Edición Impresa

El Senado aprobó el pliego de Milani como jefe del Ejército

El oficialismo aprobó ayer en el Senado el ascenso del jefe del Ejército, César Milani, con 39 votos a favor y 30 en contra, a pesar de las objeciones de algunos organismos de derechos...

Jueves 19 de Diciembre de 2013

El oficialismo aprobó ayer en el Senado el ascenso del jefe del Ejército, César Milani, con 39 votos a favor y 30 en contra, a pesar de las objeciones de algunos organismos de derechos humanos que lo vinculan a la última dictadura militar. La legisladora Roxana Latorre votó a favor del pliego de Milani, en tanto Rubén Giustiniani y Carlos Reutemann se pronunciaron en contra.

A los 35 votos del bloque oficialista, se sumaron los de los aliados correntinos Josefina Meabe y José María Roldán, la santafesina Roxana Latorre y la pampeana María Higonet.

El argumento central del oficialismo para aprobar el pliego de ascenso de general de división a teniente general fue que Milani no se encuentra procesado por ninguna de las acusaciones en su contra y que prima el principio de inocencia.

No obstante, votó en soledad y en medio de fuertes acusaciones de la oposición, que machacó sobre las denuncias de organismos de derechos humanos como el Centro de Estudios Legales y Sociales (Cels).

El senador radical Gerardo Morales indicó que el Cels presentó un nuevo informe sobre Milani, basado en un cuestionario que el mismo general le respondió a ese organismo presidido por el periodista Horacio Verbitsky.

Morales sostuvo que ese informe del Cels señala que Milani "dijo desconocer que en el Batallón 141, donde él dormía y residía, funcionaba un centro clandestino de detención", pero que "dijo que la represión en La Rioja fue de baja intensidad".

"No sabía que había crímenes de lesa humanidad de alta y baja intensidad", ironizó el senador radical por Jujuy, quien subrayó que Milani "formaba parte de la estructura represiva, porque era subteniente, iba a buscar a quienes luego desaparecían".

El informe se suma a la denuncia que realizó el ex preso político Ramón Olivera, quien dijo haber sido detenido y trasladado junto a su padre por Milani hacia un centro clandestino.

También se suma a la acusación que indica que el ahora jefe del Ejército tuvo responsabilidad en la desaparición del conscripto Alberto Agapito Ledo, por entonces ayudante de Milani, quien habría firmado el acta de deserción.

A su turno, en el interbloque del Frente Amplio Progresista-Unen, Luis Juez remarcó que "nunca se alcanzó tanto nivel de prueba" contra un militar que espera acuerdo del Senado y Fernando Pino Solanas sostuvo que "cuando se leen las respuestas del general al interrogatorio del Cels no sólo sorprende, sino que indigna".

El peronista Federal Adolfo Rodríguez Saá sostuvo que rechazaba el pliego no sólo por las sospechas que pesan sobre Milani sino porque "por primera vez, el jefe del Ejército se reserva la jefatura de Inteligencia, que aumentó su presupuesto".

El jefe del bloque oficialista, Miguel Angel Pichetto, sostuvo que "no hay una imputación para Milani" y agregó: "Es cierto que tomamos en cuenta informes del Cels, pero este senador tiene capacidad decisoria y puede apartarse".

"Milani era bueno cuando estaba en el Ministerio Defensa y de pronto es un personaje deleznable cuando no está acompañando a Nilda Garré", agregó Pichetto en lo que pareció ser un mensaje a Verbitsky, quien gozaba de una fluida relación con la ex ministra.

Y en referencia a los argumentos de la oposición, añadió: "Creían que Milani estaba como subteniente de Inteligencia con 19 años. Un absurdo, una estupidez extraordinaria. No saben nada".

Además, Pichetto destacó que el jefe del Ejército "se sometió a un interrogatorio por voluntad propia, pero se subestiman las respuestas".

Genocida. Otro de los defensores del pliego fue el santacruceño Pablo González, quien señaló que "parece que ya se lo ha juzgado a Milani, ya se lo ha tratado de genocida, esto es muy grave" y aludió así a la ausencia de un procesamiento sobre el jefe del Ejército.

"Se le aplica una pena anticipada", agregó el senador santacruceño durante su discurso.

En tanto, el oficialista Aníbal Fernández remarcó que la presidenta Cristina Kirchner "como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas está en todo su derecho" de designar a Milani e impulsar su ascenso al máximo rango.

Además, el Senado aprobó los ascensos de los jefes de la Armada, Gastón Fernández Erice, de contraalmirante a vicealmirante; de la Fuerza Aérea, Mario Callejo, de brigadier mayor a brigadier general; y del Estado Mayor Conjunto, Luis María Carena, de general de brigada a general de división.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS