Edición Impresa

El rey de España no abdicará pese a problemas de salud

El monarca, de 75 años, deberá ser operado “en Madrid en los próximos días” para sustituirle una prótesis infectada que se le colocó el año pasado en la cadera izquierda.

Sábado 21 de Septiembre de 2013

El rey Juan Carlos de España “no se ha planteado en ningún momento la abdicación” debido a sus problemas de salud que lo llevarán por octava vez al quirófano en mas de tres años, afirmó ayer la Casa Real. El monarca, de 75 años, deberá ser operado “en Madrid en los próximos días” para sustituirle una prótesis infectada que se le colocó el año pasado en la cadera izquierda, informó el jefe de la Casa Real, Rafael Spottorno.

   Se trata de la octava operación de Juan Carlos desde mayo de 2010, período durante el que también ha lidiado con varios escándalos que han salpicado a la Casa Real y han abierto el debate sobre la conveniencia de una posible abdicación. “El rey no se ha planteado en ningún momento la abdicación”, zanjó Spottorno, añadiendo que “tampoco está inhabilitado para el ejercicio de sus funciones con lo cual no hay lugar a plantearse (...) la introducción de la fórmula de la regencia”. Esta intervención quirúrgica será dirigida por el doctor español Miguel Cabanela, especialista en operaciones de cadera y de rodilla en el hospital Mayo de Rochester (Estados Unidos).

Molestias. La operación se produce por la infección de una prótesis que se le implantó en noviembre de 2012 en la cadera izquierda, donde padecía artrosis y en la que se ha producido un retroceso en las últimas semanas. “Desde primeros de septiembre, su majestad ha empezado a tener algunas molestias fundamentalmente en su pierna izquierda y en la cadera izquierda (...) que se han hecho bastante evidentes en las actividades públicas donde ha participado”, explicó Spottorno. El tiempo de reposo será “de ocho semanas hasta seis meses”, explicó Cabanela. El tratamiento de este tipo de infecciones siempre debe ser quirúrgico, aunque puede hacerse en una sola intervención o en dos. Esto no se sabrá hasta el momento de realizarse la operación y se decidirá en función de múltiples factores como las condiciones del tejido o su estudio microscópico.

   En cuanto al período de hospitalización está previsto que oscile entre los cuatro y los siete días.

   Tras la intervención, el rey va a necesitar medicamentos intravenosos durante un período de tiempo, “lo que le tendrá más atado a casa”, según ha detallado el doctor, pero eso no implica que no pueda desarrollar actividades “relativamente restringidas” dentro de Palacio Real. Y aunque seis semanas después se capacidad motora será ya mucho mayor, caminar normalmente “le va a cobrar más tiempo”, explicó Cabanela.

   El monarca, que en los últimos tiempos se ayuda de unas muletas para andar, visitó por última vez el quirófano en marzo de este año, debido al agravamiento de una antigua hernia discal. A finales de abril de 2012 fue intervenido de la cadera derecha por una luxación.

   Esta operación se produjo poco después de la implantación de una prótesis en la misma cadera el 14 de abril, después de que el monarca hubiera sido repatriado de urgencia de Botsuana por una fractura que se hizo al caerse durante una cacería de elefantes. Las críticas que sucedieron este costoso viaje, en una España hundida en la crisis, llevaron al rey a pedir disculpas públicamente en un hecho sin precedentes. En mayo de 2010, Juan Carlos fue intervenido de un tumor benigno en el pulmón y en junio de 2011 se le implantó una prótesis en la rodilla en la pierna derecha. En septiembre de ese mismo año, fue operado del tendón de Aquiles.

Polémica cacería. Juan Carlos accedió al trono en 1975, dos días después de la muerte del dictador Francisco Franco, y siempre gozó de gran popularidad entre los españoles, que lo consideraban uno de los baluartes de la transición hacia la democracia. Pero en los últimos años, con una salud debilitada, la imagen del monarca quedó muy en entredicho por escándalos como el viaje a Botsuana y la investigación judicial que pesa sobre su hija Cristina y su marido Iñaki Urdangarin, imputado por un juez por presunta malversación de fondos públicos.

   Según un sondeo de marzo, casi seis de cada diez españoles (56,9%) eran partidarios de la abdicación del rey en favor del príncipe heredero Felipe, de 45 años y con mucha preparación aunque sin el carisma de antaño de su padre.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS