Edición Impresa

"Elysium": La batalla de dos mundos diferentes

El director Neill Blomkamp y el protagonista Matt Damon quieren principalmente que la gente se entretenga con la película de intriga y ciencia ficción "Elysium", pero si el público también pudiese...

Jueves 03 de Octubre de 2013

El director Neill Blomkamp y el protagonista Matt Damon quieren principalmente que la gente se entretenga con la película de intriga y ciencia ficción "Elysium", pero si el público también pudiese reflexionar sobre qué hacer sobre la desigualdad y la pobreza mundial, eso sería un extra. "Elysium", que se estrena hoy en los cines de Rosario, no es la típica película ligera de la temporada de verano (boreal) que ofrecen los estudios de Hollywood con sus grandes producciones. Y Blomkamp, el cineasta sudafricano que sorprendió con su primer filme, "Sector 9", no es un director típico.

Después de todo, Blomkamp utilizó el subgénero de las invasiones alienígenas como un vehículo para explicar la xenofobia y la segregación en Sudáfrica, un nuevo concepto que se vio recompensado con cuatro candidaturas a los Oscar en 2010, entre ellas la de mejor película.

"Elysium" muestra dos mundos diferentes en el año 2154: una enferma y superpoblada Tierra, y Elysium, una estación espacial donde vive la elite, lejos de las masas, en mansiones muy cuidadas. El cáncer se cura en segundos en Elysium. "Quien no tiene esta riqueza la quiere y trata de tenerla, mientras el Primer Mundo probablemente intenta aferrarse a ella y será más duro", dijo Blomkamp, de 33 años, en una entrevista. "¿Qué crees, como miembro del público, que se debería hacer?", preguntó.

"En cierta forma, la imagen es ridícula", reconoció el director. "La idea de llevar piedras, cemento, piscinas y todo lo que se necesita para construir mansiones en una estación espacial es una sátira", aseguró. Y eso justamente refuerza el concepto central de la película: las personas que viven en Elysium tienen una riqueza inimaginable y usan esos recursos para crear un ámbito aislado, sintético y casi hermético para ellos mismos. "En algún modo Elysium es el reverso de la historia de la invasión alienígena, porque se trata de humanos que intentan proteger una forma de vida, pero en lugar de luchar por la Tierra, lo hacen trasladándose al espacio", explicó el director.

MÁS PREGUNTAS. Del mismo modo que "Sector 9" exploraba las ideas de justicia social, la separación de clases y las relaciones raciales, "Elysium" formula preguntas esenciales acerca de dónde estamos ahora y hacia dónde nos dirigimos. "Toda la película es una alegoría", recalcó Blomkamp, pero también afirmó que el núcleo del conflicto es más real de lo que se suele creer.

"En Ciudad de México, en Río de Janeiro o en Johannesburgo viven personas muy ricas en comunidades enrejadas, en medio de un mar de miseria. Y creo que las ciudades de Estados Unidos pueden terminar igual, por eso la película se ubica en Los Angeles. Sin embargo, esta discrepancia no puede durar. Y no sé a dónde llegaremos, no sé si podremos evitar que la situación empeore o vamos a estallar nosotros mismos. «Elysium» es como la encrucijada en el camino", analizó el realizador.

En la película Matt Damon interpreta a Max, un obrero ex convicto que lucha con los robots burócratas y los policías en su suburbio. Ya ha abandonado sus esperanzas de niño de llegar a Elysium cuando sufre un accidente industrial y necesita tener acceso a la medicina del Primer Mundo para sobrevivir.

Si la premisa suena exagerada, Damon dice que no mucho. "Si se mira la diferencia entre los 1.000 millones de personas de abajo en el planeta Tierra y los primeros 10 millones, el contraste es tan grande como vivir en una estación espacial y vivir en un centro urbano del Tercer Mundo", dijo el actor.

Max hace un acuerdo con un señor del mundo del hampa para que lo lleve a Elysium, pero a cambio debe realizar una misión que puede beneficiarlo no sólo a él, sino a millones en la Tierra. "Max, igual que mucha gente en la Tierra, siempre aspiró a llegar a Elysium", explicó Damon. "Ese era su sueño. Pero luego creció y se convirtió en una especie de delincuente. En una Tierra en la que escasean los recursos y todos intentan sobrevivir a cualquier precio, él sólo hace lo que necesita hacer. La vida lo golpeó y se resignó a quedarse en la Tierra. Ya no sueña con ir a Elysium. Pero en la trama se pone en una posición que lo convierte en la única persona que puede cambiar las cosas", reveló.

UNA UTOPÍA. Jodie Foster, por su parte, encarna a Delacourt, la secretaria de Defensa de Elysium, encargada de mantener fuera a Max y a otros inmigrantes ilegales. Su personaje emplea sus propias fuerzas encubiertas encabezadas por el agente Kruger cuando los militares no pueden controlar las invasiones desde la Tierra.

Según la actriz, su personaje considera que Elysium es una utopía, algo que la Tierra pudo ser pero no fue. "Ella tiene 108 años de edad, así que recuerda cuando la Tierra se desmoronaba y las razones por las que crearon Elysium. Sabe lo que pasa si dejás entrar a todos: la situación termina como ocurrió en la Tierra. «Si tratas de dar Elysium a todos, terminarás por no darla a nadie»", afirma ella.

Los métodos de Delacourt recuerdan a los espectadores a ciertos neoconservadores de Washington, pero Blomkamp dice que se inspiró en la política francesa Christine Lagarde, jefa del Fondo Monetario Internacional. Foster emula su corte de pelo despuntado, sus trajes y su determinación.

"Me interesan los aspectos sociológicos profundos", afirmó el director. "Y me gustó la idea de hacer películas sobre ellos de una forma que no fuera pesada o pareciera un sermón. Espero que al exponer estos temas de esta manera el público los pueda apreciar desde una perspectiva distinta. Lo más importante para mí es que la película sea entretenida, pero también deseaba tener una valiosa historia subyacente", confesó.

EFECTOS VISUALES. Mientras el personaje de Max busca su camino hacia Elysium, se suceden batallas sangrientas y guerras cibernéticas, primero en la polvorienta periferia de la disfuncional ciudad de Los Angeles y luego en los elegantes pasillos de Elysium. Blomkamp utiliza los efectos visuales que hicieron brillar a "Sector 9", mostrando a fuerzas de seguridad robóticas desintegrándose bajo un fulminante fuego de alta tecnología.

El director tuvo unos 115 millones de dólares de presupuesto, casi cuatro veces el de "Sector 9", pero dijo que sólo tuvo que gastar más porque tenía que construir Elysium. "Dar vida a la estación espacial necesitó de unos enormes recursos", aseguró.

Blomkamp y Damon coinciden sobre el planteo ideológico que se pone en juego en la película, pero difieren en su visión sobre hacia dónde va la sociedad. Para el director, el hombre está programado para proteger lo que posee. "Somos tan listos como para construir tecnología para hacer un planeta globalizado, pero no tanto como para deshacernos del antiguo software que nos gobierna", dijo el realizador. "Todo eso combinado supone una grave explosión que, en mi opinión, se avecina", afirmó.

Damon, cuyo papel de Max pasa gran parte del tiempo en peligro, es más optimista que el director. "El es pesimista sobre el futuro y yo soy optimista sobre el futuro", dijo el actor. "Tendrás el mensaje que quieras de la película", agregó.

Un éxito que llegó en un momento clave

“Elysium” resultó un éxito de taquilla en Estados Unidos. El thriller de ciencia ficción llegó en un momento clave para los estudios Sony Pictures, que buscaban un éxito urgentemente tras los fracasos de “Después de la tierra” y “El ataque”. “Elysium” ganó una reñida competencia entre cuatro películas en la taquilla de Estados Unidos y Canadá. El filme recaudó 30,5 millones de dólares en ventas de entradas en su primer fin de semana, superando a la comedia de Jennifer Aniston “Quiénes son los Miller”, que sumó 26,6 millones de dólares. La película animada de Disney “Aviones” se quedó en tercer lugar con una recaudación de 22,5 millones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS