Edición Impresa

"El secreto del desarrollo está en el interior del país"

Montoya, famoso en todo el país por su anterior actuación al frente de la agencia recaudadora de Buenos Aires (Arba), es una de las principales espadas del gobernador bonaerense.

Domingo 09 de Junio de 2013

“Daniel Scioli está convencido de que el secreto del desarrollo del país está en el interior y su visión política es que el interior está para más”. Con esta consigna, el presidente del Grupo Banco Provincia de Buenos Aires, Santiago Montoya, explicó el objetivo de su recorrida por los polos productivos de diferentes regiones del país. Un plan de reuniones con empresarios y autoridades que apunta a vincular una idea de planificación estratégica, con la venta de servicios de uno de los principales holdings financieros del país y, también, la construcción política nacional del gobernador de Buenos Aires.

Montoya, famoso en todo el país por su anterior actuación al frente de la agencia recaudadora de Buenos Aires (Arba), es una de las principales espadas del gobernador bonaerense. También preside uno de los grandes grupos financieros del país. Por los pactos federales, el Banco Provincia no puede operar fuera de los límites de ese distrito, pero sí el grupo que integra y que provee seguros, cobertura de riesgos de trabajo, pagos, administración de fideicomisos, agencia de Bolsa y leasing, entre otros productos.

Como parte de su estrategia de expansión, el holding acordó con la Bolsa de Comercio de Córdoba avanzar en un estudio de competitividad en los principales polos productivos del país. El trabajo apunta a seleccionar 10 grandes empresas en las distintas regiones, cada una de las cuales seleccionara otras 15 pymes , para crear una red de empresas en todo el territorio. El grupo colabora, con sus instrumentos y el asesoramiento, en la búsqueda de competitividad de estas cadenas de valor.

“El banco no puede salir de Buenos Aires pero el grupo sí, y de hecho tenemos presencia en todo el país desde hace muchos años”, explicó Montoya. Subrayó que, como banco de capitales públicos, “está comprometido con objetivos de desarrollo”. Esos objetivos, abundó, “pasan por una mirada muy fuerte que tiene Scioli sobre las regiones, que no pasa sólo por un discurso político sino que lo desarrolla en su provincia”.

El objetivo es “desplegar a nivel nacional esta estrategia de mirar los polos de desarrollo más poderosos del interior del país, como forma de corregir la excesiva concentración en el Conurbano”.

En Rosario, Montoya se reunió con representantes de empresas del sector siderúrggico, agroindustrial, metalmecánico, frigorífico, energía, papel, químico y petroquímico, entre otros. Las invitan a realizar convenios de estudio de competitividad a nivel micro. “A partir de una metodología de panel de empresas líderes, tomamos una cantidad de empresas destacadas del interior y, trabajando con pymes que pueden conformar cadenas de valor con esas empresas, lo que hacemos es identificar cuáles son los factores de competitividad microeconómica”, señaló. Y explicó que el grupo ofrece también “todos los productos para fortalecer las cadenas de valor”.

El presidente del Grupo Banco Provincia se mostró interesado en que “en el interior se sepa que junto con las empresas del grupo estaremos al lado de las empresas”. La invitación es también para el sector público. Parte del convencimiento de que “el desarrollo no es el crecimiento sostenido por muchos años sino su articulación con otras dimensiones, como la calidad de vida, la igualdad de oportunidades y las determinaciones socioculturales”.

—Esta estrategia también tiene una dimensión política

—Quiero insistir en que no estamos en Santa Fe y en Rosario recién ahora, ni siquiera desde que se inició el ciclo político de Scioli. Esto empezó mucho antes y tiene que ver con una estrategia de negocios del grupo que tiene presencia nacional. Es el más grande del país, asociado a un gran actor del sistema financiero como es el Banco Provincia de Buenos Aires, y por lo tanto, nuestra presencia no responde a un oportunismo político sino a un objetivo de gestión. Es lógico que siendo de capitales públicos estemos comprometidos con el desarrollo y no sólo con la rentabilidad. Hay una tremenda potencialidad en el interior que está parcialmente aprovechada. ¿Hay un mensaje político en esto? No puedo negar que hay una visión política. Y la visión política de Scioli es que el interior está para mucho más. Los secretos del desarrollo del país están en el interior.

—¿Qué regiones ven con más potencial?

—Todas. Cuando empezamos a mirar el interior, vemos primero a Córdoba, Mendoza, Santa Fe y Entre Ríos. Pero el entramado y las regiones productivas es mucho más densa. Y lo que destaca a estos espacios territoriales es que tienen un lugar ganado en el mundo del desarrollo. En los próximos 15 años el mundo le reserva un gran lugar a la Argentina. Vemos en China e India, una nueva perspectiva de espacios comerciales y negocios para nuestra región. Nuestros grandes socios comerciales del futuro lo serán en función de lo que las cadenas de valor del interior pueden ofrecer. Hacia 2025, el 70% de la población va a estar en ciudades, y esto implica nuevas demandas, más sofisticadas, lo cual nos obliga a mantener la frontera tecnológica para agregar valor a nuestro sector agropecuario. En la ciudad de Buenos Aires los servicios dominan la actividad económica. Y eso está bien. Pero el mundo está pidiendo otra cosa, y eso lo producen en Rafaela, Rosario, Córdoba, Bell Ville, Villa María o Río Cuarto. Y desde el Grupo Provincia queremos estar en el mundo que viene.

—¿Qué demandas están recogiendo de las economías regionales? ¿El tipo de cambio es una?

—Surgen preocupaciones de distinto tipo. Pero la metodología nuestra distingue cuatro niveles de determinantes de competitividad. Una dimensión macroeconómica, dimensiones políticas y socioculturales, y la micro. Todo lo que surge lo planteamos pero ponemos foco muy fuerte en lo microeconómico, que es lo que podemos hacer nosotros. Distraerse pensando que hay turbulencias políticas, que la inflación no me gusta o que el tipo de cambio está bajo, nos lleva a una pérdida de terreno frente a otros que no se distraen. De hecho, hace 50 años teníamos el mismo tamaño que Brasil, pero hoy ese país tiene una economía cuatro o cinco veces más grandes. La diferencia es que en Brasil hubo planes estratégicos que se cumplieron. Tenemos que atender los problemas macro pero también hay que mirar lo concreto.

—¿Hay una subrepresentación de los temas del interior a nivel nacional?

—Desde que la presidenta anunció en la localidad de Lincoln una estrategia basada en agregar valor en origen a la actividad productiva, sentimos que comenzó a cambiar un modelo de desarrollo que históricamente fue mirado siempre desde la región metropolitana de Buenos Aires. Nosotros creemos que existe la comprensión de que hay una modelo de desarrollo alternativo que contempla al interior.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS