Edición Impresa

El socialismo suma otra derrota en Francia y pierde el Senado

Los senadores fueron elegidos por un colegio electoral de 8.500 concejales, surgidos a su vez de los comicios locales de marzo pasado.

Lunes 29 de Septiembre de 2014

El socialismo en el poder en Francia sufrió ayer un nuevo revés electoral: la centroderecha volvió a controlar el Senado, en unas elecciones indirectas en las que también se abrieron las puertas de la Cámara alta por primera vez al Frente Nacional. Una "victoria histórica" para el partido de extrema derecha de Marine Le Pen y un llamado de atención para todos los demócratas en Francia.

La oposición conservadora, que necesitaba hacerse con siete escaños más para asegurarse la mayoría absoluta (175 bancadas de un total de 348), logró la recuperación del Senado, que había perdido por primera vez en 2011. La Unión por un Movimiento Popular (UMP), el principal partido de oposición y formación del ex presidente Nicolas Sarkozy, y su aliado UDI obtenían al menos 188 bancas, mientras la izquierda oficialista lograba 155, con resultados casi definitivos que entregaba anoche la página web de Le Figaro. El UMP pasará de 130 a 147 asientos, mientras que UDI sube de 31 a 41.

El resultado es efecto directo de la debacle sufrida por el socialismo y aliados en las municipales de marzo: el Senado se elige en forma indirecta, por el voto de unos 87.500 miembros de los concejos municipales y regionales. El FN logró ayer dos bancas, y por primera vez en su historia entra en el Senado.

La presidenta del Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, celebró la "totalmente histórica" elección de dos senadores procedentes de dos plazas fuertes del partido en el sudeste de Francia: el joven alcalde de Fréjus, David Rachline (de 26 años), y Stéphane Ravier, jefe de filas de la extrema derecha en la ciudad portuaria de Marsella. Marine Le Pen, que aparece a la cabeza en intención de voto según recientes sondeos, vio en estos resultados una "dinámica que se acelera de elección en elección". "Solo queda una puerta que abrir, la del Eliseo", insistió Ravier, en referencia a la sede de la Presidencia francesa.

Tercer revés. Este es el tercer revés que sufre el gobierno este año, tras las elecciones municipales de marzo y las europeas de mayo. Supone una nueva señal negativa para el presidente François Hollande, en un momento de nula popularidad. El regreso de la centroderecha al Senado, que había pasado por primera vez a manos del socialismo en septiembre de 2011, se daba por hecho desde la aplastante victoria de la UMP en las municipales. Por eso mismo, también se contaba con la entrada de la extrema derecha, tras su éxito en las municipales.

En la práctica, las consecuencias de estos resultados son limitadas ya que en Francia, en caso de desacuerdo entre las dos cámaras del Parlamento, la última palabra la tienen los diputados de la Asamblea Nacional. Pero sí complicará la tarea del gobierno, ya que un Senado de centroderecha puede retardar la adopción de proyectos. Los nuevos senadores se estrenarán el miércoles, cuando elijan a su nuevo presidente, un puesto muy codiciado. Uno de los principales candidatos es el ex primer ministro Jean- Pierre Raffarin (2002-2005). En Francia, el presidente del Senado, como segundo cargo del Estado, es el encargado de remplazar al presidente de la República si éste muere o dimite.

violencia en méxico

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario