Edición Impresa

El Senado dio media sanción al proyecto de blanqueo de capitales

El Senado dio ayer media sanción al "régimen de exteriorización voluntaria de moneda extranjera en el país y en el exterior", o blanqueo de capitales. Por 39 votos a 28, el Frente para la Victoria...

Jueves 23 de Mayo de 2013

El Senado dio ayer media sanción al "régimen de exteriorización voluntaria de moneda extranjera en el país y en el exterior", o blanqueo de capitales. Por 39 votos a 28, el Frente para la Victoria consiguió aprobar la iniciativa de la Casa Rosada que busca reingresar dólares al sistema formal. Por distintos mecanismos, y en distintas etapas políticas, la economía argentina fomentó o avaló la fuga de divisas que ahora el kirchnerismo intenta revertir.

Con dos nuevos instrumentos, el Bono Argentino de Ahorro para el Desarrollo Económico (Baade) y el Certificado de Depósito para Inversión (Cedin), el gobierno nacional apuesta a seducir a tenedores de dólares informales, fortalecer la deprimida actividad inmobiliaria, la construcción, las inversiones en el sector energético, y desalentar el mercado informal del dólar blue. Cuando al equipo económico de CFK le tocó justificar el proyecto de ley, habló de "mérito, oportunidad y conveniencia".

Como es habitual, el momento más caliente de la sesión se dio con el discurso de cierre a cargo del jefe de bloque del FpV, el rionegrino Miguel Pichetto. "No estamos inventando nada, el blanqueo es un instituto que se usa en muchos países del mundo. Y no sólo los del tercer mundo, también Estados Unidos tiene un instituto para blanqueo de capitales", disparó Pichetto.

"¿El objetivo de esta ley?, reactivar la construcción y el movimiento inmobiliario, que se intentó pesificar pero una fuerte cultura dolarizada en ese rubro lo impidió", reconoció Pichetto. Y remató: "una cosa son los planteos teóricos y otra lo que sucede en la práctica".

Los bloques opositores, en su totalidad, impugnaron la iniciativa de la Rosada y votaron en contra. El rechazo opositor tuvo un argumento ético dominante: "es un cartelito de ?tonto? para el que cumplió con la ley", resumió Rubén Giustiniani, senador santafesino por el socialismo. El rosarino dijo, además, que no es conveniente un blanqueo de capitales justo cuando "en la Argentina se discute el tema de la corrupción". Y agregó: "Vivimos una derrota cultural por la dolarización, luego de intentar una pesificación que era una buena medida"

Desde el radicalismo calificaron al proyecto como un "traje a medida para evasores y delincuentes".

Aníbal Fernández, miembro informante del oficialismo en el Senado, defendió el proyecto de la Casa Rosada, "constituye una herramienta de crecimiento y generación de empleo", definió. El oficialismo apuesta a que "el régimen de exteriorización voluntaria de la tenencia de moneda extranjera en el país y en el exterior transforme los recursos ociosos en créditos". Aníbal F recordó que la iniciativa cuenta con una valoración positiva de la Cámara Inmobiliaria y de la Cámara de la Construcción.

Buscando revertir los argumentos opositores, Fernández remarcó que "no podrán exteriorizar" dólares quienes estén investigados por presunto lavado de dinero, financiamiento del narcotráfico, armas o trata de personas, o quienes estén imputados por evasión tributaria. Tampoco podrán blanquear dólares los familiares de funcionarios imputados.

En varios pasajes de la sesión, senadores del oficialismo recordaron que en distintos momentos de la historia el radicalismo —cuando fue gobierno— impulsó leyes de blanqueo similares a la que ahora impulsa el kirchnerismo, como en 1986 y 2001.

"Los proyectos de blanqueos del 86 y de 2001, que se impulsaron en gobierno radicales, no tienen nada que ver con el proyecto actual", se despegó Sanz. Y agregó: "Si alguna vez cometimos el error de usar instrumentos malos, no justifica que ahora avalemos instrumentos malos".

En una sesión que se extendió por casi 10 horas, el santafesino Carlos Reutemann sorprendió anotándose en la lista de oradores. Pero cuando llegó su turno, desistió. De todos modos, justificó ante la prensa su voto de rechazo, con una frase campera: "El vivo vive del zonzo, y el zonzo de su trabajo".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS