Edición Impresa

Empezó torcido pero se enderezó

Central abrochó una gran victoria en Bahía Blanca y lo hizo después de recomponer su imagen en el segundo tiempo, tras un flojo arranque.

Domingo 08 de Marzo de 2015

Nada es más real y natural que el presente. Central goza de una dulce actualidad. Y predica un buen augurio. Ayer ratificó en esta Bahía Blanca que es una versión implacable, como también una fuente incansable. Sus protagonistas renovaron con la paciencia y dedicación de un artesano el carné del compromiso colectivo y cosecharon otros tres puntos para cerrar su cuarta presentación sin fisuras desde lo numérico tras el 3 a 1 ante Olimpo. Los canallas continúan alegres arriba de la comparsa, pese a que en sus interiores tienen más que claro que este carnaval recién empieza.

   Los números suelen ser fríos. No perdonan. Son indicadores. Marcan tendencias. Pero cuando los planetas parecen estar alineados resplandecen como el sol. Y al canalla lo está iluminando la luz que genera internamente. Porque hasta el momento demostró ser infalible en Avellaneda, Arroyito, Misiones y Bahía Blanca.

   Antes de bucear en el funcionamiento colectivo hay que destacar que este equipo que conduce el Chacho Coudet no tiene en su ADN la palabra resignación. Puede no tener la pelota como le pasó en casi todo el primer acto, donde hizo prácticamente todo lo que no se debe hacer, pero cuenta con la sabiduría para modificar sobre la marcha.

   Porque ayer arrancó en punto muerto. Olimpo andaba a gas y lo madrugó cuando pocos lo imaginaban mediante un remate de Juan Cobo pasado el primer cuarto de hora tras un error que nació en los pies de Barrientos. Por eso se fue al vestuario como con vergüenza. Y no era para menos.

   Pero en el amanecer del complemento llegó el alivio para Central. Coudet metió mano (ver página 4) y la historia fue otra. Marco Ruben capitalizó una triangulación que armaron junto a Colman y Cervi.

   Y a los 12’ llegó el segundo. Y otra vez por obra de Ruben y la complicidad de Colman y Cervi. Ya la jerarquía comenzaba a notarse en cancha. Central ya era Central. Si bien el local tuvo su chance de empardar luego de un yerro de Yeimar Pastor Gómez Andrade, lo cierto es que Caranta dijo presente en su centenario partido bajo los tres palos auriazules. A medida que pasaban los minutos la brecha era cada vez más grande entre uno y otro. Y a los 38’ llegó el final anticipado. El Chelito, quien casi factura en su momento, asistió a Ruben. Y el 9 le puso el moño con su definición al triunfazo de este arrollador canalla, que sueña despierto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario