Edición Impresa

El Senado italiano dio el primer paso para quitarle la banca a Berlusconi

El comité de Inmunidad del Senado italiano aprobó ayer en una primera votación el desafuero del ex premier Silvio Berlusconi, quien dijo que en cualquier caso podrá continuar haciendo política...

Jueves 19 de Septiembre de 2013

El comité de Inmunidad del Senado italiano aprobó ayer en una primera votación el desafuero del ex premier Silvio Berlusconi, quien dijo que en cualquier caso podrá continuar haciendo política fuera del Parlamento, si bien la decisión definitiva se tomará a mediados de octubre. El resultado de la votación fue de 15-1 a favor del desafuero de Berlusconi. No participaron del acto los miembros de su partido Pueblo de la Libertad (PdL). Ahora se deberá votar una nueva moción, que solicita la exclusión de Senado del ex jefe de gobierno, antes de que vote toda la cámara legislativa.

La base de la discusión es una ley que establece que los parlamentarios con una condena legal deben dejar sus bancas. Berlusconi fue sentenciado en agosto a cuatro años de prisión por fraude fiscal. Igualmente, il cavaliere retiró la amenaza de abandonar la coalición de gobierno del primer ministro Enrico Letta si el órgano legislativo decide expulsarlo tras la condena por fraude impositivo. "Uno puede hacer política incluso sin un asiento parlamentario", dijo Berlusconi en un mensaje en video. "La banca no es la que te convierte en líder, sino el apoyo popular. Un apoyo con el que conté en el pasado y, estoy seguro, contaré en el futuro".

Los integrantes del PdL advirtieron en varias ocasiones que abandonarían la coalición de gobierno si su líder era expulsado del Senado, pero Berlusconi no cumplió con la amenaza. En cambio, dijo que los ministros del PdL presentarán hoy planes de recortes impositivos para dar un nuevo impulso a la economía italiana, en recesión, que serán difíciles de conciliar con las advertencias de la Unión Europea de mantener la disciplina presupuestaria.

Berlusconi, que lideró el gobierno italiano en tres ocasiones en los últimos 20 años, atacó a sus rivales de izquierda, acusó a la Justicia de estar políticamente sesgada y confirmó sus planes de relanzar su partido bajo el viejo nombre Forza Italia. El ex premier llamó a los italianos "honestos y de sentido común" a que protesten a través de su recuperado partido Forza Italia (1994-2009) contra "la democracia a medias" a la que, según él, han sumido los jueces a Italia. Los jueces, dijo, "se hacen ilusiones si creen que han logrado apartarme de la vida política con una sentencia política, monstruosa, que podría no ser definitiva, porque lucharé por obtener la revisión en Italia y Europa".

El futuro político de Berlusconi está en duda desde agosto, cuando el Tribunal Supremo de Italia ratificó una condena de cuatro años de prisión por fraude fiscal relativo al caso Mediaset, por el nombre de su grupo mediático. En este caso se juzga la compraventa de derechos de transmisión de películas estadounidenses por valor de 470 millones de euros por parte del grupo audiovisual de Berlusconi entre 1994 y 1999 con un alza artificial del precio para evadir dinero al fisco y desviarlo a cuentas en el extranjero.

Los 4 años de prisión quedan reducidos a uno en base a una ley de indultos de 2006 y, dada su edad, Berlusconi podrá cumplir la condena en arresto domiciliario o mediante trabajos para los servicios sociales, una decisión que aún no anunció. En su fallo de agosto, el Supremo también sentenció que el Tribunal de Apelación de Milán calcule nuevamente el plazo de inhabilitación para Berlusconi, que en primera y segunda instancia fue de cinco años, una cuestión aún pendiente.

Previamente, Berlusconi fue condenado a siete años de prisión por mantener sexo con una menor y por abuso de poder, pero el dictamen aún no se hizo efectivo porque está pendiente una apelación. Además enfrenta otro posible juicio por un acusación de corromper a un legislador opositor. "No cometí ningún crimen. No soy culpable de nada, soy inocente, absolutamente inocente", insistió Berlusconi.

Analistas dicen que Berlusconi parece haber escuchado a las voces más conciliadoras del PdL, a aliados empresarios y a familiares que piensan que desatar una crisis ahora podría repercutir negativamente en la centroderecha y dañar financieramente a su imperio mediático.

Italia se encuentra en su peor recesión de la posguerra y Berlusconi se arriesga a cargar con la culpa por irresponsabilidad al empeorar la crisis si provoca más inestabilidad por sus problemas legales. Los sondeos muestran que una gran mayoría de italianos está en contra de celebrar elecciones anticipadas. La tercera mayor economía de la zona euro está detrás de sus pares en salir de la recesión, en parte debido a que el gobierno de Letta está demasiado dividido para aprobar reformas vitales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS