Edición Impresa

En el auto de una mujer de Los Monos hallaron armas y chalecos antibala

El vehículo pertenece a Lorena Verdún, quien fuera esposa del asesinado Claudio "Pájaro" Cantero. No hubo detenidos.

Viernes 27 de Junio de 2014

Un objeto que parecía ser un arma de fuego en el interior de un auto estacionado en una calle de la ciudad de Rufino, en el sur de la povincia, llamó la atención de algunos vecinos que reportaron la situación a la policía. La orden inmediata de un fiscal para requisar el vehículo no solamente constató que había un revólver calibre 22 en el interior sino otros elementos que causaron asombro en una comunidad chica: una cantidad de chalecos antibala de uso policial, varios rollos de cintas de embalar y precintos plásticos que sugerían ser el acervo para cometer un hecho ilícito. Incluso se encontró dentro del coche una picana eléctrica.

Con la verificación de los guarismos del vehículo sobrevino una nueva sorpresa. El auto, un Peugeot 206 patente HCA 442, está a nombre de Lorena Myriam Verdún, la primera mujer del asesinado Claudio "Pájaro" Cantero, ex líder de la banda de Los Monos.

Verdún fue procesada en febrero como integrante de la asociación ilícita cuyo liderazgo se atribuye a la familia Cantero, descubierta en el marco de la investigación del homicidio de Martín "Fantasma" Paz. La constatación de quien era la propietaria del rodado indujo al fiscal Mauricio Cravero a informar de la situación al juez de Instrucción Nº 4 de Rosario, Juan Carlos Vienna, quien procesó a Verdún en la causa de Los Monos.

El vehículo fue detectado a las 18 del miércoles en la calle Hipólito Yrigoyen al 1000, cercana al centro de Rufino. Una unidad de la Patrulla Urbana de esa ciudad acudió al llamado al 101 de vecinos y al detectar a simple vista la evidencia del arma en el Peugeot 206 lo requisaron frente a dos testigos de actuación y personal de Criminalística de la Unidad Regional VIII.

Cerrojo. El auto, según fuentes judiciales, estaba sin llaves. Tenía los vidrios polarizados excepto el delantero lo que permitía atisbar su interior. Los vecinos dirían luego a la policía que vieron bajar a cuatro hombres.

El secuestro de los objetos en el vehículo produjo la sospecha fundada de que se estaba ante la eventual preparación de un delito grave. El fiscal Cravero pidió por consiguiente un operativo de saturación en la zona con el cierre de los accesos a Rufino. Una dotación de efectivos de la Unidad RegionalVIII, con sede en Melincué, llegó para efectuar inspecciones en hoteles, restaurantes y en la terminal de ómnibus a fin de rastrear a los hombres que trasladaron el auto hasta allí. También se hicieron allanamientos de domicilios con resultado negativos. El seguro del vehículo, según fuentes extraoficiales, figura a nombre de una persona de apellido Aranda.

"Lo llamativo es qué hacían acá y por qué dejaron el vehículo en un lugar tan expuesto. El hecho de que pertenezca a una persona procesada por actividades criminales y de que se hallaran todas esas cosas nos hace pensar que no estaban aquí de paseo", dijo un portavoz policial.

Con la prueba preservada, el fiscal Cravero evaluaba ayer la convocatoria de Verdún a declarar en Rufino, aunque sin haber decidido si la citará como testigo o a una audiencia imputativa. Entretanto, desde el juzgado a cargo de Vienna requirieron el Peugeot 206 a fin de sumarlo al acopio de bienes secuestrados a la banda de Los Monos bajo la sospecha de que fueron obtenidos con fondos de actividades criminales, lo que implicaría su futura confiscación.

En otro auto.Hace dos semanas Verdún, que goza de una medida de libertad aunque está procesada, también había tenido un contratiempo con un auto.

Fue cuando efectivos de la Policía Federal la apresaron en un control automotor "rutinario" en Batlle y Ordóñez y Dorrego, a metros del Casino City Center, muy cerca de donde la mujer tiene su domicilio en barrio La Granada.

Verdún iba en un Chevrolet Vectra con pedido de secuestro emitido por el juez Vienna. Dos días después del hecho Verdún fue indagada por encubrimiento. Y en ese marco su abogado, Carlos Varela, señaló que su cliente desconocía que pesaba sobre el Vectra un pedido de secuestro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario