Edición Impresa

Empiezan a develar los secretos mejor guardados de La Rosa

Peritos policiales analizarán las imágenes del sistema de vigilancia del cabaret y del hotel lindero. Una de las habitaciones era filmada.

Lunes 10 de Junio de 2013

La División Informática de la policía provincial comenzará a partir de hoy a analizar las imágenes registradas por las cámaras de seguridad del cabaret La Rosa y del hotel lindero, en el marco de la investigación que terminó con el procesamiento de su titular, Juan Carlos Cabrera, apodado El Indio Blanco, por explotación económica y facilitamiento de la prostitución. Fuentes ligadas a la causa apuntaron que son "muchísimas" horas de filmación de las cuales se espera obtener información clave, por ejemplo, la presencia de menores de edad o de mujeres en situación de servidumbre. También está acreditado que una de las cámaras estaba instalada dentro de una habitación del albergue "capturando escenas de parejas manteniendo relaciones sexuales", como advierten las primeras pericias de los equipos.

Todo el material fue secuestrado durante el allanamiento realizado el 25 de mayo pasado, cuando se clausuraron el cabaret de Callao 123 bis y el hotel contiguo y se detuvo al titular de ambos locales, a quien el viernes se procesó por proxenetismo.

Según consta en la causa, las imágenes están contenidas en una consola DVR y dos gabinetes CPU y están claramente vinculadas con los movimientos registrados en la whiskería La Rosa y el alojamiento lindero.

De acuerdo a las primeras pericias policiales, las cámaras halladas suman un total de seis, distribuidas tres en cada lugar. En La Rosa custodiaban la barra, la puerta de ingreso y la pista de baile. Del hotel se filmaban el acceso, el hall y la terraza. Y se hallaron también videofilmaciones de otra cámara, "que en alguna oportunidad existió y estaba ubicada dentro de una de las habitaciones del alojamiento capturando escenas de parejas manteniendo relaciones sexuales, la cual no estaba conectada" cuando se realizó el procedimiento judicial.

La desgrabación de esas imágenes fue encargada por la jueza de Instrucción Alejandra Rodenas, a cargo del caso, a la División Informática de la policía provincial. Fuentes cercanas al proceso indicaron que el trabajo podría aportar información importante para avanzar con la investigación. "Por ejemplo, la aparición de menores o de mujeres reducidas a la servidumbre o haciendo cosas contra su voluntad", lo cual abonaría la causa abierta en la Justicia federal para que se determine si existió el delito de trata de personas.

Además, no se descarta que la cámara instalada en la habitación del hotel pudiera haberse utilizado con fines extorsivos. Sin embargo, "es muy difícil adelantarse, hay que esperar a que se termine la desgrabación para ver qué hay ahí", apuntaron las mismas fuentes judiciales.

Más testimonios. En la causa ya declararon las 18 mujeres que fueron rescatadas del lugar y varios clientes, además de Cabrera. Con esos testimonios, más informes del registro público de comercio, de empresas proveedoras de servicios y el trabajo de investigación de personal de la Dirección de Prevención del Delito de Trata de Personas se pudo establecer el funcionamiento del cabaret y del hotel lindero, donde Cabrera y una encargada se quedaban con la mitad de los servicios que realizaban las mujeres en el lugar.

En las próximas semanas la jueza tomará declaración indagatoria a Mariela Otta, ex pareja de Cabrera, y de acuerdo a los testimonios encargada de rendir las ganancias de cada jornada, y a otra mujer mencionada como quien estaba al frente del alojamiento.

Y no se descarta que pueda dictar más procesamientos a otros involucrados en la causa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS