Edición Impresa

El universo del rock cautiva en el Festival de Cine de Mar del Plata

Ayer, en el quinto día de la 29ª edición, se proyectó "La vida de otro", un filme de Ezequiel Acuña, el laureado realizador de "Nadar solo", inspirado en una banda uruguaya.

Jueves 27 de Noviembre de 2014

El inquebrantable vínculo entre la música y la amistad fue el eje principal de la película protagonista del quinto día del 29º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. Se trata de "La vida de alguien", el cuarto filme del director argentino Ezequiel Acuña, que se estrenó ayer y es una de las tres películas nacionales presentes en la competencia internacional.

El rock and roll en el cine tiene una larga historia; desde ficción a conciertos, biopics o documentales. "The Wall", "24 Hour Party People", "Alta fidelidad", "Sid y Nancy", "Casi famosos" y hasta la argentina "Días de vinilo", son perlitas del séptimo arte que se encargaron de demostrar que la tríada de sexo, drogas y rock and roll también se vive en la pantalla, y a lo grande.

En el cine de Acuña la música juega un rol fundamental, al igual que la amistad y los amores jóvenes, los sentimientos, las ausencias que duelen y las playas fuera de temporada. En este caso, "La vida de alguien" tiene dos particularidades: está inspirada por la banda de rock uruguaya La Foca y filmada en, a estas alturas, nostálgicos 35 mm.

Esta especie de biografía imaginaria, protagonizada por Santiago Pedrero y Ailín Salas y con música de Federico González, cantante de La Foca, está centrada en un músico treintañero al que le surge la posibilidad de grabar un disco de diez años atrás y tiene la obligación de juntar a la banda nuevamente, con un subtrama de amor adolescente.

"Necesitaba hacer una película de rock. «La vida de alguien» es un especie de homenaje a la música", subrayó el director. Al mismo tiempo destacó que todas las canciones que funcionan como banda sonora representantes las etapas creativas de La Foca. "Hay canciones que reflejan transiciones desde el humor hasta la melancolía, estados propios de la adolescencia". El repertorio elegido -que oscila entre ritmos suaves hasta el rock más potente y distorsionado- contiene canciones de La Foca desde 1993 hasta la fecha. "Incluso algunas canciones ni siquiera llegamos a tocarlas en vivo", contó el cantante del grupo.

El filme resulta un retrato indescifrable de una generación, donde la realidad y la ficción se desarman para componer un relato librado a la incertidumbre. Es que la cuestión azarosa es una particularidad presente en todos los largometrajes de Acuña; "Nadar solo" (2003), "Como un avión estrellado" (2005) ganadora del BAFICI y "Excursiones" (2010), elegida por Fipresci como la mejor película argentina del año.

"Hay muchos cuestiones de azar, como momentos de una ruleta, son cosas que no escribo, salen de la intuición", remarca el director sobre las escenas que se alejan de lo narrativo y se sumergen en lo onírico.

Se trata de un filme fresco e ingenuo tanto en lo que respecta a la industria discográfica como en el terreno amoroso.

Ayer tanbién se proyectó en la categoría internacional, "No todo es vigilia", un filme colombiano-español de Hermes Paraluello que retrata el amor en la vejez bajo una cálida mirada.

Y continuando con el universo roquero, mañana se podrá ver "Su realidad", un largometraje sobre Daniel Melingo a modo road movie, que retrata una gira del músico por Europa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario