Edición Impresa

El temporal de lluvia causó graves anegamientos en distintos barrios

Al menos cinco barrios quedaron anegados ayer por las continuas lluvias que se vienen registrando en los últimos días. La zona más perjudicada fue Nuevo Alberdi, donde el agua ingresó en unas 60 casas.

Sábado 08 de Septiembre de 2012

Al menos cinco barrios quedaron anegados ayer por las continuas lluvias que se vienen registrando en los últimos días. La zona más perjudicada fue Nuevo Alberdi, donde el agua ingresó en unas 60 casas. Y hasta el flamante puente intercambiador que inauguró la presidenta Cristina Fernández en el acceso a la autopista a Santa Fe quedó afectado por el agua.

El subdirector de Defensa Civil municipal, Gonzalo Ratner, detalló que desde el miércoles y hasta ayer cayeron 77,7 milímetros de agua en forma casi constante.

Este fenómeno climatológico provocó la inundación de varios barrios de la ciudad. En la mayoría de los casos se taparon las zanjas y el agua rebalsó llegando a entrar en los domicilios de cerca de 100 familias. Esto ocurrió principalmente en Nuevo Alberdi (zona noroeste) y en barrio Tango, ubicado en Mendoza al 9000.

"Mi hija de cuatro años se levantó a la madrugada para ir al baño y ahí nos dimos cuenta de que la casa estaba toda bajo agua", contó Liliana Montenegro, de 37 años, que vive en Somoza 3300, el corazón de Nuevo Alberdi hace 4 años y está harta de que cada vez que llueve le pase lo mismo.

Lo que sufrió Liliana con su marido y sus hijos también lo padecieron las familias que viven en la misma calle. Ayer a la mañana se despertaron con la casa llena de agua.

Pero eso no es todo, las calles quedaron anegadas y varias de ellas no están pavimentadas, por lo cual se volvieron intransitables.

Defensa Civil comenzó a destapar las zanjas para aliviar la situación en la zona, que es muy baja. A esto se le suma que las napas están altas y los pozos ciegos se desbordan.

Un integrante del movimiento Giros que recorría ayer la zona destacó que "los caños de los desagües son muy pequeños, se tapan fácilmente y no dan abasto cuando llueve mucho".

Ayer al mediodía la gente todavía sacaba agua de sus casas e intentaba que se le sacara algo del mobiliario mojado. Las calles de tierra seguían intransitables, aunque se habían convertido en campo de juego para los chicos.

Muchas familias sufrieron lo mismo en barrio Las Flores, en la zona de San Martín al 7100. "Tuvimos que levantar los muebles para que no se mojaran", relató un vecino.

En tanto, Defensa Civil trabajaba ayer también en Avellaneda y Garibaldi, Ayacucho al 6300 y en el barrio Vía Honda, en la zona oeste de la ciudad.

Otro de los resabios que dejó la lluvia fue el agrietamiento del pavimento, concretamente en Superí y Unión, donde cayó un camión.

En barrio Tango. Una situación similar sufrieron unas 30 familias que viven en barrio Tango, ubicado en José de Calasanz al 9000 (Mendoza al 8900) a metros de la autopista Rosario-Córdoba. En ese barrio, donde se levantan nuevas casas, también se obstruyeron las zanjas y la mitad del barrio quedó bajo el agua.

"Menos mal que dejó de llover, porque sino no sé que hubiéramos hecho", expresó Manuel López Molina, quien vive en ese barrio.

Cuando desobstruyeron las zanjas sobre José de Calasanz empezó a bajar el agua en la zona.

López Molina también contó que la parte sur del barrio tiene serios problemas porque "evidentemente algunos trabajos de drenado se hicieron mal y cada dos por tres nos llega el agua de ambos lados de la autopista en lugar de seguir su curso por el canal correspondiente".

"Acá pusieron caños de 30 centímetros de diámetro en las zanjas y no alcanzan cuando llueve tanto. Si hubiera un alcantarillado grande esto no pasaría", se lamentó el hombre.

El Servicio Meteorológico Nacional no prevé más lluvias para los próximos días, por lo que todo indica que el temporal comienza a despedirse.

Acto fallido

El intercambiador de Circunvalación y la autopista Santa Fe que inauguró el jueves la presidenta Cristina Fernández por teleconferencia no se pudo utilizar porque la zona quedó bajo agua debido a la gran cantidad de lluvia caída en las últimas horas. “Habría que averiguar con los que diseñaron las obras cómo pensaron el sistema de desagüe”, dijo el subdirector de Defensa Civil, Gonzalo Ratner. El tránsito tuvo que desviarse por la colectora.

Se resbaló y murió ahogado

Un hombre murió en la madrugada de ayer tras caer en un brazo norte o “seco” del arroyo Saladillo, donde el Estado estaba realizando un trabajo de limpieza y saneamiento y que estaba muy resbaladizo a raíz de las contantes lluvias.

Lo más preocupante es que la barranca del arroyo donde están trabajando no tiene ninguna barrera de protección y, según los vecinos, ya había caído antes un chico que se pudo salvar.

Según estimaciones, Luis Romero, de 60 años, resbaló en la barranca y cayó en el arroyo donde corre agua con no más de 40 centímetros de profundidad, pero según las hijas, el hombre estaría alcoholizado y no pudo reaccionar.

Ayer a la mañana, una de las hijas de Romero encontró a su padre sin vida, boca abajo en el arroyo. La mujer contó que su padre siempre había vivido en el barrio El Mangrullo (avenida del Rosario al 900) y que habían estado con él la noche anterior.

La calle Itatí, que cruza el brazo del arroyo y donde se está haciendo el trabajo de saneamiento, ayer estaba completamente embarrada y resbalosa. Por esto, las hijas suponían que su padre podría haberse caído sin querer, porque además ahí no hay ninguna luz que permita ver el camino.

Hace tiempo en ese lugar se está llevando a cabo un saneamiento de ese brazo del arroyo Saladillo y es fácil verlo porque junto a la barranca, totalmente desprovista de algún sistema de seguridad, hay dos montañas de basura que sacaron la semana pasada.

El subdirector de Defensa Civil, Gonzalo Ratner, explicó que “hay un convenio firmado entre la provincia y la Municipalidad para limpiar y rectificar las márgenes sobre el brazo norte del Saladillo.

La tarea la están llevando adelante la Dirección de Hidráulica y las secretaría y subsecretaría de Medio Ambiente de la provincia y la Municipalidad.

“Luego continuarán con otra etapa, que es la de generar un dique para contener el agua, terminar de limpiarlo y sacar un caño dañado. Después se abriría el dique y terminaría el saneamiento”, explicó Ratner.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario