Edición Impresa

Embarrado Newell's vale igual

Newell’s no jugó un buen partido, pero no claudicó y Tonso clavó el empate en el adicional

Domingo 29 de Abril de 2012

La chapa de cinco minutos de tiempo extra le puso los pelos de punta a Pepe Romero. Y a Newell’s le dio una vida más para ir por el empate en una tarde que arrancó torcida y parecía que iba a terminar de la misma forma. Pero el equipo del Tata Martino tuvo el premio que tienen los que nunca se rinden. Fue con el corazón en la mano y la vergüenza deportiva sobre sus espaldas a vender cara la derrota en el último centro. Tonso tuvo jerarquía para corregir el tiro defectuoso de Pellerano tras el córner del colombiano Domínguez y Cambiasso la fue a buscar adentro. Un 1 a 1 agónico que en la previa podía sonar a poco, pero que conseguido en tiempo adicional sirvió para rescatar un punto y seguir sumando en las dos tablas, la de abajo (la primordial) y la de arriba (la de yapa). Fue inestable como el tiempo la producción futbolística leprosa y por eso lo más importante fue no perder. Claro que hay mucho para corregir en todas las líneas y eso será trabajo para la semana. Pero Newell’s sigue sumando y, en definitiva, es lo que cuenta. Incluso sigue a tiro de los líderes.

   La tarde comenzó con lluvia y terminó con algunos rayos de sol. El clima es casi la mejor metáfora para resumir las sensaciones que se vivieron en el Parque. Newell’s pareció empantanarse en la faz futbolística a medida que pasaban los minutos y así llegó a lucir en el complemento tan embarrado como estaba el piso del Coloso. El gol tempranero de Matos obligó al rojinegro a llevar siempre el peso del partido y de manera paulatina las imprecisiones lo hicieron resbalar cada vez más a la hora del último pase. En el epílogo, en el cielo el sol le ganó la pulseada a las nubes y el rayo de luz para Newell’s lo aportó Tonso, de la única forma que podía llegar el empate agónico, en una jugada sucia, aunque la definición del volante fue de categoría, ubicando la pelota junto al palo más lejano. Por eso fue un punto con bonus por el dramatismo que costó conseguirlo.

   El partido arrancó con Newell’s insinuando más en el inicio y tratando de hacerse dueño del trámite. Pero en la primera pelota quieta que cayó al área de Peratta el albo no perdonó. Pérez García metió el chanfle preciso y Matos se escapó de los centrales rojinegros para impactar con el parietal derecho y clavar la apertura.

   Newell’s siguió buscando, pero siempre apurado y con más ímpetu que claridad a medida que avanzaba el reloj. Sólo los volantes alternaban más buenas que malas en las entregas. El equipo del Tata intentaba jugar a una velocidad de cancha seca y por eso cometía errores no forzados. Mientras que el rastrojero de Pepe Romero traccionaba bien en el barro, a partir del orden y el panorama de Pérez García. Igual en aquella etapa inicial Cristian Díaz se encontró con una pelota perdida en la boca del arco y su remate se fue ancho.

   En el complemento enseguida se fue a las duchas Rodríguez. Torassa se lo comió ante el achique de Peratta. Newell’s se desdibujaba incluso con un hombre de más. Fue un equipo largo y sin profundidad. La roja a Ortiz pareció hacer más complicada la remontada. Hasta que llegó el gol de Tonso y el estallido del Coloso. Esta vez Newell’s no supo ganarlo, parecía que lo tenía perdido, pero logró empatarlo. Lo importante es sumar, a veces como se quiere y otras como se puede. Esto último pasó ayer.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario