Edición Impresa

El secreto mejor guardado

Gonzalo Heredia y Eleonora Wexler vuelven a unirse en la ficción para “Omisión”. Los ex actores de “Valientes” interpretan ahora a un sacerdote y su ex novia

Miércoles 27 de Noviembre de 2013

Gonzalo Heredia y Eleonora Wexler vuelven a unirse en la ficción para “Omisión”, el thriller en el que comparten los roles protagónicos junto Carlos Belloso y que se estrena hoy. Los ex actores de “Valientes” interpretan ahora a un sacerdote y su ex novia, y Belloso a un asesino que en le revela en confesión que es un asesino y que seguirá matando. El secreto de confesión le impide revelarlo y su conflicto será encontrar la forma de detenerlo sin vulnerar su obligación.
     El actor, que el martes próximo estrenará “Mis amigos de siempre” por El Trece, reveló su pasión por el policial negro, como lector  y como actor. Tan es así que compró los derechos de una novela para llevar al cine y que, a largo plazo, se ve a sí mismo en un escritorio, con su carrera de actor en segundo plano, y posiblemente escribiendo algún policial.
   —¿Qué te interesó para sumarte a este proyecto?
   —Me parece que es un muy buena historia. Me la ofrecieron el año pasado, y me gusta mucho el policial negro. Me llega el libro de “Omisión” y lo leí en un día. En un fin de semana lo leí tres veces porque me gustó mucho cómo se desarrollaba la historia y con el giro que tiene al final mi personaje, Santiago. Lo que más me interesó es la etapa previa. Lo que nos interesó fue hacer esta arquitectura del personaje para empezar a filmar. El tiene un hecho traumático en su vida y decide viajar a Europa. Luego de diez años se convierte. Y me interesó ese quiebre, esa vuelta con este pasado.
   —Con la singularidad de que es un sacerdote envuelto en una trama policial...
   —Más que nada es un thriller vertiginoso. El personaje central no cumple el rol de detective, de policía o que trabaja en una fuerza. Es como que el hecho lo atraviesa a él. Es lo que lo que les pasa a los curas.
   —¿Te asesoraste con sacerdotes para construir el personaje?
   —Tuve charlas con curas, más que nada por el secreto de confesión y qué les pasaba a ellos con eso. Y en lo que coincidía y que a mí me impactó, porque también le pasa a Santiago, en dos o tres casos particulares, es que esas confesiones tuvieron repercusiones en sus vidas privadas. Ellos no podían dejar de pensar en esa persona, e inclusive fueron de incógnito a ver qué hicieron. Era ver cómo se mezclaba lo del detective. El cura tiene un poco de eso, más en el secreto de confesión, y es la contención del sicólogo, el rol de detective, qué fue de la vida, cómo lo resolvió. Entonces creo que la película es más un thriller por este vértigo que le da Patricio que empieza a cometer homicidios y Patricio le sigue el rastro. Tiene mucho ritmo.
   —Si bien “El secreto de sus ojos” llegó al Oscar, no es un género demasiado frecuente...
   —Creo que en el cine se cuentan más pequeñas verdades ficcionadas. Creo que tenés que ser fanático del género o tiene que gustarte mucho para contarlo porque tiene quiebres y tiene códigos, tempos. Me parece que pasa por ahí. Y me parece que en el cine nacional hubo como una oleada, en el comienzo de este nuevo cine nacional no costumbrista, donde sí prevalecían los tiempos reales, lo que sucedía en el momento. Creo que para contar un género, en este caso un thriller, te tiene que apasionar. A mí particularmente me encanta.
   —Y es un cine que puede ser muy exitoso en términos de público. ¿Qué pensás con respecto a la diferenciación entre cine de autor y cine comercial?
   —De mi experiencia, hice “Ronda nocturna”, que fue mi primera incursión en el cine con Edgardo Cozarinsky. Es más un cine de autor, donde mezclaba la ficción con el documental, y para mi fue una de las experiencias más lindas. Después hice “Felicitas”, con un presupuesto de un millón de dólares, con grandes directores de fotografía, vestuaristas y no se qué más. A mí me gustó mucho contar la historia de amor de Enrique Ocampo. Me gusta explorar y explorarme en otros lugares nuevos y ver qué herramientas tengo para contar cada historia. Pero si me das a elegir... yo por ejemplo compré los derechos de la novela “Un publicista en apuros”. Es un thriller negro, un policial, y es lo que a mi me gusta y me conmueve. Es la historia lo que te tiene que movilizar.
   —¿La vas a llevar al cine o al teatro? 
     —Junto con Grama Films, que somos socios, queremos hacer la versión cinematográfica seguramente para 2015.
   —Hay similitudes entre el sacerdote y tu personaje de futbolista en “Mis amigos de siempre”, por lo menos los dos vuelven a la Argentina después de diez años. ¿En quién te inspiraste?
   —En Daniel Osvaldo. No lo conozco, pero es más que nada un movimiento, es más el look. Y sí, es un exitoso, y no tuvo un hecho traumática. Ahora vuelve supuestamente de vacaciones, se encuentra con sus amigos y empiezan a cruzarse las historias. Empiezan a aflorar la nostalgia y los recuerdos porque se criaron juntos. Tiene algún parecido, pero con distintas circunstancias de sus vidas.
   —Y volvés a una tira después de dos años ...
   —Sí, el título puede ser “La vuelta” (risas). Vamos bien, muy contentos con las grabaciones y la verdad que no esperaba reírme tanto... Tenía un poco de miedo...disfrutar tanto los primeros días, pero la verdad que estoy muy contento.
   —¿Está confirmada la actuación de Cubero?
   —Es amigo mío... es una posibilidad porque nuestros personajes se juntan y juegan al fútbol. Esperamos que haya la posibilidad de que estén futbolistas o ex futbolistas en calidad de invitados.
   —”Valientes” fue un éxito. ¿Con qué expectativas volvés teniendo en cuenta que la televisión es exigente?
   —Cuando uno empieza un proyecto lo hace con las mejores expectativas, pero en este caso particular estoy disfrutando las grabaciones. La verdad que eso ya es mucho porque, como dije, no imaginaba pasarlo tan bien. Sinceramente me gustaría que el programa no salga nunca. Que sea siempre así, que tengamos la expectativa de algún día salir, no se sabe cuándo... Pero para mí así está bien. De todas maneras creo que a la gente les siguen gustando las historias, las historias de amor, lo cuentos. Mientras ese público esté hace falta sólo una buena historia y buenos personajes, nada más.
   —¿Tenés pensado volver al teatro?
   —Estoy trabajando en eso y hay una obra escrita. Es una posibilidad, no para el año que viene, sino para el 2015. También junto con la película. Uno se pone proyecciones a largo plazo.
   —¿Cómo te ves a largo plazo?
   —Creo que escribiendo. Me veo en un escritorio, de mi casa o de una productora.
   —¿Renegando de tu carrera de actor?
   —No, no, para nada... Relegándola quizás un poco, porque va a haber otros jóvenes. Eso me da para contar otras historias nuevas y también para correrme un poco.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS