Edición Impresa

El transporte de cargas tiene sus propias turbulencias

Así lo señaló Daniel Indart, presidente de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac), durante el congreso federal que sesionó en Rosario.

Domingo 25 de Mayo de 2014

La actividad del transporte de cargas cayó entre 20% y 25% en los primeros meses del año, como consecuencia del freno de la economía. Así lo señaló Daniel Indart, presidente de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac), durante el congreso federal que sesionó en Rosario.

   Fadeeac nuclea a las cámaras que representan a los transportistas de carga. Son los dueños de los camiones, contraparte de otra entidad quizás más mediática, el sindicato de choferes que conduce Hugo Moyano.

   Aun en su condición de patronal camionera, el sector se presenta a sí mismo como un negocio de pymes que operan en un mercado atomizado. Según Indart, el 84% de las empresas camioneras son familiares, y el 92% de las firmas cuenta con entre uno y cinco camiones.

   “El esfuerzo es más duro que en otras actividades”, señaló el presidente de Fadeeac, quien se quejó porque la inflación golpea la rentabilidad del sector, a través del precio del combustible y los salarios.
  “Nosotros no podemos fijar el precio de nuestros insumos, desde el año pasado venimos perdiendo rentabilidad y el cambio de política económica nos afectó”, aseguró.

   Alfredo Guagliano, presidente de la Asociación de Transportistas de Carga de Rosario (ATCR) coincidió: “El 70% de nuestros costos son salarios y combustibles, y en este último ni siquiera tenemos posibilidad de negociación”.

   ATCR fue la entidad anfitriona del congreso federal de Fadeeac. En esta convocatoria periódica se analiza la coyuntura del sector y también los planes a largo plazo. En esta edición, la preocupación por la caída de la rentabilidad, las paritarias que empezarán el mes próximo y el rechazo a la autorización para el tránsito de bitrenes dominaron la agenda inmediata.

   En lo estratégico, pasaron revista a la marcha de los trabajos en la Universidad del Transporte que se construye en Escobar. Se trata de un predio de treinta hectáreas, con simuladores, pistas de manejo y playas de maniobra destinado a la capacitación de los choferes.

   La seguridad vial y la capacitación es uno de los ejes de trabajo de Fadeeac. “El transporte de cargas por carretera es parte de la cadena de producción y distribución pero también asumimos como tarea de responsabilidad social empresaria el trabajo en seguridad vial”, señaló Indart, para quien “la gente tiene la imagen de que el camión molesta, pero si no estuviera el camión, la leche, los chips, etcétera, no podrían trasladarse”.

   Esta lógica de jerarquización y profesionalización de la actividad guió la construcción de la nueva sede de ATCR, en Bv Seguí y Pueyrredón.

   Con 1.200 metros cubiertos, el moderno edificio alberga seis aulas de capacitación y un auditorio. Guagliano, titular de la entidad que agrupa a unos 300 transportistas de la ciudad y la región, subrayó la intención de convertir ese espacio en un centro de actividades y negocios. “Queremos que vengan los proveedores a ofrecernos lo suyo, los capacitadores, que el transportista se encuentre aquí como en su casa”, enfatizó.

   Hacia el futuro, la dirigencia de la entidad tiene otros proyectos, como construir una playa de camiones para “aquellos transportistas que tienen uno o dos camione sy no tienen donde guardarlo”.

   ATCR, que nació como asociación en el corolario de una lucha contra una ley que perjudicaba al sector, cumplió 80 años. Aniversario y nueva sede fueron un motivo fuerte para albergar la reunión de sus pares de todo el país.

Turbulencias. Durante el encuentro, los transportistas se prepararon para “un año de turbulencias”. Aseguran que la rentabilidad del sector está cayendo y, aunque confían en que la economia se estabilizará en los próximos meses, advierten que en el mientras tanto algunas empresas dejarán de trabajar. “No diría que cerrarán pero sí habrá muchas dificultades”, dijo Indart.

   El transporte internacional es la actividad que hoy presenta la caída más pronunciada. Por la reducción del comercio exterior pero, sobre todo, “por el aumento de costos que nos hace perder competitividad”, señaló el titular de Fadeeac.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario