Edición Impresa

El regreso de River Phoenix

El fantasma de River Phoenix sobrevoló ayer la Berlinale con la presentación de "Dark Blood", la película que la joven promesa de Hollywood se encontraba rodando cuando murió por...  

Viernes 15 de Febrero de 2013

El fantasma de River Phoenix sobrevoló ayer la Berlinale con la presentación de "Dark Blood", la película que la joven promesa de Hollywood se encontraba rodando cuando murió por sobredosis el 31 de octubre de 1993. Poco antes, el intelectual francés Claude Lanzmann ("Shoah") era distinguido con el Oso de Oro honorífico.

Tuvieron que pasar casi dos décadas hasta que el cineasta holandés George Sluizer ("The Vanishing") se propusiera -y lograra- recomponer el material. La productora decidió archivar todo el metraje cuando el hermano mayor de Joaquin Phoenix perdió el conocimiento a las puertas de The Viper Room -un club que por aquel entonces pertenecía a Johnny Depp-, y nunca despertó.

Sluizer no volvió a acceder a los rollos hasta que en 1999 escuchó que la compañía de seguros pensaba quemarlos. "Tuve que reaccionar rápido", contó el octogenario cineasta.

El punto de inflexión llegó en 2007, cuando le diagnosticaron un aneurisma. "Entonces me dije que antes de morir me gustaría juntar «Dark Blood» lo mejor que pudiera", declaró.

El resultado es difícil de juzgar. Sluizer alerta ya desde el comienzo del filme que se trata de una película sin terminar, aunque volver a ver a River resulta hipnótico.

El joven Indy de "Indiana Jones y la última cruzada" encarna en este filme póstumo a Boy, un ermitaño que vive en el desierto a la espera del fin del mundo. De pronto, un día se topa con una pareja de turistas (Jonathan Pryce y Judy Davis) cuyo Bentley les ha dejado tirados en medio de la nada, y decide rescatarlos con el único objetivo de quedarse con la mujer.

"Cuando intenté terminar la película habían pasado 15 años desde el rodaje y no sabía cómo estaría el material", contó el director holandés. Habían filmado el 75 por ciento de la historia, pero cuando digitalizó los rollos se dio cuenta de que se había perdido material. "Creo que entre 1993 y 1996 hubo gente que lo tomó o manipuló", dijo.

Pryce confesó que apenas conserva "vagos recuerdos" de aquel rodaje. "Phoenix me pareció un joven notable, echando la vista atrás no puedo creer que tuviera 23 años", contó el villano de "Tomorrow Never Dies".

"Era encantador y muy comprometido con su trabajo (...) En ningún momento de esas seis semanas pensé que consumiera o pudiera consumir drogas", dijo finalmente el veterano actor.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS