Edición Impresa

El rock argentino de los años 80, la bisagra estética de una generación

Entrevista con Rocambole y Alfredo Rosso. El artista plástico y el periodista disertarán sobre el aporte cultural del género en el marco de los festejos del primer aniversario del ECU.  

Martes 10 de Septiembre de 2013

El rock de los 80 tuvo un abanico estético, musical y poético que marcó a fuego a varias generaciones. Rocambole (Ricardo Cohen) y el periodista Alfredo Rosso llegan a Rosario para dar su mirada sobre esa corriente cultural que aún sigue influenciando a otros artistas del género. Su presencia se da en el marco del primer aniversario de la inauguración del Espacio Cultural Universitario (ECU), San Martín 750. Ambos dialogaron con Escenario y coincidieron con el aporte significativo que ofrecieron artistas tan disímiles como Virus, Soda Stereo, Sumo y Los Redondos, entre tantos otros.

Rocambole, creador del arte de tapa de toda la discografía de Patricio Rey y Los Redonditos de Ricota, exhibirá sus ilustraciones en el ECU desde hoy hasta el 10 de octubre, y esta tarde, desde las 19, ofrecerá una charla sobre el valor de su exposición en el contexto del rock nacional de aquellos años.

"La unión entre el rock y el arte sigue siendo fructífera", dijo Rocambole. "Al público que gusta de comprar discos, también le gusta tener el envase original. Mi objetivo es salir del estándar, hacer que ese objeto sea algo querible, algo que la gente desee atesorar, los envases de los Redondos eran también para resistir a la piratería", apuntó el artista plástico.

Las imágenes de Rocambole son tan populares, que no sólo aparecen en un show de rock sino incluso hasta en los estadios de fútbol. Y así lo interpreta el artista: "Es un fenómeno extraño, eso me parece más bien mágico. Como crítico de mi obra, pienso que a veces he hecho trabajos mejores que no fueron reparados por la gente, y cosas que uno no le dio mucha importancia que se han convertido en un ícono. Si yo sabría cómo hacer un ícono, lo haría a cada rato, pero no lo sé".

Entre lo mejor de su carrera, Rocambole dijo que ubica a "Oktubre", el segundo de los Redondos, como la tapa "más lograda". "Se hizo con los medios más precarios posibles y se concibió una tapa muy importante. Con poco se hizo mucho, una de las premisas de un diseñador: usar lo mínimo para lograr un alto impacto", indicó.

Por otra parte, dijo que la tapa de "Ultimo bondi a Finisterre" es "un lujo". "Tiene algo kitsch y barroco, se plasmó visualmente lo que quería y está presente el concepto del álbum", consideró sobre el arte del penúltimo disco de la carrera de los Redondos.

Alfredo Rosso será el encargado de ofrecer una conferencia sobre el rock en los 80 en una cita obligada para músicos y amantes del género. La cita es este viernes, a las 19, en el espacio del ECU.

"El rock de los 80 generó un cambio de paradigma, porque la generación nueva que crece en esa década haciendo música le da prioridad a otras cosas. Los primeros artistas del rock tenían utopías de cambio, cuestiones más colectivas, pero los de los 80 toman otro punto de vista desde las letras y las ideas", destacó Rosso, uno de los periodistas especializados que más investigó sobre el crecimiento del rock en la Argentina.

Para Rosso el rock de los 80 tuvo varios vértices creativos. "Está la visión hedonista, se le da más importancia al cuerpo, que se puede ver en el primer disco de Soda, con temas como «Dietético», «Afrodisíaco», «Mi novia tiene biceps», «Sobredosis de TV», que marca cómo la televisión comienza a tener más importancia en nuestras vidas, y también cuando cantaban «por qué no puedo ser del jet set», o sea ya no hay tapujos ni prejuicios con ser famoso", detalló.

Rosso citó a los grupos que marcaron huellas y destacó en qué terreno lo hicieron. "Virus puso énfasis en la cuestión del cuerpo y del baile, ya que veníamos del Proceso, rodeados de censura y proponer bailar el Wadu Wadu era importante; Los Redondos traían el rock and roll y letras urbanas surrealistas; Sumo propone una revolución musical con reggae y músicas más oscuras, mientras que Soda produce una revolución en varios aspectos", indicó. Y agregó que "Charly le cantaba a la conciencia colectiva con discos como «Yendo de la cama al living», «Clics modernos» y «Piano bar»".

Por otra parte, jerarquizó el aporte cultural de la Trova Rosarina: "Yo vi el primer recital de Baglietto en La Falda 82, con Fito, Garré y toda su banda. Verlos tocar temas como "De regreso, Mirta", "Era en abril" o "La música del Río de la Plata" me demostró que no se habían acabado las letras con un significado más profundo. Que había una camada que no perdía la conciencia social".

"Los 80s no siempre tuvieron buena prensa. Se los acusa de frívolos y de vacíos de idealismo y sensibilidad. Pero ese decenio fue mucho más rico en expresiones artísticas del crédito que habitualmente recibe", concluyó. Y su frase sonó a rock.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS