelantó que habrá refuerzos de móviles policiales en los barrios más inseguros y también presencia de agentes en las unidades durante los tramos más peligrosos, donde solicitarán documentación a los pasajeros y custodiarán a trabajadores y usuarios.

Las zonas calientes ya identificadas por los propios colectiveros y los registros de la Municipalidad son: Santa Lucía, Las Flores, La Cerámica, Tablada, Nuevo Alberdi y los extremos de las calles Rivarola, Juan B. Justo y Rouillón.

"Tenemos claramente detectados los lugares más complicados, donde se vienen registrando inconvenientes, con algunos robos a bordo, agresión a las unidades, pasajeros y choferes", agregó el funcionario, quien aclaró que los ómnibus "seguirán circulando por todos los barrios y no dejarán de ingresar a las zonas más inseguras".

Otra huelga. La conflictividad en el transporte local sumó ayer un nuevo capítulo: a la madrugada, los choferes de las líneas 112, 115, 126, 127, 131, 132, 138, 139 y 140 dejaron de circular. Uno de los delegados de la empresa, César Banchero, explicó que la medida de fuerza se lanzó ya que la firma no respetaba los certificados médicos presentados por el personal y descontaba días de trabajo cuando el empleado se encontraba enfermo.

El director de La Mixta, Matías Galíndez, se mostró sorprendido por el paro y aclaró que se trataba de "tres casos puntuales". Luego resolvió dejar sin efecto las sanciones y la huelga se levantó en el último minuto de ayer.

Previamente, el Ejecutivo había salido a cruzar a la cúpula de la UTA. La propia intendenta Mónica Fein dijo que los motivos esgrimidos por el gremio eran "elementos secundarios" y conjeturó: "Estamos ante un conflicto que en realidad tiene que ver con un debate salarial". La jefa municipal planteó que el acuerdo nacional al que arribó la UTA, en torno al 18 por ciento, no conformó a los colectiveros rosarinos que van por unos puntos adicionales, suma que la Intendencia asegura no poder afrontar.

El titular de la UTA Rosario, Manuel Cornejo, negó tajantemente que el paro tenga vinculación con lo salarial, tras lo cual señaló: "Una de las cosas es que no se reconocen los partes de enfermo de los compañeros, y el otro de los temas es el de la inseguridad, están muy enojados los muchachos, hay que darles soluciones porque después una cosa trae a la otra, tampoco La Mixta reconoce los accidentes de trabajo y no se pueden dejar pasar de largo estas cosas", enumeró.

El líder gremial aclaró que la huelga no fue "intempestiva, porque los delegados lo vienen hablando con los empresarios hace rato. Las cien mil personas que se quedaron sin servicio les tienen que pedir explicaciones a la empresa que les da y les cobra el servicio, no a la UTA", dijo para después advertir que "en el corto plazo" deben solucionarse los problemas de inseguridad en el turno nocturno que, de lo contrario, correrá peligro.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario