Edición Impresa

En honor al punto ganado

El 1 a 1 frente a Defensa y Justicia le terminó haciendo un guiño a Central, que no hizo muchos méritos para una victoria

Lunes 13 de Mayo de 2013

“Si no lo podés ganar, no lo tenés que perder”. La frase de Russo en la cancha de Ferro le cae como anillo al dedo también a lo que fueron los 90 minutos de ayer en el Gigante. La expectativa por ganar era tan grande que muchos obviaron que Defensa y Justicia es un equipo que perdió un solo partido de los últimos 19. Claro, todos pretendían quedar a un punto del ascenso, pero en el medio hubo un encuentro que le resultó demasiado chivo al Canalla. Es más, cuando Loustau pitó el final Russo dio mediavuelta, aplaudió dos veces y enfiló rumbo a los vestuarios. Toda una imagen.

   Amén de la resistencia del Halcón, este Central no parece ser el mismo que el tiempo atrás. Igual está el enorme mérito de que no pierde y eso es, por la instancia en la que se encuentra el torneo, un argumento para golpearse el pecho.

   Las ganas quedaron expuestas desde el primer minuto, con un par de arremetidas por Encina por la banda derecha, pero Defensa nunca se apichonó. Y no sólo eso, sino que presionó constantemente sobre la salida de un canalla que encontró como único recurso el pelotazo largo, siempre presa fácil para los lungos del fondo. Por eso fueron sólo ráfagas, pero sólo de intenciones y no de buen juego. Así y todo Central encontró en los pies de Méndez el camino al gol. Fue tras un despeje a medias de Pellegrino.

   Era otro partido el que debía hacer el Canalla. Más que nunca el de la pelota al pie, la circulación, la calma. Lo cumplió a medias. No sólo porque no generó ninguna chance más, sino que en una mala salida desde el fondo le dio a Tellechea la posibilidad de ajusticiar a Caranta.

   La jugada que pudo haber cambiado el trámite fue el mano a mano que malogró Toledo al minuto del complemento y en el que Loustau obvió un clarísimo penal sobre el delantero. Fue prácticamente lo único que generó el equipo de Russo en ese segundo tiempo en el que, otra vez, le puso mucho más corazón que fútbol.

   Casi todo lo que aconteció después fue lo que potencia el punto. Porque desde los pies de movedizo Milla, Defensa se las ingenió para poner en aprietos al Canalla. Lo tuvo el propio Milla a los 62’ (su remate lamió el palo izquierdo) y un minuto más tarde, luego de una yerro de Valentini. Ahí apareció Caranta para mandar la pelota al córner. Ni más ni menos que lo que hizo allá por los 80’ cuando Sánchez apareció en soledad por derecha. Y hubo un par más que se fueron demasiado cerca.

   ¿Central? Sufrió el partido más de lo que lo jugó, como le viene pasando en los últimos tiempos. Si la balanza debía inclinarse para algún lado, el Halcón tenía sus méritos. Por eso el punto no terminó siendo malo para el Canalla, que hizo menos de lo que pretendía en esto de acelerar los tiempos para lograr el ascenso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS