Edición Impresa

En el Kremlim, Cristina y Putin sellaron su "asociación estratégica"

Intercambiaron apoyos en política internacional y defendieron el multilateralismo. Empresarios rusos preguntaron por el cepo

Viernes 24 de Abril de 2015

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner firmó con su par ruso, Vladimir Putin, una veintena de acuerdos que incluyen la construcción de la represa Chihuido, la realización de actividades espaciales conjuntas, la provisión de uranio metálico por parte de Rusia para el Invap, la promoción para lograr inversiones rusas en la minería argentina, y el convenio preliminar para construir la sexta central nuclear.

Ambos mandatarios se reunieron en el Kremlin y reafirmaron la "asociación integral estratégica" entre los dos países.

El presidente ruso, destacó el uso de divisas nacionales en el intercambio comercial bilateral como uno de los puntos clave de los acuerdos firmados. "Esto permitirá no estar atados al dólar", remarcó su par argentina.

Putin subrayó que los "contactos políticos y comerciales se han intensificado mucho en estos últimos tiempos", pero advirtió que "subsisten dificultades".

Cristina señaló luego, en un contacto con la prensa, la necesidad que tiene Rusia de comprar alimentos debido a las sanciones que le aplicó la Unión Europea por el conflicto con Ucrania.

En el plano político, la presidenta abogó por "la necesidad de respetar a rajatabla la multilateralidad encarnada por Naciones Unidas".

También agradeció el apoyo "histórico" de la Federación Rusa en el reclamo argentino de la soberanía de las Islas Malvinas. Al mismo tiempo, respaldó la resolución de la ONU para abordar la cuestión de Ucrania, al señalar que "la diplomacia y la política son los únicos caminos para resolver las cuestiones entre países".

En el cierre de su visita de dos días, Fernández de Kirchner agradeció también a Moscú el apoyo en la disputa con los fondos buitre y "el capital especulativo que recorre el mundo y ataca el valor de las monedas".

El comercio bilateral es deficitario para la Argentina, que registró en 2014 un rojo de 621 millones de dólares, según un informe de la consultora abeceb.com.

Las ventas de Rusia a la Argentina sumaron 1.344 millones de dólares, mientras que las exportaciones del país sudamericano totalizaron 723 millones.

Cristina arribó el martes a Rusia e inició sus actividades oficiales el miércoles con una reunión del Foro Empresarial Argentino-Ruso. Luego mantuvo un encuentro con el jefe de la confederación de empresarios de Eurasia, Pavel Borodin, y con directivos de "empresas rusas con inversiones e interés de inversión en la Argentina".

Emergentes. La presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner apostó en su último año de gobierno a fortalecer el vínculo político económico con el eje Rusia-China en un momento de tensión y enfriamiento de las relaciones con Estados Unidos.

"Mucha gente se queda atrapada en la lógica binaria amigo-enemigo, como en la Guerra Fría", declaró ayer en una entrevista con la cadena rusa RT.

El mercado ruso, como el chino, es uno de los más apetecibles para las exportaciones agroalimentarias de Argentina.

Afectado por el bloqueo europeo a raíz del conflicto de Ucrania, Moscú necesita nuevos proveedores agropecuarios y Buenos Aires no quiere desaprovechar la oportunidad.

Lejos de los mercados financieros internacionales, Argentina necesita a su vez la llegada de inversiones.

Cepo. Los inversores rusos reclamaron sin embargo garantía ante las restricciones para girar utilidades al exterior. "Se verá caso por caso", prometió Cristina.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario