Edición Impresa

El triunfo, lo único rescatable

El equipo del Tolo logró lo más importante: ganar. Pero le costó marcar diferencias con un pobre rival.

Domingo 08 de Marzo de 2015

El hecho está consumado. Newell's volvió al triunfo. Enderezó el rumbo y en su casa, con lo que saldó lo que asomaba como una deuda importante. Eso es lo más trascendente. Pero no hay que quedarse sólo con eso. Porque si bien la prioridad era sumar de a tres, también hay que poner sobre la balanza que la oposición que tuvo anoche fue casi nula. Del otro lado de la cancha estuvo un equipo pobre. Uno de los más débiles de este populoso torneo, y uno de los principales candidatos a perder la categoría. Por eso, aunque suene reiterativo, lo más importante es que el conjunto leproso se encaminó nuevamente en el sendero del triunfo. Hay que darle la jerarquía que merecen los dos goles de Maxi Rodríguez, pero hay que hurgar muy profundo para encontrar otros aspectos a destacar.

Sí, Newell's ganó y cumplió con el objetivo que se había fijado para el duelo de anoche. Pero hay que mirar un poco más allá de eso. No quedarse sólo con la cosecha de tres puntos, aunque son importantísimos para el elenco del Tolo Gallego. Sería como tapar el sol con la mano. Hay que desmenuzar lo que dejaron las cuatro primeras fechas del torneo. Hay que señalar que el nivel que mostró el local dejó mucho que desear. Tanto en el juego colectivo como en el individual de la mayoría.

Quizás la ventaja tempranera con el gol de penal de Maximiliano Rodríguez a los 15' le resultó contraproducente. Pero hay que señalar que a partir de ese momento no pudo hacer lo que se esperaba: cerrar el partido. Generó peligro, pero en ningún momento logró poner de rodillas a un adversario totalmente inferior. Porque no hubo equivalencias dentro del campo de juego. El rival de anoche de Newell's, sin ofender, es dueño de un fútbol pobrísimo.

La Lepra contó con varias oportunidades de estirar la ventaja. Aunque ninguna demasiado clara. Siempre sujeta a arrestos individuales de la Fiera, que marcó dos, o de Nacho Scocco, que anoche tuvo muchas pero no las logró cambiar por gol.

Lo mejor de Ñuls se vio en el primer tiempo. Porque movió la pelota e inquietó a Caffa, que hasta ahí respondió. Pero en el complemento, el nivel del local disminuyó. Al tal punto que fue Crucero el que manejó el trámite del encuentro.

La tranquilidad llegó de la derecha de Maxi Rodríguez, que a los 80' aprovechó un error garrafal de Caffa y decoró un poco el resultado.

Pero no alcanzó para camuflar la floja faceta futbolística que mostró el equipo rojinegro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario