Edición Impresa

El sur provincial se vio azotado por una devastadora tormenta

El fenómeno climático dejó a varias poblaciones anegadas, con destrozos y sin servicios básicos. La semana arrancó con una postal de varios pueblos arrasados por agua, viento y granizo.  

Martes 23 de Octubre de 2012

Dos muertos, uno en Capitán Bermúdez y otro en la provincia de Entre Ríos, varios heridos, unos 500 evacuados, casi 4 mil kilómetros de red eléctrica y 80 mil usuarios afectados, rutas cortadas, edificaciones y vehículos destrozados, cosechas perdidas y vegetación devastada son algunas de las consecuencias del violento meteoro que azotó la región entre la noche del domingo y la madrugada de ayer.

La intensidad del temporal con fuertes vientos y granizo —que en algunos campos destruyó sembrados enteros— fue variable. De los 100 milímetros promedio que se estima que cayeron en total, 50 se precipitaron en la primera hora de tormenta en suelo santafesino. "Fue mucha agua en poco tiempo. Hay que tener en cuenta que el promedio histórico del mes es de 120 milímetros", graficó el subsecretario de Protección Civil, Antonio Moyano, en una conferencia convocada ayer en la sede de Gobierno en Rosario, donde titulares de distintas áreas provinciales dieron un panorama de los daños y el plan de contingencia que se lleva adelante en las localidades damnificadas.

La ciudad más afectada es Roldán, donde hubo 500 familias anegadas y 200 evacuados. Se estima que un 70 por ciento de la población está inundada. Allí, al igual que en Funes, el corte de energía fue total, y ayer se reconectaba en el centro. "El servicio de media tensión estará restablecido de 48 a 72 horas, que es lo que llevará el grueso de las tareas", dijo el titular del directorio de la EPE, Daniel Cantalejo.

El funcionario indicó que hubo dos zonas afectadas en distintos momentos del meteoro. La primera arrancó a las 16, abarcó el sur provincial y su mayor consecuencia fue la caída de 6 columnas de tensión. La segunda se produjo entre las 20.30 y las 22, y afectó principalmente al Gran Rosario, donde "paulatinamente se va recuperando el nivel de media tensión, a fuerza de trabajo adicional. En todo momento se prioriza la seguridad de las personas, por ello se hace un recorrido minucioso y es preciso esperar el escurrimiento de las aguas", remarcó.

El agua potable se vio comprometida especialmente San Lorenzo, que se abastece de 25 pozos en zonas rurales aledañas y de las cuales sólo 3 se restablecieron. "Esto significa un 10 por ciento de lo que necesita la ciudad. Es difícil llegar a las perforaciones con grupos electrógenos por el estado de los caminos. Estamos asistiendo con cubas, al igual que en Baigorria, en Funes y también en Roldán y Pérez, donde no tenemos cobertura", comentó el titular de Assa, Alberto Danielle.

Mientras continúa el alerta por tormentas fuertes en la región, se multiplican los piquetes en demanda de ayuda estatal en las localidades más afectadas. La directora del Servicio de Orientación Social, Florencia Ghilioni, aseguró que "la ayuda está llegando. Estamos relevando y asistiendo. Pedimos tranquilidad y solidaridad, porque nos llevará un largo tiempo resolver sobre todo la problemática de las viviendas dañadas".

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario