Edición Impresa

El trigo ya sufre el efecto por la falta de lluvias en la región

El clima seco también amenaza la siembra de maíz, que sería 20 por ciento menor que en 2012. Se esperan lluvias en las próximas horas

Sábado 07 de Septiembre de 2013

La ausencia de lluvias ya afecta al cultivo del trigo y amenaza la siembra del maíz en la zona núcleo agropecuaria. "Septiembre comenzó sin lluvias y las sembradoras siguen paradas en la raya de partida en toda el área núcleo", destaca el último informe GEA de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Según el trabajo "el viento norte aporta humedad y promesas de lluvias para estos días", que de producirse en cantidad apropiada "serán fundamentales para que no siga escurriéndose el maíz de los planes de siembra".

"En este momento, el potencial del hectareaje de maíz está entre las 900 y 950 mil hectáreas siendo que el año pasado se cultivaron en la región casi 1,1 millón de hectáreas", dice el reporte.

El trigo también comienza a sufrir el stress, y de no llover "puede empezar a haber pérdidas de rendimiento importantes".

La semana —con precipitaciones nulas en toda la región GEA— estuvo caracterizada por un fuerte contraste térmico: empezó con el paso de una masa de aire polar que generó heladas intensas, y luego subió fuertemente la temperatura.

En muchas localidades se alcanzaron las temperaturas adecuadas en el suelo para iniciar la siembra maicera, pero sin agua.

"Se espera que las lluvias vuelvan a la región con volúmenes importantes a partir de la tercera semana de septiembre, pero en estos días hay una marcada presencia de viento del sector norte que aporta humedad y condiciones cálidas desde el sur de Brasil y Paraguay", indicó el GEA.

Lejos de revertirse la tendencia sobre el maíz, la baja sigue sosteniéndose y la superficie podría ser entre un 10 a 20 por ciento menor que el año pasado. "Si las lluvias no son suficientes o no llegan, y el agua termina apareciendo en la última semana de setiembre o ya entrando el mes de octubre, más lotes se pasaran a soja y sólo una parte se sembraría en fechas de siembras tardías", afirma el GEA.

Por el lado del trigo "el cultivo sigue en pleno macollaje y, con los días de altas temperaturas, comienza a encañar en algunos lotes", con una condición de cuadros que va de buena a regular. "Siguen aumentando los cuadros que denotan un amarillamiento y problemas de estrés hídrico en algunos sectores. Si el estrés hídrico continúa y se profundiza, puede ser afectada la tasa de sobrevivencia de macollos. Al estar a pocos días de encañazón en la zona, si no llueve puede empezar a haber pérdidas significativas en el rendimiento".

La soja, que se presenta con márgenes más ajustados que el año pasado, sigue siendo la opción principal y se prevé un aumento de área que esté entre un 10 y 20 por ciento.

En algunas localidades se plantea que este año los cultivos se harían con un menor nivel de uso de tecnología y también así la oleaginosa. De todas formas no se va a escatimar en el control de malezas. Este año se va a poner especial cuidado en este tema.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS