Edición Impresa

En juicio abreviado le dieron 16 años de prisión por asesinar a un anciano

El 4 de julio de 2014 a la 1.30 de la mañana dos jóvenes ingresaron a la casa de Antonio Rufino Méndez, un viudo de 87 años que vivía solo y se movía con bastón dentro de una vivienda de Pasaje 4 al 1700.

Miércoles 29 de Abril de 2015

Un joven de 23 años fue condenado ayer en un juicio abreviado a pasar 16 años en prisión tras reconocer la autoría del crimen de un anciano, a quien apuñaló y ahorcó con una sábana en julio de 2014 en su humilde vivienda de Villa Gobernador Gálvez. Con esa resolución judicial se da por cerrado el caso, ya que que un cómplice había sido condenado en marzo pasado a 6 años de prisión.

El 4 de julio de 2014 a la 1.30 de la mañana dos jóvenes ingresaron a la casa de Antonio Rufino Méndez, un viudo de 87 años que vivía solo y se movía con bastón dentro de una vivienda de Pasaje 4 al 1700, en el barrio Coronel Aguirre de Villa Gobernador Gálvez.

Aprovechando su condición de desvalido con escasa o casi nula resistencia, los jóvenes (vecinos del barrio) llegaron con la clara intención de apoderarse de unos pocos pesos y las desvencijadas pertenencias que acumulaba en la casa.

Pero el plan se frustró. Tras un llamado al 911 de los vecinos que advirtieron el revuelo, patrullas del Comando Radioeléctrico y de la seccional 26ª llegaron al lugar cuando los ladrones intentaban sacar por la ventana una vetusta heladera cargada con comestibles.

Mudanza. En la vereda de la casa había sillas, un ventilador y una garrafa de 10 kilos. “Estamos de mudanza, jefe”, le dijo uno de los delincuentes a la policía, que tras abrir la puerta de la casa se topó con el cuerpo de Méndez tirado entre la cocina y el dormitorio.

Según la pesquisa, los delincuentes sorprendieron al hombre mientras cenaba, y cuando intentó resistirse al atraco recibió un puntazo detrás de la oreja. Para rematarlo, el maleante le envolvió una sábana alrededor del cuello y lo ahorcó. Los delincuentes fueron detenidos en medio de una turba de vecinos que intentó lincharlos.

Más tarde serían identificados como Ezequiel Novo, de 25 años, y Jonathan Leonel León, de 23. La fiscalía, a cargo de Ademar Bianchini, les achacó el delito de homicidio calificado criminis causa por el uso de arma blanca y el concurso de 3 o más personas, y se ordenó para ambos la prisión preventiva sin plazos.

Tras varios meses de investigación, el 11 de marzo pasado el juez José Luis Suárez condenó a Novo a 6 años de prisión tras modificar el encuadre legal de la imputación como “robo seguido de muerte”.

Durante la pesquisa quedó claro que Ezequiel ingresó la casa con su cómplice con fines de robo portando un cuchillo, pero que luego de salir para acarrear algunos objetos y regresar, encontró a su compañero junto al cuerpo de la víctima.

Autor material. En base a declaraciones que ambos hicieron en su momento, se estableció que León fue el autor material del crimen. Con esos datos y una evaluación del contexto social de los imputados, con problemas de adicción a las drogas y desmembramiento familiar, el fiscal y la defensa de Nora Gaspire y Marianela Diponte, resolvieron el caso en un juicio abreviado.

En ese momento quedó pendiente de homologación el acuerdo por la condena a León, quien tras reconocer la autoría de asesinato avaló que su defensa y la fiscalía acuerden (también en un trámite abreviado) una condena de 16 años de prisión por robo seguido de muerte.

En una audiencia pública ayer se formalizó el acuerdo ante un Tribunal que presidió el juez Suárez y se integró con sus colegas Carlos Leiva y Héctor Núñez Cartelle.

“Se resuelve condenar a Jonathan Leonel León por el delito de robo seguido de muerte en calidad de autor y en grado consumado, a la pena de 16 años de prisión de cumplimiento efectivo. El vencimiento de la pena opera el 4 de julio de 2030”, leyó Suárez.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario