Edición Impresa

El socialismo francés logró aprobar el millonario ajuste

Tras dos semanas de intensas negociaciones y de contrapuntos internos, el primer ministro francés, el socialista Manuel Valls, logró ayer que la Cámara de Diputados apruebe un ajuste de 50.000 millones de euros para reducir el déficit fiscal.

Miércoles 30 de Abril de 2014

Tras dos semanas de intensas negociaciones y de contrapuntos internos, el primer ministro francés, el socialista Manuel Valls, logró ayer que la Cámara de Diputados apruebe un ajuste de 50.000 millones de euros para reducir el déficit fiscal. El "programa de estabilidad presupuestaria" para los próximos tres años del gobierno socialista del presidente François Hollande, que congela salarios de estatales, pensiones y beneficios sociales, recibió 265 votos a favor y 232 en contra, mientras que 67 diputados se abstuvieron.

En la Asamblea Nacional (Diputados) el PS cuenta con 291 de las 577 bancas (supera por dos escaños la mayoría absoluta). Aunque anoche 41 se abstuvieron, el oficialismo pudo apoyarse en la quincena de votos del partido Radical de Izquierda (PRG).

El principal partido opositor, la conservadora Unión por un Movimiento Popular (UMP), votó en contra, al igual que gran número de centristas de la Unión de Demócratas Independientes (UDI), la ultraizquierda y la mayoría de los ecologistas. Unos treinta diputados centristas decidieron abstenerse. "Este es un mensaje fundacional para lo que queda del quinquenio", celebró Valls.

Votación incierta. Antes de una votación que se avizoraba incierta, y frente a los diputados en el hemiciclo, el premier aseguró que "el resultado de la votación condicionará, a la vez, la legitimidad del gobierno y su capacidad de gobernar y, sobre todo, la credibilidad de Francia".

En las últimas semanas, el corte liberal del recorte presupuestario profundizó las divisiones dentro del PS. Varios diputados oficialistas presentaron propuestas alternativas al ajuste y dejaron entender que no apoyarían el proyecto de su partido. Esto llevó a Valls a ceder a la presión del ala izquierdista de su propio partido para "edulcorar" el nuevo ajuste presupuestario al evitar congelar las jubilaciones más bajas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario