Edición Impresa

En el Mundial de básquet, Argentina arrancó derecho

Superó cómodamente a Puerto Rico por 98 a 75 en su presentación en el grupo B que se juega en Sevilla.

Domingo 31 de Agosto de 2014

El seleccionado argentino de básquet diseñó un arranque fantástico y vapuleó por 98 a 75 a su similar de Puerto Rico, en partido de la fecha inaugural del Mundial de España 2014.

El equipo de Julio Lamas edificó una labor convincente, casi sin fallas, y reverdeció aquellos viejos laureles que hicieron tan merecido el mote de Generación Dorada.

Luis Scola aportó 20 tantos y 9 rebotes; Andrés Nocioni descolló con 18 unidades y 11 recobres bajo los cestos, mientras que Selem Safar resultó figura con 18 puntos (4-8 en triples), ingresando como suplente.

El arranque argentino entusiasmó. Chapu Nocioni se convirtió en león bajo ambos tableros (5 rebotes), agregándole eficacia a sus lanzamientos (10 puntos; 4-6 en tiros de cancha).

Herrmann demostró su gravitación en territorio ajeno (7 puntos, 4 rebotes), mientras que Scola fue importante arrastrando marcas.

Un doble de Nocioni, tras asistencia de Campazzo, permitió un 21-10 que luego se estiró a 13 (23-10), cuando Herrmann conectó un rebote ofensivo y apareció en soledad.

El técnico de Puerto Rico mandó a la cancha a Barea para que el incendio no fuera devastador. Y el crack de Minnesota aportó lo suyo (5 puntos), bien secundado por el interno Balkman (4).

Barea asumió el control y encendió las alarmas con dos apariciones consecutivas (29-23). Argentina empezó a padecer al armador y tanto Pablo Prigioni como Campazzo tuvieron problemas con las infracciones. Entonces apareció en escena Selem Safar, quien cobró un protagonismo inusitado.

El futuro jugador de Obras pareció recordar lo hecho en el Premundial de Caracas y se vistió con traje de héroe: 12 puntos (2-4 triples) y 3 rebotes.

Entonces, Argentina, respaldado por el aliento ensordecedor de los casi 3 mil compatriotas en las tribunas, tomó ventaja de 7 (45-38) para el cierre del primer tiempo.

En el tercer capítulo, Lamas mantuvo en cancha a Safar y mandó al rectángulo a cuatro protagonistas del arranque (todos a excepción de Campazzo) para neutralizar una eventual remontada del adversario. La receta dio resultado.

Nocioni volvió a mostrar las garras. Y cuando regresó, Campazzo defendió con una intensidad que no había exhibido anteriormente, tomó la conducción con criterio e hizo jugar a los demás.

Puerto Rico apareció frustrado, estuvo cuatro minutos sin anotar y las distancias se ampliaron. La máxima llegó con una aparición del pibe Marcos D'Elía (67-46), tras una ráfaga 8-0, pero el parcial se cerró 69-49, con otra conversión del flamante pivote de Obras.

El cuarto final entregó la misma versión, Argentina no ahorró intensidad en la defensa de la bola y, casi con naturalidad, siguió sacando ventajas (79-54, a falta de 5m. 56s.) para el deleite de la gente.

Prigioni se animó a la fantasía y el equipo albiceleste (ayer vestido de azul) tomó una impensada diferencia de 29 (84-55). Asunto concluido.

Pese a la amplia diferencia, Lamas mantuvo a la mayoría de titulares en cancha, hasta faltando 3 minutos para el cierre. El elenco centroamericano, ya desbordado, aprovechó una ráfaga favorable (cuatro triples) e hizo más decorosa la caída.

F. Campazzo [8]

P. Prigioni [9]

W. Herrmann [12]

A. Nocioni [18]

L. Scola [20]

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario