Edición Impresa

En juicio abreviado condenan a seis años de prisión a un reconocido narco

Juan Antonio Jure fue penado por la Justicia federal por tráfico, tenencia y comercio de drogas. Había sido apresado en 2009 en un megaoperativo en el que se hallaron 40 kilos de cocaína.

Domingo 22 de Abril de 2012

Juan Antonio El tarta Jure es, a los 54 años, un hombre bastante conocido en el submundo de la venta de drogas en la ciudad de Rosario. La samana que termina, en un juicio abreviado y con fallo dividido, fue condenado junto a otras cuatro personas por el Tribunal Oral Federal 1 por el mismo delito que lo hizo famoso. Tanto él como su hijo recibieron una pena de 6 años de prisión como coautores de tráfico de estupefacientes en la modalidad de preparación, tenencia de sustancias con fines de comercialización y comercio. También fue penada con 4 años de cárcel la esposa de Jure, y otra mujer, apuntada como amante de El tarta, recibió un castigo de 3 años de prisión condicional. Un quinto integrante del grupo fue penado con 5 años de condena.

Los cinco condenados habían sido apresados en julio de 2009 en un megaoperativo desarrollado por efectivos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) en cuatro domicilios de la zona noroeste de Rosario. Entonces fueron arrestadas siete personas y se secuestraron 40 kilos de cocaína lista para su comercialización, 3,200 kilos de marihuana, una cantidad no precisada de pasta base, productos para estirar o fraccionar la droga, unos 100 mil pesos en billetes nacionales y dólares y cuatro armas de fuego.

El tarta Jure ya había enfrentado en 2007 un juicio oral y público acusado de narcotráfico tras ser detenido en el barrio Industrial en mayo de 2005 con una ínfima cantidad de estupefacientes. Pero al finalizar las audiencias de aquel proceso el Tribunal lo absolvió en un polémico fallo por presuntas irregularidades en la investigación policial que lo había puesto tras las rejas. Esa sentencia fue finalmente revocada por la Cámara de Casación Penal en septiembre de 2009, dos meses después de que el protagonista principal de esta historia volviera tras las rejas por el mismo delito. Ese fallo del Tribunal nacional estuvo colmado de críticas a los jueces rosarinos y abrió la puerta a un nuevo proceso que aún no se realizó.

El juicio abreviado consiste en un acuerdo entre las partes (fiscalía y defensa) sobre la calificación legal del hecho juzgado y la pena a aplicarle a sus responsables, algo que debe contar con el consentimiento del imputado. Ese acuerdo es puesto a consideración de un tribunal en el fuero federal o de un juzgado de Sentencia en el provincial, quienes pueden convalidarlo o rechazarlo. En el ámbito federal la condena acordada tiene un tope de hasta 6 años, mientras que en la provincia ese tope no existe. En este caso, el abreviado fue convalidado por el Tribunal Oral Federal 1, integrado por los jueces Otmar Paulucci, Omar Digerónimo y Ricardo Vásquez, quien votó en disidencia. La fiscal del caso fue Mabel Colalongo.

Viejo conocido. El nombre de Jure no es nuevo en el marco de las investigaciones por narcotráfico ventiladas en la ciudad de Rosario. Por eso, cuando el 22 de julio de 2009 se conoció que la PSA había realizado un megaoperativo en la zona noroeste con detenidos y secuestro de droga, la caída de El tarta entre los apresados operó como un ingrediente adicional para la historia. Ese día efectivos de la PSA realizaron una serie de allanamientos ordenados por el juez Federal Carlos Vera Barros a partir de una investigación que se inició con un llamado anónimo a la División Inteligencia Zona Sur de la Dirección General de Prevención y Control de Adicciones de provincia, el 10 de diciembre de 2008. En el anónimo se alertaba sobre la actividad ilegal de El tarta.

La mayor cantidad de droga fue descubierta en dos viviendas: Esquiú al 6500 (barrio Ludueña) y Pilcomayo al 1800 (Hostal del Sol). En la primera fueron apresados dos hombres (uno de ellos Diego Jure, el hijo de El tarta) y una mujer además de hallarse la primera porción de estupefacientes. En la segunda casa cayeron Juan Antonio Jure y su esposa, María Esther Arce. Allí se encontraron unos 31 kilos de cocaína. En esas dos propiedades también aparecieron cuatro armas de fuego: tres pistolas automáticas y un revólver calibre 38. Además fueron allanados domicilios de Juan B. Justo al 7200, donde no se halló nada de interés para la causa; Nazca al 8100 (Fisherton noroeste), donde se hallaron más de 7 kilos de cocaína y fue detenida Débora Altamirano, apuntada como "amante de Jure" en el anónimo que dio inicio a la causa; en El Palmar al 1800; en pasaje Banco Nación al 600 (Ludueña), en el que fue detenido Daniel Alfredo Bulox y fueron incautados 3,5 kilos de marihuana y 1,300 kilo de cocaína; y en una vivienda de De La Salle al 6500. En total, fueron secuestraron 40 kilos de cocaína, tanto compactada como lista para la venta y fraccionada en forma de bochas. Además, se contabilizaron 3,500 kilos de marihuana y recipientes con éter, ácido sulfúrico y acetona, todos estos productos que se utilizan para procesar, estirar y fraccionar la pasta base de cocaína.

Las penas. En el último tramo del proceso, la familia Jure fue representada legalmente por el abogado Marcelo Martorano; Boux por la defensora oficial Matilde Bruera; y Altamirano por el defensor oficial Favio Procajlo. Los defensores debieron reunirse con la fiscal Mabel Colalongo para acordar los términos del juicio abreviado antes de presentarlo ante el Tribunal Oral Federal 1. Finalmente, por 2 votos a favor y 1 en contra, Juan Antonio El tarta Jure fue condenado a 6 años de prisión como coautor de los delitos de tráfico de estupefacientes en la modalidad de preparación, tenencia de esas sustancias con fines de comercialización y comercio de las mismas. Además, el tribunal lo declaró reincidente y recordó que el Tribunal Federal 1 lo había condenado a la misma pena y por la misma acusación el 4 de diciembre de 1998.

La misma sentencia recibió, al ser considerado coautor de los mismos delitos, Diego Jure, quien hoy tiene 30 años. El tribunal también lo declaró reincidente y recordó que tiene en su haber una condena unificada de 6 años por robo, robo calificado y tentativa de robo que venció el 14 de junio de 2008. María Esther Arce, de 50 años, fue sentenciada a 4 años, también como coautora de los delitos antes mencionados. Daniel Alfredo Bulox, de 47 años, fue condenado a 5 años en carácter de coautor. En tanto Débora Altamirano, de 31 años, fue sentenciada a 3 años de ejecución condicional como participe secundaria.

En este último punto se enfocó el juez federal Vásquez para fundamentar su rechazo al acuerdo de partes. Según la posición del magistrado en el fallo, Altamirano se vio beneficiada en que no se valoró "la circunstancia agravante de la pluralidad de personas para todos los acusados". Por eso la mujer pasó de estar acusada como coautora a participe secundaria.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario