Edición Impresa

"En la Argentina tenemos una mirada prejuiciosa con la canción romántica"

"Tengo una relación de romance total con Rosario, no en vano Rosario tiene nombre de mujer", dice Paz Martínez. Y no es difícil imaginar que si el popular cantante tucumano repite esta...

Viernes 02 de Marzo de 2012

"Tengo una relación de romance total con Rosario, no en vano Rosario tiene nombre de mujer", dice Paz Martínez. Y no es difícil imaginar que si el popular cantante tucumano repite esta frase hoy, a las 21, en City Center (bulevar Oroño y avenida Circunvalación), el coro femenino de "aaaaaaahhhhhh" no tardará en llegar. "El Paz", como lo llaman sus fans, viene para presentar su último trabajo "Historia. Grandes éxitos... Hoy. Volumen II", promete enamorar con una catarata de hits, y hasta se entusiasma con invitar a subir al escenario a una dama para compartir una canción y una copa de champagne. Lo que se dice, un romántico incurable.

-¿Los temas románticos superan el paso del tiempo?

-Sí, tiene que ver con que evidentemente han prendido en el corazón de la gente. Forman parte ya de la memoria popular muchos de mis clásicos.

-Es llamativa la variedad de artistas, por ejemplo, de Ricky Martin a Dyango, que te solicitan para que les compongas. ¿Te adaptás a ellos cuando te piden un tema?

-Normalmente, cuando me piden una canción, trato de meterme en la piel del artista, trato de pensar que soy ese artista, entonces algo del espíritu suyo va a quedar en la canción. Muchos dicen que porque les grabó una canción Paz Martínez ya es un éxito, y no creo que sea así.

-Aunque es evidente que un hit es un buen empujón para una carrera.

-Una buena canción suma. Había una frase de Quincy Jones que decía: "Dénme la canción". Porque si no tenés la canción no tenés nada. Bebu Silvetti siempre me decía "podés tener el mejor estudio, los mejores músicos, el presupuesto más alto y el artista más maravilloso, pero si no tenés la canción, no tenés nada".

-¿Lo más simple termina siendo lo fundamental, sea el género que sea?

-Y claro, mirá, yo siempre me sentí un jugador de toda la cancha. Una vez le escribí una canción a Mercedes Sosa (se refiere a "Agua, cielo, tierra, fuego"), lo que demuestra su grandeza y no fue fácil para mí. Porque era una mujer de calibre y emparentada con la problemática social y la cosa política. Escribir una canción de amor para Mercedes fue un desafío para mí. Y me dijo: "Tenés que seguir escribiendo, porque los artistas necesitamos de esas canciones".

-Y quedó para la posteridad porque justo fue en "Cantora", el último disco que grabó.

-Sí, y es un desafío grato escribir para otro artista, aunque, en realidad, es mucho más fácil escribir para otro que para mí.

-¿Por qué ?

-Esto es como un cuadro, por que desde afuera lo mirás mejor. Yo sé lo que tengo que escribir cuando se trata de otro, pero cuando se trata de mí, no es fácil.

-Tampoco debe ser fácil tener una predisposición al romanticismo todos los días.

-No, pero eso es el terreno donde yo me muevo, ahora bien, mi profesión es otra cosa. O sea, yo arriba del escenario hago canciones que tienen que ver con el amor, pero en el diario devenir con mi pareja tengo que afrontar otras cosas. De todas maneras, yo soy un tipo que tiene un costado muy fuerte de romanticismo.

-Convengamos que es algo raro en estos tiempos.

-Sí, sé que soy una especie de raza en extinción, hoy en día cambió todo, en lugar de que el hombre trate de conquistar a la chica viene la chica de "frente march" y le dice "vos me gustás".

-¿En tus canciones también contás que una mujer invita a salir a un hombre?

-No, yo no puedo mirar con la mirada de los demás, yo conservo mi mirada. Desde ya que se va adaptando a los tiempos.

-¿Hay escasez de cantantes románticos?

-Depende del país, nosotros tenemos una mirada con respecto a las canciones románticas llena de prejuicios. Pero no de la gente, no del público, algunos me preguntan qué mensaje social tiene una canción de amor, cosa que jamás se la preguntarían a Armando Manzanero. En la Argentina pasa que los chicos que empiezan a cantar se quieren parecer a Charly García, y el resto de Latinoamérica quiere ser Luis Miguel. La cosa pasa por otro lado.

-¿Y por dónde sería según tu criterio?

-Mirá, la otra vez iba en el auto y escuchaba una canción de uno de los grupos más grandes de rock and roll de la historia, Led Zeppelin, y la canción que más fuerte pegaron, a nivel mundial, "Escalera al cielo", es una balada. Entonces fijate que los grupos de rock and roll, cuando pegan, siempre lo hacen con una canción romántica (N de la R: en rigor, la canción compuesta por Jimmy Page y Robert Plant está lejos de ser una canción de amor).Yo me mantengo en el gusto de la gente porque le canto al amor, y hasta el último día de mi vida le voy a cantar al amor.

-Te molesta dar explicaciones de por qué hacés canciones de amor?

-A veces me han preguntado, con cierto grado de mal intención, cuál es el mensaje social de la canción de amor. Y yo canto lo que le pasa a las parejas, de esta manera no tengo ningún compromiso político. MI compromiso político pasa cuando voto y pago impuestos, pero yo arriba del escenario no hago política, respeto a los que la hacen, pero yo no la hago.

Boleros, pop, rock y blues

Paz Martínez no sólo está dispuesto a hacer sólo baladas de amor. Este año tiene previsto lanzar dos discos, uno de boleros y otro de canciones que invitan a la reflexión y musicalmente transitan desde el pop y el rock hasta el blues. En ambas producciones se trata de canciones inéditas y de su autoría. “El disco de boleros lo hago ahora que todos grabaron boleros y ya pasó la onda. Mi idea es hacerlo con gran orquesta”, dijo respecto a la primera de las dos sopresas. “En lo que respecta al otro trabajo, se va a lla mar “La otra cara de la luna”, tiene otro tipo de estética, es de cosas que me pasan a diario y no tienen que ver con el amor. Es, otro costado de mi faceta de compositor”, concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario