Edición Impresa

El sector hotelero y gastronómico también cuestiona las inspecciones

Advierten que los operativos de control lanzados por el municipio han derivado en clausuras que castigan la actividad. El sector representa en la ciudad el cinco por ciento o más del total de empleo.

Sábado 31 de Mayo de 2014

Esa Rosario de la extraordinaria movida cultural y el turismo que alguna vez fue ícono en el concierto nacional, parece estar amenazada. Así lo sienten y lo hacen saber muchos empresarios del sector hotelero y gastronómico, quienes están preocupados no sólo por la imagen tal vez injusta que algunos construyen sobre la ciudad violenta y peligrosa, que atenta contra el turismo, indudablemente, sino por las medidas que consideran arbitrarias por parte de la Municipalidad, que en los últimos tiempos ha lanzado una serie de operativos que en muchos casos han concluido no ya con fuertes multas, sino con clausuras que se consideran letales para la actividad.

Esta situación, que afecta no sólo a los pequeños empresarios, a los miles de trabajadores directos e indirectos del sector, sino a los usuarios de los servicios, va en contra _sostienen_ de una movida que ha colaborado para que Rosario alcanzase la buena imagen de ciudad que obtuvo.

El sector gastronómico y hotelero representa en la ciudad el cinco por ciento o más del total de empleo, calculándose que existen más de 1.300 bares y 111 hoteles que tienen una incidencia directa y significativa en la industria turística y el movimiento interno.

En este escenario, destacaron que representa una acción importante no sólo comercial, sino cultural, el crecimiento de los bares con posibilidad de incorporar shows en vivo, avalado esto y permitido por la actual ordenanza 7.218, pero con la prohibición de que la persona baile o se mueva de su silla. Sin embargo, las numerosas clausuras por tergiversación de rubro si alguien se mueve de su silla, se han convertido en una pesadilla para quienes participan en este rubro.

La Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica (Aehgar) manifiesta que se encuentra trabajando por un protocolo con el objetivo de dejar plasmado los derechos que asisten al contribuyente. Sumado a esto, el organismo de Control actual ha tenido muy poca receptividad de los argumentos de los profesionales de derecho que asesoran a esta entidad. A pesar de las objeciones que expresa dicha área de control, Aehgar entiende que el Ejecutivo tiene una política aplicada al diálogo y al respeto confiando en que se arribará a un buen entendimiento.

La amenaza lanzada por los bolicheros de hacer un paro el fin de semana del 6 y 7 de junio, finalmente desechada, fue valorada por Aehgar como posibilidad de expresión y reclamo. Pero dichas acciones deben analizarse a través debates profundos dado que la actividad atraviesa una seria problemática económica ocasionada por la situación actual del país.

La entidad se mostró proclive a promover la construcción de una ciudad donde se respire seguridad y respeto por el otro, donde el vecino tenga el legítimo derecho de manifestarse, donde los establecimientos cumplan con las medidas de higiene y seguridad y la profesionalización del rubro no caben dudas que son los ejes prioritarios.

No obstante, destacó que "estos paradigmas no pueden hacerse efectivos actuando contrariamente a lo postulado, a costa de más violencia de parte del Estado, del avasallamiento de los derechos del empresario y del no control de las normas mínimas de convivencia ciudadana. Hay que apostar a la inversión rosarina genuina para el desarrollo de una ciudad que esté posicionada en la agenda turística de la Argentina", destacaron desde Aehgar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario